¿Cómo saber si no leyó tu mail o si sólo te ignora?

No saber si aquel esforzado y urgente correo electrónico que enviaste fue leído o se perdió en los abismos de internet, generalmente causa angustia
Sigue a El Diario NY en Facebook
¿Cómo saber si no leyó tu mail o si sólo te ignora?
Sin contar computadoras, 1,000 millones de teléfonos celulares tienen instalada la aplicación Gmail.

Seguro alguna vez te ha tocado enviar un esmerado correo electrónico para postularte a un trabajo o quizá para pedir un favor urgente… y nunca te respondieron.

Y entonces empieza a angustiarte una duda: ¿leyeron tu mensaje o acaso se perdió en el insondable agujero negro de la carpeta del spam?

Para quitarnos esa incertidumbre, Gmail, el servicio de correo más usado del mundo, permite la instalación de algunas extensiones que pueden revelarnos si el destinatario te leyó e incluso si descargó los archivos adjuntos.

Los más populares

Instalarlas no resulta complicado. Debes utilizar el navegador Chrome, que al igual que Gmail pertenece a Google, y buscar la página “Chrome Web Store” (puedes buscar en Google este nombre directamente).

Dos personas a contraluz. Al fondo el logotipo de Google
El gigante Google es también dueño de Gmail, la plataforma de correos electrónicos más usada del mundo.

También puedes acceder a esta misma tienda virtual a través de las opciones de Chrome si le das clic a las tres líneas paralelas que están en la esquina superior derecha de la pantalla.

Existen varias extensiones que se especializan en informarte sobre la suerte de tus desvelados correos electrónicos y puedes buscarlas escribiendo sus nombres directamente. Las más populares son: Bananatag, Boomerang, Mail2Cloud, MailTrack, Sidekick y Yesware.

Ninguna de ellas, a excepción de Boomerang, avisa a los destinatarios que el correo está siendo rastreado. Por tanto, la persona a quien le enviaste el email puede decir que nunca lo recibió, cuando tú sabes bien que, al menos, lo abrió.

¿Cómo funcionan?

Todas estas extensiones son gratuitas si usas el paquete básico. Para funciones más especializadas, como sucede normalmente en el mundo de las aplicaciones, ya será necesario pagar.

Sin embargo, para verificar si nuestros correos fueron abiertos, la extensión básica es suficiente.

Hombre presiona con un dedo un ícono de correo electrónico
El correo electrónico se ha convertido en una herramienta de trabajo indispensable.

En esencia, estos servicios te envían un correo electrónico o un aviso de tipo “pop-up” para confirmarte que el destinatario abrió tu mensaje. Luego se diferencian en algunos detalles.

Bananatag, te avisa si el receptor además ha dado clic en algún enlace que hayas enviado como parte del texto.

Boomerang te reenvía tu propio correo si este no fue abierto después de un tiempo, y así te recuerda que puedes volver a enviarlo.

Mail2cloud permite que los archivos adjuntos que has enviado tengan un tiempo programado de expiración. Si es material sensible y el destinatario no lo abre en cierta cantidad de días, ya no lo podrá hacer.

Este último también te avisa cuando el archivo adjunto es descargado, aunque esta característica es de pago.

Los contras

Al ser extensiones para Google Chrome, funcionan sólo en la computadora o teléfono en los cuales fueron instaladas. Si envías un correo desde otro equipo no podrás hacerle seguimiento.

Mano sale de la pantalla de una vieja computadora con un puñado de cartas en la mano que dicen "Spam".

Además, es necesario (y este consejo sirve para casi todo en el mundo virtual) que leas con atención la letra pequeña de las condiciones de uso.

Algunos de estos servicios solicitan autorizaciones para administrar tu cuenta de correo lo que incluso, al menos en teoría, les permite hacer prácticamente lo que deseen con ella.

Eso sí, si te animas a instalar una de estas extensiones, debes estar preparado para enterarte cuando el más esforzado de tus correos electrónicos sea leído y rechazado sin ninguna respuesta.

Entonces, no tendrás opción de pensar que tal vez nunca lo leyeron. Y en estos casos, la ignorancia quizá hubiera sido una bendición.