Una nueva puerta para el capital en pequeños negocios

Desde hace apenas dos semanas pequeños inversionistas pueden poner dinero en un pequeño negocio o start up a cambio de acciones de esta. ¿Qué tiene que saber?
Una nueva puerta para el capital en pequeños negocios
La SEC abre las puertas a la inversión a pequeños ahorradores./Shutterstock
Foto: Suhutterstock

Es un hecho. Después de muchos retrasos (la ley data de 2012) y un periodo de espera hasta su entrada en vigor, el equity crowdfunding o captación popular de fondos por parte de pequeñas empresas a cambio de acciones en la compañía, es algo que se puede hacer en EEUU desde el 16 de mayo. Es distinto de la financiación a través de Kickstarter o Indigogo porque en estas plataformas la inversión se hace a cambio o preventa de un producto o servicio del negocio que se esté lanzando

Se abre así una nueva puerta para el financiamiento de las start ups y pequeños negocios. Es algo que ante estaba reservado a los llamados “inversionistas acreditados”, es decir personas que tuvieran más de un millón de dólares en activos (excluida su casa) o ingresos individuales de más de $200,000 en los últimos dos años además de perspectivas de seguir recibiendo este dinero. Con la nueva regulación, personas con ingresos a partir de los $30,000 al año o activos valorados en un mínimo de 105,000 pueden invertir un máximo de $2,000 al año o el 5% de esos $30,000 ($1,500). Cuanto más se gane o se tenga, mayor es la cantidad que se puede invertir en una empresa aunque el máximo es $100,000 anuales.

Las start ups y pequeñas empresas pueden captar hasta $1 millón al año, según el reglamento aprobado por la SEC, el regulador de los mercados.

¿Qué deben saber los inversionistas?

  • Es arriesgado. Es una oportunidad, pero las empresas que están dando sus primeros pasos hacen frente a muchos riesgos y un buen porcentaje de ellas fracasa (con lo que se pierde lo invertido). Si se quiere invertir se ha de entender bien qué es lo que se hace y qué puede ir mal. En caso de que cambie de idea y decida no invertir tras haberse comprometido tiene un periodo de tiempo restringido para salir (48 horas).
  • Es difícil revender. Desde luego el primer año no se puede (aunque hay excepciones) y es posible que tenga que mantener su participación accionarial por un periodo largo de tiempo en el que no tendrá la liquidez de esa inversión.
  • También es difícil calcular la valoración de su participación como inversionista porque el pequeño negocio o start up no cotiza en el mercado. Es posible que esté pagando más de lo que valen las acciones.
  • Solo se puede invertir a través de un intermediario o un portal de financiamiento, como wefunder.com o equitynet.com que estén registados en la SEC y sean miembros de la Autoridad Regulatoria de la Industria Financiera (Finra)
  • Es posible que se abran las puertas del fraude, razón de más para entender sin lugar a dudas en qué se está invirtiendo.
  • Pendiente de la información. Dependiendo de la cantidad de dinero que el negocio o start up capte, tienen que informar sobre la compañía, sus directivos, el uso del dinero, sus operaciones con mayor o menor extensión pero siempre anualmente no trimestralmente como las que cotizan en Bolsa.

¿Qué deben saber las empresas?

  • Hay costos. Legales, de burocracia, comisiones y gastos de mercadotecnia, algunos pueden conseguirse de forma barata pero aún así son gastos a los que tiene que hacer el emprendedor antes de captar un máximo de $1 millón. Hay que hacer las cuentas para ver si compensa en caso de que la captación de capital sea menor a esa cantidad.
  • Es obligatorio proveer información a sus inversionistas y a la SEC anualmente. Aquellas que capten más de medio millón por primera vez tienen que tener sus estados financieros (de acuerdo con los principios generales contables o GAAP) revisados por una firma independiente de contabilidad. Además hay que dar información sobre los directores, el precio de las acciones y qué condiciones hacen más o menos arriesgada la inversión. Eso aumenta los costos. Las firmas que buscan capital entre inversionistas acreditados (ángeles, capital riesgo, capital semilla…) no tienen estas obligaciones y solo han de convencer a adinerados inversionistas con un plan de negocio y un producto o servicio para recibir capital sin restricciones. Con estas restricciones se suben los costos para limitar el riesgo de quienes ponen el dinero.
  • Responsabilidad. Son aplicables las leyes federales y estatales para quienes mercadean con acciones por lo que hay que estar muy alerta a la hora de estar en conformidad con todas las regulaciones para evitar demandas o condenas a prisión.
  • Hacerse la pregunta ¿Es para mi? Además de todo lo anterior hay que tener en cuenta de que si en el futuro se necesita o quiere más financiamiento profesional (de acreditados) puede ser difícil acceder a este porque haya demasiados accionistas iniciales. A los inversionistas acreditados no les gusta la idea de negociar con muchos accionistas.
  • La mercadotecnia es vital. La imagen de marca, la emoción que puedan transmitir a sus accionistas y la capacidad de responder a ellos es clave para estos pequeños negocios a los que se les abre esta vía de capital.