Plan busca ‘sanear’ atención en hospitales de NYC

En las salas de emergencia se registran grandes demoras para atender pacientes y la Alcaldía presenta medidas enfocadas en los vecindarios más necesitados

Germán Ramírez tiene 65 años y constantemente padece dolencias relacionadas con la diabetes que lo aqueja desde 1995. Aunque trata de controlar su enfermedad con insulina y una alimentación sana, hace unos días un fuerte dolor en el pecho se apoderó de él y lo mandó a la sala de emergencias del hospital Elmhurts, en Queens.

“La espera fue muy larga, pero creo que los médicos allá hacen lo que pueden. No los culpo”, aseguró el colombiano, al recordar que pasó más de siete horas en la sala de emergencias antes de que lo atendiera un médico.

“Uno quisiera que lo atendieran tan pronto uno llega, pero es que hay muy pocos doctores para tanta gente”, enfatizó el hombre que trabaja como cocinero en un restaurante en Queens.

El testimonio de Ramírez es parte de una realidad que le preocupa al propio alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, el que son muchos los casos de pacientes que deben esperar largos períodos en las 11 salas de emergencia que tienen los hospitales públicos de la Ciudad.

Con la intención de atender mejor a la población más vulnerable, el mandatario local incluyó en el presupuesto del 2017 una partida de $160 millones en fondos adicionales para el NYC Health + Hospitals, la agencia que maneja los hospitales públicos.

Según cifras manejadas por las autoridades de Salud de Nueva York, en el 2015, las salas de emergencia de los hospitales públicos atendieron a un total de 1,112,939 pacientes, entre ellos muchos hispanos.

“NYC Health + Hospitals está comprometido a proveer servicios de cuidado de salud asequibles, respondiéndole cultural y geográficamente de manera accesibles a los neoyorquinos latinos”, aseguró Ram Raju, presidente de esa agencia. “Promovemos un entorno donde los pacientes y las familias se sientan seguros y cómodos, mientras reciben la atención que necesitan, en su lengua nativa, sin barreras, tales como la ubicación, la capacidad de pago, seguros o el estatus migratorio”.

Atender los menos favorecidos

El programa  “One New York: Health Care for Our Neighborhoods” (Un Nueva York: Cuidado de Salud para Nuestros Vecindarios), promovido por el Alcalde, pretende ampliar los servicios de salud a las comunidades menos favorecidas y de paso aliviar  la crisis financiera que enfrenta el sistema de hospitales públicos, cuyo déficit puede llegar a los $600 millones en 2017.

De Blasio se comprometió a que con esa iniciativa no cerrará ningún hospital ni se despedirá a quienes trabajen allí, algo que ha caído bien entre los neoyorquinos, pues desde el 2002 han visto cerrar un total de 18 hospitales privados, afectando la cobertura de salud.

“NYC Health + Hospitals se ha comprometido a ofrecer calidad, equitativa, y el cuidado asequible para todos, independientemente de su capacidad de pago, seguros o estado migratorio”, aseguró Jennifer Bender, vocera del sistema de hospitales públicos de Nueva York.

Al abordar el tema de las salas de emergencia, la funcionaria aseguró que  el nuevo plan de la Ciudad es ampliar la atención básica a fin de reducir el número de pacientes en ese tipo de unidades.

“El sistema de salud está cambiando su enfoque de la atención hospitalaria centrada en la atención sanitaria basada en la comunidad en las comunidades que más lo necesitan. El sistema de salud se centra en la atención primaria y preventiva para mantener comunidades saludables y mantener a la gente fuera de las salas de emergencia”.

La iniciativa del Alcalde pretende cobijar a más de 100,000 nuevos pacientes con programas de cuidado primario en sus propios barrios, crear además cinco nuevos centros de atención primaria y ampliar los servicios de seis centros de atención primaria existentes en vecindarios de alta necesidad.

“La Ciudad estará invirtiendo $100 millones en fondos de capital en los próximos cuatro años para ampliar y mejorar los centros comunitarios y clínicas de NYC Health+ Hospitals”, agregó Bender.

Hospitales en cifras:

  • En el 2015 se atendieron un total de 1,112,939 pacientes en las 11 salas de emergencia de los hospitales públicos de Nueva York.
  • Desde el 2002 un total de 18 hospitales privados han sido cerrados en la Gran Manzana
  • El programa del alcalde Bill de Blasio “NYC Hospitales + Salud One New York”, no incluye el cierre de centros médicos ni el despido de empleados.
  • El sistema de hospitales públicos maneja más de 70 centros asistenciales en los cinco condados de la Gran Manzana.
  • Como una manera de agilizar el registro de los pacientes en las salas de emergencia, ahora se acepta el ID Municipal que todos los neoyorquinos pueden obtener sin importar su status migratorio.
  • En el año fiscal 2015 se invirtieron $500 millones en el Hospital Elmhurst, de Queens, como parte del programa Renovaciones del departamento de emergencia
  • En el 2016 ese mismo hospital recibió $1 millón en la unidad de Angiografía, (trabajo con catéteres)
  • El Queens Hospital recibió  $500,000 para el equipo de supervisión del departamento de emergencia”.
  • Asimismo, se invirtió $1 millón en el Queens Hospital en actualizaciones de la farmacia.
  • El sistema de salud de Nueva York ofrece asistencia en más de 200 idiomas y dialectos
  • Un 69% de los servicios de traducción en los hospitales son solicitados por hispanos