La “cultura del miedo”  dispara la venta de armas en EEUU

Un grupo de ocho senadores demócratas y republicanos intentará nuevamente esta semana someter a voto otra medida para el control de las armas, pero no está claro que ésta tenga suficiente apoyo para avanzar.
La “cultura del miedo”  dispara la venta de armas en EEUU
Imagen de armas de fuego tomada de la página web "Thetruthaboutguns.com".

WASHINGTON.- La “cultura del miedo” a asaltantes o terroristas se ha enquistado en EEUU a tal grado que ha disparado la venta de armas, aumentando el poder de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) y frenando cualquier intento del Congreso por restringirlas.

Es que la NRA, que aporta millonarias donaciones a los políticos, ha logrado persuadir a buena parte de sus seguidores de que el gobierno federal quiere abolir la tenencia de las armas, un derecho consagrado en la Segunda Enmienda de la Constitución.

COBERTURA ESPECIAL: CONTROL DE ARMAS

El resultado es una infrenable proliferación de las armas que ha forrado los bolsillos de la industria del llamado “Gun Valley”: hay más de 340 millones de armas en manos civiles en EEUU y cada dueño de armas tiene, en promedio, ocho en su colección.

En declaraciones a este diario, Adam Winkler, experto en leyes constitucionales en la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), explicó que, aparte del uso de armas para deporte, los estadounidenses “tienen miedo a ser víctimas de crímenes, de que sus hogares sean invadidos, y por eso quieren las armas para su defensa personal”.

“Hay consenso de que ciertas personas no deberían tener acceso a las armas tan fácilmente, como los criminales, los enfermos mentales, o presuntos terroristas. Donde la cosa se complica es cuando no hay consenso sobre qué políticas implementar para lograr esa meta… la NRA tiene mucho poder y puede movilizar a los votantes y eso mete miedo a muchos candidatos”, señaló Winkler.

El oficial de NYPD Randolph Holder falleció tras ser baleado en la cabeza durante una persecución.
El oficial de NYPD Randolph Holder falleció tras ser baleado en la cabeza durante una persecución. Foto: Archivo

“El odio se ha vuelto letal”

Marc Morial, presidente de la Liga  Nacional Urbana, lamentó en una columna de opinión que en los últimos años el “odio se ha vuelto letal porque es demasiado fácil que gente peligrosa –terroristas y criminales, abusadores y racistas- tenga acceso a las armas” en EEUU.

“¿El resultado predecible cuando el odio está armado? Matanzas. La tasa de homicidios por armas en EEUU es más de 25 veces mayor que la de cualquier nación desarrollada”, argumentó Morial.

//platform.twitter.com/widgets.js

Sin exagerar, más estadounidenses han perecido por la violencia derivada de las armas desde 1968 que en zonas de combate durante todos los conflictos bélicos de EEUU, según la página web “”Politifact.com”.

Ahora, también gracias al cabildeo y la “labor de hormiga” que ha venido realizando la NRA desde 1987, todos los 50 estados permiten portar armas ocultas -pocos tienen restricciones, como California-, y el número de personas con licencia para portarlas ha aumentado de alrededor de 4,6 millones en 2007 a más de 12,8 millones en 2015,  según este informe anual del “Crime Research Center”.

Mapa de estados que permiten portar armas ocultas. Fuente: "Crime Prevention Research Center".
Mapa de estados que permiten portar armas ocultas. Fuente: “Crime Prevention Research Center”.

Pero sus esfuerzos no paran allí: la NRA también quiere que los estados autoricen la portación y uso de armas ocultas en recintos universitarios, y este año, Texas será el octavo en la nación en permitirlo.

Según expertos, cada vez que EEUU ha registrado tiroteos masivos, atentados o siquiera la amenaza de una nueva ley para el control de las armas, se ha disparado la “venta loca” de armas, impulsada por el deseo de la seguridad personal.

La empresa  Smith & Wesson reportó ingresos por $722,9 millones en ventas netas de armas en el año fiscal 2016, o un aumento del 31% respecto al año fiscal anterior.

