Obama pide unidad nacional en medio de protestas y tensiones raciales

“No estamos tan divididos”, dice Obama, durante un acto en honor a los cinco policías asesinados el jueves pasado en represalia por la brutalidad policial contra minorías
Obama pide unidad nacional en medio de protestas y tensiones raciales
El presidente Barack Obama asistió a un acto religioso en memoria de los cinco policías muertos en una emboscada por un francotirador en Dallas.
Foto: MANDEL NGAN/AFP / Getty Images

WASHINGTON.- Como lo ha hecho en tantas otras ciudades a lo largo de su mandato, el presidente Barack Obama renovó este martes en Dallas (Texas) su llamado a la esperanza, la unidad nacional y la justicia social, durante un acto ecuménico en memoria de los cinco policías asesinados la semana pasada en esa ciudad.

Obama ofreció un emotivo discurso de 40 minutos en el “Morton H. Meyerson Symphony Center” ante miles de agentes policiales, líderes políticos, y familiares de los cinco policías que, a apenas una milla del centro, fueron emboscados y asesinados durante una protesta del movimiento “Black Lives Matter” el jueves pasado.

Loading the player...

“Estoy acá para insistir en que no estamos tan divididos como pareciera” y, de hecho, las relaciones raciales han mejorado “drásticamente” a lo largo de su propia vida, argumentó Obama desde el escenario, adornado con gigantescas imágenes de los cinco policías asesinados.

“Los que niegan ese progreso, están deshonrando las luchas que nos ayudaron a lograrlo. Pero sabemos que persisten los prejuicios”, afirmó Obama, quien citó a cada policía por nombre y mencionó algunos detalles de personales y familiares de cada uno.

Salpicando su discurso con referencias bíblicas, Obama pidió mantener la esperanza y rezar por un “corazón abierto” para reconocer la “humanidad comun” y la dignidad compartida con “el otro”.

“Recemos por un corazón nuevo, no uno de piedra sino un corazón abierto a los temores, las esperanzas y los desafíos de nuestros compatriotas… con un corazón abierto, podemos abandonar la retórica incendiaria y la simplificación” que reduce a la gente a la categoría de “enemigos”, dijo Obama, quien confesó que a veces tiene dudas sobre el panorama racial en EEUU.

COBERTURA ESPECIAL: ATAQUE EN DALLAS

Obama fue precedido por otros líderes, como el alcalde de Dallas, Mike Rawlings, y el expresidente George W. Bush, quienes también hicieron un llamado a la unidad.

“Hoy la nación está de luto, pero para los que amamos Dallas y la llamamos nuestro hogar, hemos tenido cinco muertes en la familia… para renovar nuestra unidad, solo tenemos que recordar nuestros valores”, dijo Bush, también exgobernador de Texas y quien vive en Dallas desde que salió de la Casa Blanca en 2009.

Los cinco policías muertos, Lorne Ahrens, Michael Krol, Michael Smith, Brent Thompson y Patrico Zamarippa, serán enterrados esta misma semana.

Cinco sillas vacías sirvieron de recordatorio de quienes, según dijo Rawlings, “murieron por la causa” de resguardar la seguridad ciudadana.

La violenta muerte de los cinco, a manos de Micah Johnson, aumentó las tensiones raciales en EEUU y las protestas callejeras tras la muerte de los afroamericanos Alton Sterling, en Baton Rouge (Louisiana), y Philando Castile, en Falcon Heights (Minnesota), a manos de la policía, esa misma semana.

Según las autoridades, Johnson, un veterano afroamericano del Ejército que murió posteriormente en un enfrentamiento con la policía, había expresado el deseo de matar a gente blanca, particularmente policías blancos, para cobrarse la muerte de Sterling y Castile.

Tareas inconclusas

El discurso de Obama ofreció un equilibrio entre el elogio a la difícil labor de los policías, que con frecuencia tienen que hacer las veces de consejeros, maestros o padres, particularmente en zonas marginadas, y los reclamos de las comunidades minoritarias por estar siempre bajo sospecha.

En ese sentido, Obama consideró que negar los problemas de racismo que arrastra el país y el reclamo por un mejor trato policial es reabrir las heridas, porque “décadas de racismo no desaparecieron” con los logros obtenidos durante el movimiento de los derechos civiles en EEUU.

Según Obama, los reclamos del movimiento “Black Lives Matter” no son de activistas que “buscan problemas” o que se han vuelto “paranoicos” sino que reflejan los problemas que persisten en el país: insuficientes recursos en las escuelas; la plaga de la pobreza; menos recursos para tratamiento de drogadicción y enfermedades mentales, y la “inundación” de armas en las comunidades.

Aún cuando Obama y los demás líderes hacían un llamado a la unidad, grupos cívicos como la Unión de Libertades Civiles de EEUU (ACLU) han dado cuenta de actos de represión policial contra manifestantes pacíficos en Baton Rouge y otras ciudades, incluyendo el arresto de más de 200 personas.

El acto en Dallas culminó cuando todos los líderes en el escenario, agarrados de las manos, se sumaron al coro para entonar el solemne tema “Battle Hymn of the Republic”, a cargo de un coro interracial de 200 miembros.

El encuentro se llevó a cabo bajo intensas medidas de seguridad, con la presencia de policías agentes del Servicio Secreto fuertemente armados, y helicópteros que sobrevolaban el perímetro.

?>