Video: Turistas sacan tortuga del mar para que los niños la monten para el selfie

Otra vez, turistas demuestran su irracionalidad en el trato a las especies marinas del planeta
Video: Turistas sacan tortuga del mar para que los niños la monten para el selfie
Foto: Animals Lebanon

El menos común de los sentidos es el sentido común, sin duda.

Ocurrió en Líbano. Estos turistas que estaban en la Havana Beach de Beirut encontaron una tortuga nadando cerca de la orilla y tomaron una decisión absurda y cruel: la sacaron del mar para tomarle fotos, pero no cualquier foto, no.

Para ponerle dramatismo a la escena hicieron que algunos niños se pararan sobre el caparazón de la tortuga mientras las sonrientes madres tomaban las imágenes con sus tabletas y sus celulares. Algunos testigos aseguran que la tortuga fue maltratada, golpeada, incluso pateada, por la jauría de turistas.

tortuga

Afortunadamente había algunos humanos -humanos de verdad- cerca de la escena que detuvieron la bestialidad con que la tortuga era tratada y la llevaron a un lugar seguro. Luego contactaron a la organización Animals Lebanon para que ayudara al animal.

Animals Lebanon se ha hecho cargo de la tortuga desde la semana pasada, cuando todo ocurrió. Los veterinarios encontraron una herida en el cuello de la tortuga, misma que documentaron en un video de Facebook.


Probablemente fue hecha con un selfstick, pero el animal no puede regresar al mar en esas condiciones, porque el agua salada se infiltraría en su cuerpo y podría causarle alguna infección, y obviamente, la muerte.

Jason Mier, director ejecutivo de Animals Lebanon, aseguró que la tortuga está en tratamiento con antibióticos y en un proceso de rehabilitación en una piscina. En una semana más evaluarán su progreso para regresarla lo más pronto posible al mar.

Además de estar en peligro de extinción, las tortugas marinas son una de las especies animales más vulnerables que existen: no tienen garras ni dientes afilados para defenderse; son lentas y pesadas por lo que están a merced de sus depredadores, entre los que se incluye, por supuesto, a la racional y evolucionada especie humana.

No es la primera vez que un escena así ocurre en las playas del mundo. Hace unos meses la muerte de una cría de delfín en manos de un grupo de turistas que también querían sus selfies, impactó a las organizaciones medioambientales y a las redes sociales.