Obama: fallo del Tribunal Supremo es “desgarrador” pero es culpa de republicanos

La Administración Obama anunció los alivios migratorios para hasta cinco millones de indocumentados el 20 de noviembre de 2014, y llevó el caso ante el Tribunal Supremo cuando dos cortes frenaron su puesta en marcha
Obama: fallo del Tribunal Supremo es “desgarrador” pero es culpa de republicanos
El presidente de EEUU, Barack Obama.
Foto: Getty Images

WASHINGTON.- El presidente Barack Obama dijo este jueves estar “decepcionado”  con el “desgarrador” fallo de empate técnico, 4-4,  que emitió el Tribunal Supremo sobre los alivios migratorios, pero advirtió de que eso es el resultado de la intransigencia republicana al negarse a confirmar al noveno juez vitalicio en la máxima corte.

“El hecho de que el Tribunal Supremo no pudo emitir una decisión hoy no sólo es un revés más para el sistema sino que nos retrocede aún más del país que queremos ser”, se quejó Obama, quien se juega parte de su legado con la comunidad inmigrante en el desenlace final de estos alivios.

Obama atacó la “estrategia” de los republicanos en el Congreso, que se han negado a someter a voto la confirmación de Merrick Garland, que él nombró hace tres meses como juez vitalicio en el Tribunal Supremo en reemplazo del fallecido juez conservador, Antonin Scalia.

 El mandatario dijo entender la “decepción” y “frustración” de los millones de inmigrantes indocumentados que aguardaban un fallo favorable sobre los alivios migratorios que él anunció en noviembre de 2014 tras la negativa de la Cámara de Representantes de aprobar la reforma migratoria que salió del  Senado el año anterior.
La Cámara Baja se negó a aprobar la reforma pese a que su Administración aumentó el número de agentes y recursos tecnológicos en la frontera sur a niveles sin precedente, señaló.

Sin embargo, Obama dejó en claro que el dictamen de hoy no afecta en absoluto el programa de “acción diferida” (DACA) de 2012 ni sus directrices de 2014 que establecieron nuevas prioridades para la deportación de ciertos inmigrantes indocumentados.

El DAPA de 2012, continuó, le ha cambiado la vida a unos 730,000 “Dreamers”, y el fallo de hoy no les afectará.

Los beneficiarios de la ampliación del programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, y uno nuevo para adultos con hijos ciudadanos o residentes legales conocido por su sigla en inglés “DAPA”, seguirán siendo una “baja prioridad” de deportación siempre y cuando la persona no haya cometido un delito, aseguró Obama.

Por otra parte, al  reiterar que EEUU es “una nación de inmigrantes”, Obama volvió a expresar confianza en que “más temprano que tarde” el país echará a andar una reforma migratoria integral que permita a millones de indocumentados contribuir a la economía.

“Es mi firme creencia que la inmigración no es algo que temer… lo que nos hace estadounidenses es que compartimos un compromiso con un ideal de que todos somos creados iguales, todos tenemos una oportunidad” de decidir sobre nuestras vidas, apuntó.

Asimismo, Obama insistió en que el fallo de hoy debe servir para movilizar a los votantes en noviembre próximo, para que decidan sobre qué rumbo debe llevar el país, al tiempo que recordó que la mayoría de los estadounidenses apoya una reforma migratoria.

En ese sentido, aunque sin citar nombres, Obama fustigó a los políticos que, en cada año electoral, utilizan el tema de la inmigración para infundir miedo y sumar votos.
Obama hizo esas declaraciones desde la sala de prensa de la Casa Blanca poco después de que el Tribunal Supremo emitiera un fallo que devuelve el caso “United States v. Texas” al Quinto Circuito de Apelaciones. Ahora, los hasta cinco millones de inmigrantes indocumentados que podrían ampararse a los alivios migratorios tendrán que esperar a que el caso se resuelva por completo en la corte.

Si la corte falla en contra de los alivios migratorios, todavía queda la esperanza de que una nueva administración demócrata pueda apelar el fallo, y el caso previsiblemente termine de nuevo ante el Tribunal Supremo.