Smith & Wesson, Beretta USA, Springfield Armory,  y otras empresas de la industria de armas, a su vez, dan oxígeno a la NRA con donaciones de entre $19,3 millones y $60,2 millones desde 2005, según este informe de 2013 del “Violence Policy Center” (VPC).

Tabla muestra las donaciones de empresas de la industria de las armas a la NRA. Fuente: "Violence Policy Center".
Tabla muestra las donaciones de empresas de la industria de las armas a la NRA. Fuente: “Violence Policy Center”.

La NRA, grupos afines y el propio precandidato presidencial republicano, Donald Trump, insisten en que el mundo sería más seguro si la gente pudiese portar armas libremente para neutralizar  “a hombres malvados con armas”.

Y hay armas y negocios para todos los gustos. En 2014, hubo 139,244 negocios con licencia federal para vender armas en EEUU, según un desglosado anual de la Oficina para el Control del Alcohol, Tacabo y Armas de Fuego (ATF).

La lista estuvo liderada por Texas, con 10,532 negocios, seguido por California, con 8,435; Florida, con 7,494; Pensilvania, con 6,227, e Illinois, con 5,077.

Un Congreso inamovible

Desde que venció la prohibición federal de las armas de asalto en 2004, los legisladores y grupos a favor del control de armas se han topado con un enorme muro de resistencia a cualquier medida para impedir que las armas caigan en manos de criminales.

Ayer, ocho días después de la masacre en Orlando (Florida), el Senado, bajo control republicano, rechazó cuatro enmiendas demócratas y republicanas para fortalecer el sistema de revisión de antecedentes penales de los compradores de armas, e impedir que posibles terroristas tengan acceso a éstas.

El problema, según activistas, yace en parte en la influencia de la NRA, que sólo en 2014 invirtió más de cuatro millones de dólares en donaciones y campañas de cabildeo ante el Congreso, según el centro de investigación “OpenSecrets.org”.  Casi todos los republicanos que ayer votaron en contra del control de las armas recibieron dinero de la NRA.

//platform.twitter.com/widgets.js

Nuevo intento

Vencidos pero no derrotados por completo,  un grupo de ocho líderes demócratas y republicanos del Senado presentó hoy una nueva propuesta bipartidista para prohibir la venta de armas a personas en la lista de prohibición de vuelos comerciales o sujetas a mayor escrutinio por sospecha de terrorismo.

Por separado, el senador demócrata por Illinois, Dick Durbin, instó hoy a los votantes a que mantengan la presión sobre el Congreso  para aprobar leyes que fortalezcan la seguridad sin atropellar el derecho a las armas.

“Aún podemos tomar pasos significativos para evitar muertes trágicas, y no debemos temerle a eso… podemos vencer al ´lobby´ pro-armas y comenzar a salvar vidas y a proteger a los inocentes en todo EEUU”, enfatizó Durbin.

Por su parte, Dan Gross, presidente de la Campaña Brady para Prevenir la Violencia de las Armas, lidera una campaña nacional con la etiqueta “#DisarmHate” (“Desarmar el odio”) para exigir rendición cuentas a los legisladores que se oponen al control de las armas.

//platform.twitter.com/widgets.js

“Tomó seis años y siete votaciones para la aprobación de la ley Brady, así es que esta lucha está lejos de concluir”, dijo Gross, en alusión a una ley adoptada en 1994 que impuso la revisión de antecedentes penales para todo comprador de armas.

En su cuenta en Twitter, el presidente Barack Obama reflejó hoy la creciente frustración de grupos anti-armas y ciudadanos de a pie sobre el recurrente ciclo de tiroteos masivos seguido siempre por “momentos de silencio” de la clase política.

//platform.twitter.com/widgets.js

Se prevé que la nueva medida bipartidista sea sometida a voto en el pleno del Senado esta misma semana, aunque se desconoce si tendrá los votos necesarios para su aprobación o, al igual que las demás medidas, caerá en oídos sordos.

?>