Cruz se rehusa a apoyar a Trump, Rubio se doblega ante el nominado

Los dos latinos que compitieron con Donald Trump toman el podio en la Convención Republicana: Rubio por video, apoyando al magnate que despreció en la primaria y Cruz rehusándose a hacerlo.
Cruz se rehusa a apoyar a Trump, Rubio se doblega ante el nominado
Ted Cruz recibió abucheos cuando instó a "votar su consciencia" y omitió apoyar a Donald Trump.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images

CLEVELAND, Ohio- Los dos descendientes de cubanos inmigrantes que compitieron por la nominación republicana, el senador Marco Rubio y el senador Ted Cruz, tomaron hoy la palabra en la Convención Republicana, y su mensaje no pudo ser más diferente.

Rubio se plegó a la decisión de los votantes de su partido que eligieron a Donald Trump y no a sí mismo. Hace apenas cuatro años, Rubio habló inspirado a una conferencia de NALEO, diciendo que los inmigrantes indocumentados “son personas humanas que tienen hijos y esperanza y sueños, personas que hacen lo que nosotros haríamos si nuestros hijos tuvieran hambre y sus países fueran peligrosos y no tuvieran esperanza en su futuro”.

Hoy, sin embargo, Rubio instó a sus correligionarios a apoyar al candidato “comprometido con cortar impuestos, reducir los gastos, controlar la deuda, nombrar a jueces respetuosos de la constitución”. Un candidato que quiere construir un muro fronterizo, deportar a millones de indocumentados y que considera que los que cruzan la frontera son, probablemente casi todos, violadores y narcos.

Un respaldo que no mencionó ninguna de las reservas que tuvo durante la competencia primaria, cuando atacó a Trump por tener “manos pequeñas” y ser, literalmente: “un estafador” (con artist).

Después de Rubio, habló Ted Cruz. Y el inmenso salón del “Q”, que es como los lugareños llaman al “Quicken Loans Arena”, prendió fuego con sus palabras, aunque no necesariamente en el buen sentido.

Cruz habló en la convención que coronó a Trump, pero se rehusó a respaldarlo y la respuesta del público en la arena fue un sonoro abucheo que le hizo exclamar: “aprecio el entusiasmo de la delegación de Nueva York”-

Con descaro y sin pelos en la lengua invitó a los presentes a “votar como su consciencia lo indique”.

En las gradas, Donald Trump, sentado con sus hijos, pareció tomarlo todo con filosofía, aunque la cara de sus vástagos reflejaba el disgusto con Cruz, quien debido a su relativo éxito en las primarias, el único de los 16 competidores de Trump en sobrevivir a los otros quince y llegar hasta casi el final de la competencia.

Donald Trump y su hija Ivanka, con cara de pocos amigos durante la alocución de Cruz. (Photo by Jeff Swensen/Getty Images)
Donald Trump y su hija Ivanka, con cara de pocos amigos durante la alocución de Cruz. Foto: Jeff Swensen/Getty Images

Cuando el senador texano se acercaba al final de su alocución, la delegación de Nueva York, hogar de Trump, ubicada al centro y enfrente del podio, inició un abucheo largo y sonoro al que se unieron otros delegados.

Estaba claro que Cruz había venido a quemar sus naves, dispuesto a todo menos a apoyar a Donald Trump.

“Voten como les diga su consciencia”, dijo Cruz, tras declara que el país necesita “libertad”.

El sonoro abucheo inundó la inmensa sala: “queremos a Trump”!

COBERTURA ESPECIAL DE LAS ELECCIONES

Trump estaba en la sala, sentado con sus hijos y familiares, esperando su  momento de tomar la bandera republicana este jueves y declarar lo inimaginable hace apenas unos meses: “acepto su nominación como candidato para presidente de los Estados Unidos”.

Y eso es algo que Ted Cruz, ni toda su retórica incendiaria, podrán detener.