Votación sin contratiempos en el Alto Manhattan

Electores del Distrito 13 coincidieron en que el proceso fue fácil y rápido
Votación sin contratiempos en el Alto Manhattan
Ana Teresa Caraballo (blusa blanca y negra) y María Hernández fueron a votar en la mañana para no hacer fila.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Ana Teresa Caraballo, de 64 años, se levantó especialmente temprano este martes para no tener que esperar para votar en las elecciones primarias demócratas del Distrito 13. La dominicana residente en Inwood se trajo a su vecina quien no sabía por quién votaría. “Camina que te enseño”, le dijo.

Ambas sufragaron en la escuela pública 366, en donde encontraron que el proceso fue fácil y organizado.

Aunque las dos votaron por Adriano Espaillat, Caraballo dijo: “Necesitamos un dominicano en el Congreso. El nombre y apellido no importa”.

Esa era la sensación que se sentía este martes entre muchos dominicanos del Alto Manhattan. “La comunidad dominicana quieren ser los arquitectos de su futuro”, dijo Eddie Cuestas director estatal de Dominicanos USA (DUSA) en Nueva York.

Y es que entre los nueve candidatos que se disputaban la silla que dejará Charles Rangel en el Congreso federal, quien ha representado al Distrito 13 por más de 40 años, había dos de origen dominicano.

Desde que se formó hace dos años, DUSA ha registrado a más de 100,000 latinos para sufragar en estas elecciones. El martes Cuestas estuvo en las calles asegurándose que todos los dominicanos elegibles, salieran a votar. “La mayoría de los sitios de votación abrieron a tiempo y tienen buenos traductores”, dijo.

DUSA no solo ha inscrito a muchas personas en Washington Heights, sino que además mandó cartas recordando donde votar y ofreció transportación en para llegar a los centros de votación. Cuestas piensa que el modelo de su organización puede ser duplicado en otras comunidades latinas.

Elecciones sin problemas

Los pocos problemas que Cuestas encontró fueron por errores de ortografía en los nombres, pero dijo que la Junta Electoral de Nueva York respondió rápida y efectivamente.

Cuando estaba de camino a votar, el presidente de la junta comunitaria 12 Shahabuddeen A. Ally tampoco había recibido quejas sobre el proceso. El abogado espera que el candidato que gane estas elecciones visité más el norte del Distrito 13 que empieza en Harlem y se extiende hasta el sur del Bronx. “Quien sea que gane espero que haga un compromiso para que lo veamos después del día de elecciones”, dijo Ally.

Algunos residentes votaron antes de dejar a sus hijos en la escuela como Pilar Silva Santisteban. La peruana encontró el proceso “muy organizado y con mucho orden”.

Entre tanto, otros residentes del Alto Manhattan votaron después de que los niños terminaran las clases. Así fue el caso de Ana Jiménez, de 63 años, quien luego de recoger a su nieto indicó que su mayor preocupación es el aumentos de la renta. “No está bien para la gente que no tiene buen sueldo o esta retirada como yo”, dijo la salvadoreña que votó por Espaillat.

Batallan hasta el último minuto

Los candidatos que habían capturado la atención de la comunidad latina eran Adriano Espaillat y Guillermo Linares. Este martes, las pancartas, panfletos y voluntarios se encontraban en todas las esquinas del distrito, en donde a primeras horas de la mañana se notaba una poca afluencia de votantes.

Voluntario entrega panfletos sobre Adriano Espaillat.
Voluntario entrega panfletos sobre Adriano Espaillat.

Una de las voluntarias de Espaillat, Fiany Cabrera, de 41 años, recitó un comentario escrito en su celular: “A los largo de su mandato como servidor público [Espaillat] ha sido un firme protector de los inquilinos y del mejoramiento de las escuelas. Ha hecho inversiones serias e inteligente que tienen que ver con el desarrollo económico creación de empleos, y la protección ambiental”.

A unos pies de distancia, María Rodríguez, de 42 años, describió a Linares como bien educado: “Ha hecho tanto por nuestra comunidad y se presenta como la persona que nos debe de representar”.

Uno de los asistió temprano a sufragar fue el mismo Rangel, quien bromeó asegurando que, “¡no pude encontrar mi nombre!”, agregando, “pero estoy feliz que encontré el de él”, apuntando a Keith Wright, el candidato a quién le dio su respaldo como su sucesor.