Protejamos a los inquilinos de la ciudad

Es necesario que aprobemos la propuesta de ley “Intro 214-A que busca proveer a los arrendatarios la asistencia de un abogado en caso de desalojos
Protejamos a los inquilinos de la ciudad
Muchos inquilinos de bajos recursos no conocen sus derechos.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

El resultado de la pérdida de un apartamento o la pérdida de hogar en la ciudad de Nueva York genera un problema extremadamente común que es la necesidad de requerir una vivienda de emergencia en un albergue para personas desamparadas.  Este problema resalta la gran necesidad de representación legal que tienen los inquilinos de bajos ingresos durante un proceso de desalquilar o desalojo.

La propuesta de ley “Intro 214-A,” introducida por el concejal Mark Levine en el ayuntamiento de la ciudad de Nueva York, busca proveer a los inquilinos  la asistencia de un abogado.  Yo  considero que esta propuesta es una medida prudente y necesaria.

Dicho proyecto de ley crearía un plan para proporcionar a los inquilinos que estén enfrentando un procedimiento de desalojo, una ejecución hipotecaria, o que sus ingresos sean 200 por ciento del nivel de la pobreza federal, un mejor acceso al sistema de justicia.

De acuerdo a los resultados de datos compilados por “Housing Court Answer,” el número total de desalojos de viviendas y posesiones en la ciudad de Nueva York en 2015 fue de 21,988. De ese total de desalojos, 7,401 se llevaron a cabo en el condado de El Bronx, 7,033 en Brooklyn, 3,939 en Queens, 2,898 en Manhattan, y 717 en Staten Island. La gran mayoría de los desalojos que se ejecutan en la ciudad son en contra de afro-americanos y latinos.

Los desalojos de viviendas impactan a toda la ciudad de Nueva York. Por lo que es  imperativo que adoptemos un enfoque múltiple que ayude a resolver los problemas que incrementan la falta de vivienda. La construcción de nuevos apartamentos asequibles no es la única respuesta a este gran problema. El facilitar defensores legales a inquilinos de bajos ingresos es una importante herramienta para combatir y controlar la crisis de indigencia por falta de vivienda.

Estoy a favor de que se efectué una audiencia sobre la propuesta de ley “Intro 214-A,” ya que está tiene el potencial de mérito fiscal, y a la ves promueve la jurisprudencia.

En la corte de vivienda, los litigantes deberían de desenvolverse de forma justa.  En el sistema actual, un lado cuenta con recursos y experiencia legal, mientras que el otro no conoce sus derechos o no cuenta con conocimientos estratégicos del procedimiento legal, inclinando la balanza y las probabilidades en contra de los inquilinos de bajos recursos económicos. El resultado de este desequilibre legal es una de las injustas causas de la gran cantidad de familias desamparadas. El permitir  que esta práctica continúe tiene un precio muy alto.

Por lo que es  imprescindible explorar el valor financiero de la legislación a través de una audiencia. En un análisis, se tomó en cuenta los beneficios financieros de la legislación “Intro 214-A,” el costo fiscal de las ayudas que actualmente se ofrecen a los desamparados, y el costo para el reemplazo de un apartamento con renta regularizada a una vivienda asequible. Los resultados del estudio recientemente publicado por el Colegio de Abogados de la ciudad de Nueva York indican que la propuesta de ley “Intro 214-A” ahorraría a la ciudad en financiación federal y estatal $320 millones al año.

Un numero exorbitante de familias han perdido sus hogares por no tener representación  legal en corte o por falta la de información sobre programas de subsidió financiero para retener la vivienda.

La justicia requiere que protejamos a los más vulnerables de desalojos innecesarios y de la posibilidad de que se conviertan en desamparados por falta de vivienda.

Invito a la presidenta del Concejo Municipal Melissa Mark-Viverito a que se una a nuestros esfuerzos,  y en colaboración con los defensores del bienestar común, demos los primeros pasos para que la propuesta de ley “Intro 214-A” reciba la atención que merece y eventualmente sea aprobada.

(Rubén Díaz Jr., presidente del Condado de El Bronx)