Retumba el “¡Ehhhh…utooooo!” en el Rose Bowl en el partido de México y Jamaica

Aficionados mexicanos se resisten a dejar de proferir la exclamación que la FIFA considera denigrante para algunos sectores de la sociedad
Retumba el “¡Ehhhh…utooooo!” en el Rose Bowl en el partido de México y Jamaica

Antes de que iniciara el partido entre México y Jamaica, en la pantalla gigante de television instalada en lo más alto del Rose Bowl, se emitió un serio mensaje.

Las figuras de cada una de las selecciones que participan en la Copa América Centenario aparecieron en un video para pedir al público asistente se comporte de manera adecuada.

Después de ese mensaje, el partido comenzó y no pasaron más de nueve minutos para que los 85,000 aficionados, la gran mayoría mexicanos, que se encontraban en las gradas del estadio de Pasadena, hicieran caso omiso al mensaje que acababan de presenciar.

“¡Ehhhh…utooooo!”, gritaron los fanáticos cuando el arquero de la selección de Jamaica, Andre Blake, hiciera un despeje de meta.

La exclamación de los aficionados se repitió en todas y cada una de las ocasiones que el portero de la escuadra caribeña se aprestaba a realizar un despeje.

El grito que han patentado los aficionados mexicanos es considerado por la FIFA un acto de racismo y discriminación en contra de la comunidad homosexual.

El máximo rector del futbol internacional ya ha multado por ese tema a la Federación Mexicana de Futbol, y la próxima sanción será el cierre de la sede que la selección mexicana designe para uno de sus partidos como local en las eliminatorias mundialistas.

A pesar de la advertencia de la FIFA, los aficionados mexicanos se rehusan a dejar de proferir el controvertido grito.

“Yo no siento que el grito sea algo ofensivo”, afirmó Juan Manuel Hernández, quien asistió partido del jueves en el Rose Bowl.

“A mi hasta se me hace algo chistoso, el grito no va dirigido a nadie en particular, es solo una manera que los mexicanos tenemos de disfrutar el futbol”, comentó.

Hay aficionados mexicanos que sí entienden el riesgo que corre México de recibir una sanción de veto, pero no alcanzan a comprender la actitud de la FIFA.

“Espero, por el bien de la selección, que la gente ya pare de gritar esa palabra en los estadios. No creo que sea ofensivo, pero no quiero ver que a México se le castigue con un veto”, dijo Carmela Ferrer, una aficionada que estuvo en el partido.

“La FIFA debería atender otras cosas más importantes que lo de ese grito”, apuntó.