Hay que regular la injusta industria de venta de boletos

Un reporte puso al descubierto la red de intermediarios que impide a personas comunes y corrientes adquitir entradas a precios razonables
Hay que regular la injusta industria de venta de boletos
Fiscal general de Nueva York, Eric T. Schneiderman.

Todos hemos tenido la experiencia de  entrar al Internet  para comprar boletos para nuestro grupo o espectáculo favorito sólo para descubrir que ya no hay más entradas – se agotaron en cuestión de segundos. Y, en un instante, esos mismos boletos se ponen a disposición del público en los sitios de reventa como StubHub o TicketsNow a precios exorbitantes.

Los neoyorquinos se han quejado a mi oficina durante años acerca de este juego aparentemente amañado. Por qué, se preguntan, ¿no pueden encontrar entradas asequibles?

Un reporte detallado emitido por mi oficina en enero finalmente le bajó la cortina a la industria de venta de entradas, dejando al descubierto una red preocupante de intermediarios – representantes, proveedores de boletos y más – que utilizan cualquier medio que puedan, tanto legales como ilegales, para subir el precio de entradas y exprimir los bolsillos de los aficionados.

Así es como funciona: En unos segundos de que las entradas se hacen disponibles en línea, los corredores se lanzan a la caza, muchos armados con programas de computadoras sofisticados, ilegales – conocidos como “ticket bots” – para comprar un gran número de entradas en cuanto salgan a la venta.

Estos robots se mueven mucho más rápido incluso que el más dedicado fanático. Tomó sólo un minuto a uno de estos robots para comprar más de 1.000 entradas para un concierto de U2 el verano pasado en el Madison Square Garden. No hay manera de que un humano pueda competir con eso.

Los corredores luego ponen estas entradas en sitios de reventa como StubHub o TicketsNow  a precios significativamente mayores – los corredores que observamos incrementaron el precio en 49 por ciento en promedio. Hemos encontrado pruebas de que el uso de un corredor que compró un boleto usando estos robots para un espectáculo de One Direction por  $101  lo revendió a 70 veces ese precio.

Estos corredores incluso frustran los esfuerzos de los artistas de buen corazón como Pearl Jam, que han tratado de mantener asequibles los precios de sus boletos. Descubrimos que un bot compró una entrada para un espectáculo de Pearl Jam en Brooklyn y la revendió por 13 veces el valor nominal. Incluso el Papa Francisco – que quería que sus eventos en los EE.UU. fueran gratis- no pudo  escapar de ver sus entradas para los eventos vendiéndose en sitios de reventa.

Sistema amañado

Para ser claros, los robots de compra de boletas son sólo una parte del sistema amañado. De hecho, nuestra investigación encontró que más de la mitad de todas las entradas para los conciertos populares no van inicialmente a la venta al público en general. En cambio, están reservados para los “conectados” de la industria (agentes, promotores, los departamentos de mercadeo, sellos discográficos y patrocinadores) o grupos de información privilegiada especiales (como pre-ventas  de tarjetas de crédito).

También se encontró que los proveedores de boletos y lugares de eventos están cobrando altas tarifas que añaden un promedio del 21 por ciento al costo de un boleto.

El problema de los revendedores de entradas sin escrúpulos no es nuevo – en 1901, un juez de Nueva York escribió que los revendedores están “prácticamente controlan la carretera y atracan a todo el mundo que va a un lugar de diversión.” Pero en los últimos años, los robots computarizados que explotan las ventas en línea, han añadido una  nueva y preocupante dimensión al problema.

Mi oficina ha comenzado a perseguir y someter a los corredores que usan bots. En abril, anunciamos acuerdos por $ 2,7 millones con seis corredores de entrada por el uso de los robots – y más investigaciones están en curso. Sin embargo, se debe hacer más.

Aunque el uso de bot ya está prohibido y sujeto a sanciones civiles, es una práctica tan lucrativa – da a corredores millones de dólares al año en ganancias – que muchos corredores han estado dispuestos a correr el riesgo de violar las leyes relativamente débiles sabiendo que pueden permitirse el lujo de pagar las multas y luego regresar a lo de siempre. El problema persistirá y crecerá a menos que la ley se fortalezca para castigar y disuadir el uso ilegal de bots.

Un proyecto de ley en la Legislatura estatal, similar a uno que propuse en abril, tiene la oportunidad de allanar el campo de juego. Haría ilegal que los vendedores de entradas revendan boletos a sabiendas de que fueron comprados mediante uso de robots, y haría del uso de un robot para comprar boletos  un delito menor por la primera infracción y un delito grave por violaciones adicionales.

El Senado estatal ya ha aprobado el proyecto de ley. La Asamblea debe hacer lo mismo.

Nueva York es un centro mundial de la música y la cultura – y los neoyorquinos merecen poder experimentar toda la cultura que este gran estado tiene que ofrecer a un precio razonable. La Legislatura debe actuar ahora para arreglar este sistema amañado.

(Eric T. Schneiderman es el Fiscal General del Estado de Nueva York).