Qué saber cuando se compra un seguro de vida

Fijarse objetivos vitales y potenciales necesidades que cubrir ayuda a saber por qué producto optar
Qué saber cuando se compra un seguro de vida
Hay dos tipos de seguros principales para cuidar que nada falte a los seres queridos./Shutterstock

Aviso: esta cuestión es tan densa como importante. Puede resultar complicado porque hay que tomar decisiones que no siempre se presentan fáciles de entender sino que además son muy personales y decisivas. Pero es clave porque de lo que se trata es de proteger a personas, normalmente seres queridos, y organizaciones (su empresa) que dependan de sus ingresos. Cuando alguien muere, un seguro de vida permite proteger financieramente a las personas que dependen de quien ya no está.

El otro motivo para querer un seguro de este tipo es reducir la carga fiscal en el impuesto de sucesiones (estate tax) para quienes tengan un patrimonio de $5.45 millones en adelante, explica la certificada en planificación financiera (CFP) Elaine King Fuentes (Family & Money Matters) quien, no obstante, detalla que el mayor atractivo de este producto financiero es que provee una red de protección a los dependientes.

Padres, abuelos y empresarios son los que más interés tienen en este tipo de cobertura que puede ser según explica King Fuentes, de dos tipos:

  • Con un periodo límite de 15 o 30 años, por ejemplo.
  • De por vida o permanente

“Lo más sensato y económico es hacerlo con periodo límite si el obstáculo es el precio de la prima”, aconseja esta asesora financiera y “mejor cuando se es joven porque es menos costoso”. En esencia es un seguro que permite tener cobertura de ingresos para los dependientes durante el tiempo especificado. Si quien hace el seguro no fallece durante el periodo fijado “el dinero no es reembolsable”, explica King Fuentes. “Con este tipo de seguro se compra paz, tranquilidad en caso de que algo pase y se pueden asegurar por ejemplo pagos de hipoteca en caso de que el dependiente quiera permanecer en la residencia”.

Esta experta explica que mejor hacer el seguro cuanto más joven se es porque a la hora de fijar la prima y la cobertura que se da a los beneficiarios las aseguradoras consideran los riesgos y la edad los eleva. ¿Cuánto debe extenderse la cobertura? Lo ideal es mantenerla hasta la jubilación o cuando los beneficiarios no necesiten el apoyo del asegurado.

Por otro lado, explica King Fuentes, el seguro de por vida podría ser un suplemento de ahorro para el retiro. Provee una cantidad de dinero al dependiente sin importar el plazo del fallecimiento. El seguro permanente provee cobertura durante toda la vida mientras se paguen las primas que son generalmente elevadas. Parte de la prima se invierten por parte de la aseguradora y es una forma de invertir con ventajas tributarias.

Esta asesora explica que una vez que se decide qué tipo de seguro se quiere lo recomendable es hacerlo con una empresa financiera estable, mucho más en el caso del seguro de por vida. En este segundo caso, es recomendable saber “si hay penalidad por cancelarla o salirse, el costo, es decir la política de cancelación, si está sujeto a una subida de prima y si se puede reevaluar quienes pueden ser los beneficiarios”, explica. En cualquier caso, afirma, “cuando se habla de seguros nada es absoluto y no se puede ser tajante a la hora de afirmar qué es más o menos recomendable porque todo depende de los objetivos que cada uno tenga”.

Otro producto a considerar es la anualidad. Este es otro seguro que acepta fondos para invertirlos y luego devuelve de forma consistente (con cantidades fijas o variables) al beneficiario una cantidad de dinero, normalmente cuando este se retira. King Fuentes explica que muchos profesionales utilizan esta estrategia para proteger su capital. Otro de los beneficios es que el beneficario solo paga impuestos cuando empieza a recibir los fondos. Eso significa que las inversiones crecen sin fiscalización y normalmente se cobran cuando uno está en un tramo de renta (bracket) con menor presión tributaria.

¿Dos seguros?

Hay quien contempla la posibilidad de suscribir un segundo seguro. Según Elaine King Fuentes, esto ocurre cuando hay dos personas que pagan primas, uno mismo y la empresa para la que trabaja. “En general te cubre dos veces tu sueldo”, explica, por lo que no es suficiente para todo el mundo. King Fuentes no quiere ser tajante a la hora de juzgar si merece la pena tener dos seguros, uno de cada tipo, porque cree que es algo que debe valorarse a la luz de los objetivos de cada uno. “Si se consiguió a un buen precio puede compensar a algunas personas sobre todo si tienen descendientes y más de $5.45 millones”.

Por que la vida es incierta…

  • La asesora financiera Elaine King Fuentes recuerda que un seguro de vida es un contrato y tiene beneficiarios, por lo cual es recomendable es actualizar el tesamento para que los objetivos de ambos documentos sean coherentes y los beneficiarios sean los mismos. Ella recomienda hacer siempre hacer testamento.
  • Por otro lado los menores de 18 años no pueden cobrar el beneficio del seguro y los asegurados, por tanto, necesitan un guardián que sea financieramente estable.
  • Por si acaso, recomienda King Fuentes, es bueno establecer beneficiarios contingentes de un seguro