Hiroshima espera la histórica visita de Obama

La visita debe servir como señal de que las guerras deben ser evitadas a toda costa, dijo Obama

En medio de fuertes medidas de seguridad, los habitantes de Hiroshima esperan la llegada mañana del presidente de EEUU, Barack Obama.
En medio de fuertes medidas de seguridad, los habitantes de Hiroshima esperan la llegada mañana del presidente de EEUU, Barack Obama.
Foto: EFE

HIROSHIMA, Japón.- La ciudad japonesa de Hiroshima vive con expectación la histórica visita de mañana del presidente de EEUU, Barack Obama, mientras los supervivientes de la bomba atómica aseguran que el objetivo es acabar con los arsenales nucleares, no recibir disculpas.

Obama, que viajará durante unas horas a Hiroshima tras participar en la cumbre de dos días de líderes del G7 en el parque natural de Ise-Shima (centro de Japón), se convertirá en el primer residente de la Casa Blanca en visitar la ciudad arrasada por el ataque nuclear a manos de las tropas estadounidenses el 6 de agosto de 1945.

La breve ceremonia, en la que el presidente de EEUU realizará una ofrenda de flores y dará un discurso en honor a las víctimas de unas de las perores atrocidades de la historia, se celebrará a última hora de la tarde en el Parque de la Paz.

Turistas recorren el Parque de la Paz de Hiroshima.
Turistas recorren el Parque de la Paz de Hiroshima. Foto: EFE

Allí, Keiko Ogura, una superviviente de 79 años, observaba hoy la enorme presencia policial y de cámaras de televisión que se mezclaban con numerosos grupos de colegiales que visitaban el emblemático lugar, donde se encuentra el Museo Memorial de la Paz.

“Estamos muy contentos con esta visita. Por fin, después de tanto tiempo un presidente de EEUU ha aceptado venir”, explicó hoy a Efe esta mujer, que tenía 8 años recién cumplidos cuando la bomba cayó sobre su ciudad y acabó de inmediato con la vida de unas 140.000 personas.

Ogura, como muchos otros “hibakusha”, el nombre con el que se conoce en Japón a los supervivientes, reconoció que no quiere una disculpa de Obama.

“Lo importante es que se dé cuenta del daño que pueden hacer las armas nucleares. Se trata de acabar con ellas de una vez por todas”, apuntó.
Embed from Getty Images

Sin embargo para Sadao Hirano, que tenía 12 años y se encontraba en el patio del colegio cuando estalló la bomba, el hecho de no asistir a la ceremonia no es nada importante.

“Mañana acompañaré a mi mujer al hospital. Para mí no es personal”, aseguró hoy a Efe este “hibakusha”

Hirano, uno de los 180,000 supervivientes que siguen vivos, reconoció, sin embargo, que está contento con la visita y añadió que tampoco necesita escuchar la palabra “perdón” de boca de Obama.

“Ya no tengo malos sentimientos hacia nadie. Era una guerra. De lo que se trata es de que no se repita y se acaben con los arsenales nucleares”, dijo este hombre de 83 años, en cuyo cuerpo todavía son visibles las quemaduras y quien reconoce que su vida ha estado marcada por las heridas que le causó la explosión.

La Casa Blanca ha confirmado que el discurso del presidente de EEUU, donde mayoritariamente se considera que los ataques nucleares a Japón desencadenaron su rendición y pusieron fin a la II Guerra Mundial, no va a contener una disculpa.

Al igual que la mayoría de los “hibakusha”, el Gobierno de Tokio tampoco la busca. “Apreciamos la visita desde el fondo de nuestro corazón. Se trata de un gran paso hacia la eliminación de las armas nucleares en el mundo. Es más importante mirar al futuro que pedir perdón”, señala la postura oficial del Ejecutivo nipón.

Por Ramón Abarca