Vendedores ambulantes exigen que los tomen en serio

Convocan a una manifestación este martes para pedir que se aumente el número de licencias y se rebajen las multas
Sigue a El Diario NY en Facebook
Vendedores ambulantes exigen que los tomen en serio
Heleodora Vivar, 72, originaria de Mexico, es una de las vendedoras ambulantes que participara del rally en frente del 250 Broadway en Manhattan. Vivar vende artesanias en la calle Oeste 177 y Broadway. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Doña Heliodora Vivar tiene casi 73 años, y aunque quisiera tener una vejez más tranquila, su sueño no se ha hecho realidad, según ella, porque la Ciudad se niega a otorgarle un permiso con el que podría trabajar en la calle sin el miedo de ser multada.

Todavía cargada de mucha energía, pero consciente del paso de los años, esta mexicana originaria del estado de Guerrero, lleva años pidiéndole a la Alcaldía que aumente el número de licencias o permisos otorgados a los vendedores ambulantes y que abra más espacios para la venta callejera en la Gran Manzana. Sin emargo, Vivar asegura que no ha pasado nada.

“Yo a duras penas me hago 700 y 800 dólares al mes, andando de un lado para otro vendiendo mis cositas. Con eso quién puede vivir bien”, comentó la residente de Washington Heights, quien se ha vuelto una activista en la lucha para que se cambie la ley de concesión de permisos que está congelada desde 1979.

“En el invierno yo vendo gorritos, y en esta época me dedico a la bisutería (joyas de fantasía), pero no me puedo estar tranquila porque sin el permiso ya me han agarrado y me han puesto multas”, agregó Heliodora. “Si me dieran una licencia y si abrieran más sitios para que vendamos, la vida nos mejoraría a todos y también habría más orden”.

Y aunque el tema de las licencias y permisos de vendedores ambulantes ha estado sobre la mesa durante muchos años, esta vez las organizaciones que velan por los derechos de los trabajadores de la calle quieren que no les sigan ‘pintando pajaritos de oro’.

“Llevan meses diciéndonos que nos van a cambiar las leyes, que van a dar más permisos y que nos van a ayudar, pero no ha pasado nada. Lo único es que nos siguen dando multas y nos toca seguir buscando los permisos del mercado negro para poder vivir” , comentó el colombiano Antonio Hernández, quien vende comida “por debajo de cuerda”.

Y es por eso que el Proyecto Vendedores Ambulantes del Centro para la Justicia Urbana, que agrupa a más de 2,000 trabajadores de la industria, está convocando a una protesta para este martes, donde pedirán al Concejo Municipal que se tomen medidas efectivas de una vez por todas.

“Debido a un límite arbitrario sobre los permisos de vendedores de alimentos y licencias de mercancía general, los vendedores están obligados a recurrir al mercado negro, el alquiler de permisos hasta por un máximo de $ 25,000 por dos años (permisos que sólo cuestan $200 cuando los otorga la Ciudad)”, aseguró la organización que está convocando la manifestación llamada “Poder de los vendedores” .

El Diario consultó a varias fuentes del Concejo, y aunque todas coinciden en que están analizando el tema, aún no hay nada definitivo.

“El Concejo de la Ciudad ha tomado muy seriamente las preocupaciones de los vendedores ambulantes y ha estado trabajando diligentemente para elaborar una legislación que responda a sus necesidades, sin interrumpir las operaciones diarias de la ciudad”, dijo Rafel Espinal, presidente del Comité de Asuntos del Consumidor del Concejo. “Espero que el Concejo proponga su plan antes de que finalice el año”.

Asimismo, Eric Koch, vocero de la oficina de la presidenta del Concejo, Melissa Mark Viverito manifestó que aún se está estudiando el tema. “El Concejo quiere aumentar las oportunidades para los vendedores y estamos explorando nuestras opciones”, dijo Koch, algo que para doña Heliodora y sus compañeros no es suficiente.

“A mí tal vez por la edad ya me ven y me tienen compasión, pero ya es hora de que dejen de criminalizarnos con multas y que respondan con cambios. Tómennos en serio, por favor”, concluyó la abuela mexicana.

La manifestación

Comenzará a las 3:00 p.m. en frente del 250 de Broadway y llegará a la sede del Departamento de Asuntos del Consumidor.

Vendedores ambulantes:

  • Según el Departamento de Asuntos del Consumidor en Nueva York hay 2,558 vendedores ambulantes con licencias.
  • La mayoría de los vendedores ambulantes son veteranos de guerra, que por ley estatal reciben este beneficio sin límite.
  • También hay 853 licencias que no son de veteranos, número que está en su límite máximo.
  • Cifras extraoficiales calculan que diariamente se mueven en Nueva York unos 20,000 vendedores en las calles.
  • El otorgamiento de nuevas licencias para carritos de comida se congeló en 1979, y sólo se renuevan cada año una 5,000 que ya fueron expedidas, y que suelen ser subrentadas, promoviendo el llamado Mercado negro.
  • El costo real de estas licencias es de $200 por dos años, pero los vendedores denuncian que en el mercado negro se alquilan entre $18,000 y $25,000.
  • Los vendedores ambulantes de NY Tienen ingresos por $192 millones cada año.
  • Sus ventas se elevan a $292 millones por año.
  • Pagan $71,2 millones en impuestos para la Ciudad.