Red Bulls son los reyes del fútbol en Nueva York

Los "toros" aplastaron a NYCFC 4-1 en su feudo de Harrison

Bradley-Wright Phillips ganó por potencia a Ethan White, se fue a la derecha dentro del área, pisó el balón ante la salida del arquero Josh Saunders para cambiar de dirección y, con el arquero batido en el suelo, remató con la izquierda para poner el 4-1 en el marcador del Red Bull Arena y certificar así que los “toros” son los reyes del fútbol en Nueva York.

Con el termómetro por encima de los 90ºF en Harrison, NJ, y ante 25,219 espectadores, New York Red Bulls y New York City FC disputaron su tercer y último “derby del Hudson” de la temporada 2016 que arrancó y terminó con un protagonista habitual: el número 99 de los “energéticos, Wright-Phillips, que ha marcado 8 goles en 6 partidos contra el NYCFC.

El partido estuvo marcado por las decisiones arbitrales, muy discutidas por el técnico visitante Patrick Vieira.

“Vinimos a jugar un buen partido, un derby. Pero creo que el árbitro sé dejó llevar por los comentarios de la semana”, dijo Vieira aludiendo a las declaraciones del técnico rival Jesse March, que dijo que las estrellas del NYCFC recibían un trato preferencial de los árbitros.

“No defendimos bien como equipo. Les dimos demasiadas facilidades. A veces Andoni (Iraola) se vio expuesto teniendo que defender a dos jugadores”, añadió el francés.

Los locales arrancaron con una fuerte presión en todo el campo y ya en la primera jugada Wright-Phillips se quedó solo por la derecha y a punto estuvo de abrir el marcador.

En el minuto 15 Andrea Pirlo lanzó un contraataque hacia RJ Allen en la izquierda, quien cruzó la línea divisoria y buscó en profundidad a David Villa, prácticamente solo ante el arquero Robles. Pero tras un mal control, el disparo del capitán del NYCFC con la izquierda no encontró puerta.

Fue la mejor ocasión de los visitantes antes del primer gol de Red Bulls. Transcurría el minuto 20 cuando apareció el verdugo del NYCFC. Wright-Phillips, asistido por Sacha Kljestan, definió con la derecha por abajo al palo izquierdo de Saunders.

“Con la forma que ellos presionan, pensamos que podíamos tener ventaja en algunas zonas del campo y lograr que Sacha tuviera huecos y buscara a Brad (Wright-Phillips)”, explicó Marsch.

El gol fue un duro golpe para los visitantes, que en la siguiente jugada a punto estuvieron de encajar de nuevo. Pero Mike Grella se complicó demasiado y perdió la ventaja dentro del área. Aunque, eso sí, logró forzar un córner que botaría Kljestan y remataría impecable, cruzado al segundo palo, Ronald Zubar para distanciar a los “toros” 2-0 en el minuto 23.

Con el marcador a favor, los locales siguieron dominando ante un NYCFC que parecía noqueado. La frustración de Vieira le llevó a la expulsión cuando había pasado poco más de media hora de partido.

En el minuto 41 Kljestan, que ya había dado dos asistencias, anotó su gol de penalti –una mano del defensa Frederic Brillant dentro del área- al engañar al arquero Saunders.

Dos minutos después el NYCFC respondió con un impresionante gol desde fuera del área de Thomas McNamara a la escuadra izquierda de Robles. Un golazo que estuvo a punto de repetir en la segunda parte, pero que esta vez chocó en la cruceta.

En la segunda mitad ambos equipos bajaron la intensidad, algo previsible debido a las altas temperaturas, que incluso obligaron a hacer un “descanso de reanimación” a los 30 minutos de cada tiempo para que los jugadores se refrescaran.

La guinda al gran partido de Red Bulls la puso, cómo no, Wright-Phillips en el minuto 70, dejando en evidencia al arquero Saunders. Era su gol número 11 de la temporada, a dos del líder de goleo de la MLS, el español Villa.

En el minuto 88 el defensa celeste White recibió la segunda tarjeta amarilla y el NYCFC terminó el encuentro con 10 jugadores.

Con la victoria, los Red Bull se sitúan con 31 a dos puntos del New York City FC que, pese a la derrota, se mantiene en el primer lugar de la Conferencia Este con 33 puntos en 22 partidos.

Alrededor de la web