Sólo 12,781 latinos respondieron a campaña de ciudadanía de “Stand up to Hate”

La falta de información, el alto costo de los trámites, o incluso el miedo, impiden que muchos residentes legales elegibles soliciten la ciudadanía, un requisito para poder votar

WASHINGTON.- La campaña de ciudadanía “Stand up to Hate”, lanzada en enero pasado como respuesta a la retórica incendiaria del republicano Donald Trump, alcanzó a medio millón de latinos a través de las redes sociales, pero sólo 12,781 llenaron las solicitudes, afirmaron este miércoles activistas.

La campaña, a cargo de la coalición “Stand up to Hate” (“Luchemos contra el Odio”),  integrada por siete sindicatos y grupos cívicos, divulgó en una conferencia telefónica un informe con los resultados desde que se lanzó el esfuerzo en enero pasado.

En total, la campaña realizó 305 talleres y eventos en 14 estados, y alcanzó a más de 500,000 latinos a través de las redes sociales, anuncios en YouTube, llamadas telefónicas, o correos electrónicos.

De ese total, los activistas ayudaron a rellenar 12,781 solicitudes entre marzo y abril, período en el que normalmente las autoridades ven un aumento en las solicitudes de ciudadanía en un año de elecciones presidenciales.

Esa cifra representa apenas el 2,6% del total de personas que recibieron el mensaje de la campaña, pero los activistas señalaron a este diario que otros grupos también realizan sendas campañas de ciudadanía y que el resultado está dentro del margen normal de proyecciones para dos meses de actividades.

La meta de la coalición sigue siendo que, en un plazo de un año, ésta contribuya a que un millón de residentes legales adicionales obtengan la ciudadanía, un incremento del 35% sobre el ritmo natural de naturalizaciones. En general, el promedio anual de solicitudes de ciudadanía -un requisito para votar- oscila entre 650,000 y 750,000, por lo que estos grupos en realidad necesitarían sumar a entre 250,000 y 350,000 nuevos ciudadanos por encima de esa cifra anual.

En esta ocasión, el “factor Trump” también ha servido para incentivar a los residentes legales a solicitar la ciudadanía e inscribirse para votar en  noviembre próximo, porque  Trump “le mete miedo a la gente”, dijo el congresista demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, que ha realizado giras por el país para ayudar en estas lides.

En EEUU hay 13,1 millones de residentes legales, de los cuales 8, 8 millones son ya elegibles para solicitar la ciudadanía. Y de esa cifra, el 30%, ó 2,67 millones, son de origen mexicano.

La campaña estaba dirigida a los 8,8 millones de residentes legales, que se concentran principalmente en California (3,3 millones), Nueva York (1,6 millones), Texas (1,3 millones), y Florida (1,2 millones).

También hubo eventos de ciudadanía en Colorado, Nevada, Illinois, Pensilvania, Iowa, Nuevo México, Nebraska, Arizona y Washington.

Gutiérrez explicó que su oficina en Chicago recibió en el primer trimestre de 2016 a 439 latinos que buscaban ayuda con sus solicitudes, motivados en parte por el miedo de lo que pueda pasar dependiendo de los resultados de los comicios.

En uno de los anuncios en YouTube, Gutiérrez insta a los latinos a salir a votar para silenciar las voces de quienes promueven una retórica contra los inmigrantes.

En otro anuncio, del “Latino Victory Project”, los activistas destacaron las contribuciones positivas de los inmigrantes, como contrapeso a la acusación de Trump de que los inmigrantes son un lastre para este país.

Según Gutiérrez, “por cada votante  enfadado que los republicanos logren movilizar con ataques sobre violadores mexicanos o pandilleros salvadoreños, o inmigrantes narcotraficantes,  probablemente estén movilizando al doble de latinos, inmigrantes, asiáticos, o hijos de inmigrantes”.

Aunque el costo de la ciudadanía ha aumentado, las autoridades de la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) han dicho que suspenderán el cobro de la tarifa para ciertos inmigrantes que califiquen.

Y para los que tengan salarios de entre el 150% y el 200% de la línea de pobreza, es decir un ingreso de entre $36,450 y $48,600 para una familia de cuatro personas,  la tarifa se reducirá por la mitad a unos $350, cuando las  nuevas entren en vigor, señaló Gutiérrez.

  • USCIS reducirá tarifas de ciudadanía para inmigrantes de medianos ingresos
  • Ben Monterroso, director ejecutivo de “Mi Familia Vota”,  dijo que los activistas continuarán ayudando a empadronar a más latinos para los comicios del próximo 8 de noviembre.

    En ese sentido, Rocío Sáenz, presidenta de “IAmerica Action” y vicepresidenta ejecutiva del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU), recordó que, a diario, cerca de 12,000 jóvenes cumplen 18 años de edad, la edad mínima para votar, en lo que supone  el bloque electoral más grande del país.

    La campaña contó con la participación de activistas de “Unite Here”, “Mi Familia Vota”, “Latino Victory Project”, el SEIU, el sindicato “UFCW”,  “IAmerica” y la “Alianza Nacional para Nuevos Americanos”.