Trump, en la mira de sindicatos y activistas pro-inmigrantes

En su discurso en Arizona,  Trump repitió la promesa de la deportación masiva
Trump, en la mira de sindicatos y activistas pro-inmigrantes

WASHINGTON.- Al constatar que el candidato presidencial republicano, Donald Trump, no abandona sus ataques contra los inmigrantes, activistas comunitarios y sindicalistas prometieron este jueves redoblar sus esfuerzos para derrotarlo en noviembre próximo.

Trump se reunió ayer con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, en la residencia de Los Pinos, y en una posterior rueda de prensa adoptó un tono conciliatorio y hasta dijo admirar al pueblo mexicano.

Horas más tarde, en un esperado discurso en Phoenix (Arizona), Trump repitió sus conocidos ataques contra los inmigrantes y delineó un plan de diez puntos en el que “nadie quedará inmune o exento” de las acciones policiales.

A menos de diez semanas para las elecciones, activistas comunitarios y sindicalistas consultados por este diario afirmaron que la retórica de Trump sólo les hará más fácil la tarea de movilizar a los votantes a las urnas el próximo 8 de noviembre.

Trump deja a México en crisis política

Mayor movilización de votantes

El mexicano Daniel Aranda, organizador comunitario y miembro del sindicato de electricistas “IBEW Local 357” en Las Vegas (Nevada), dijo que, para comenzar, ya tiene listos a 50 voluntarios para “ir de puerta en puerta movilizando a nuestra gente”.

“Tenemos una campaña política muy activa. Tenemos voluntarios haciendo llamadas y visitando tiendas y supermercados, cualquier sitio donde haya latinos. Es importante educarlos sobre el peligro de elegir a Trump“, dijo Aranda, que emigró de Chihuahua a Nevada en 1994.

“No entiendo cómo puede haber compatriotas, latinos apoyando a Trump; yo no podría votar por un republicano jamás. Acá tenemos que luchar por fortalecer las leyes laborales y defender a los inmigrantes, y eso solo se puede hacer con el voto”, afirmó Aranda en entrevista telefónica.

¿Qué dijo Trump sobre inmigración en Arizona?

Por su parte, Rafael Collazo, director de campañas políticas del Fondo de Acción del Concejo Nacional de La Raza (NCLR), dijo que el grupo está coordinando con otras organizaciones para enviar voluntarios a barrios hispanos en Filadelfia y en toda Pensilvania.

“En estas visitas, todas las organizaciones están educando a las comunidades sobre asuntos como justicia social, inmigración, salarios y la economía. Queremos movilizar al voto latino y construir una infraestuctura comunitaria progresista  a largo plazo en Pensilvania”, explicó Collazo.

Mientras, Pili Tobar, portavoz del “Latino Victory Fund”, dijo que también su grupo trabaja con otras organizaciones latinas y pro-inmigrantes “para que los latinos sepan el riesgo que corren sus familias bajo una Administración Trump”.

Visita de Trump a México fue un insulto, consideran activistas en Los Angeles

“Estamos movilizando a votantes en estados claves como Florida, Nevada y Arizona, con anuncios televisivos, de radio y digitales; estamos organizando eventos y marchas, y contratando a organizadores comunitarios para comunicar mensajes” contra republicanos que apoyen a Trump, precisó Tobar.

“People for the American Way” (PFAW) se sumó ayer a una campaña de anuncios por $6 millones de  “Priorities USA”, un grupo pro-Clinton , dirigida a votantes afroamericanos y los latinos en estados clave. La semana pasada, PFAW lanzó anuncios de radio en Arizona contra republicanos partidarios de Trump y prevé difundir anuncios pagados a través de Twitter a votantes latinos en Arizona, Carolina del Norte, y Florida.

Como parte de la campaña “Unidos contra el Odio”, el grupo MOVEON.ORG  está contratando a más de una treintena de organizadores para tocar “centenares de miles de puertas” en las próximas semanas en barrios en Arizona, Florida, Iowa, Nevada, New Hampshire, Carolina del Norte, Ohio,  y Pennsylvania.

La campaña también incluye a grupos de veteranos que exigen que líderes republicanos retiren su apoyo a Trump.

Jimmy Smits: Trump es un “payaso” y no mereció plataforma en México

Said Karine Jean-Pierre, portavoz de acción política de MoveOn.org, dijo que el plan de Trump no es “razonable” y su discurso en Phoenix dejó en claro que él es “peligroso y no apto para ser presidente”.

 

El mismo Trump de siempre

Ni realista ni compasivo, Trump prometió otra vez que deportará a todos los indocumentados, comenzando por los “criminales” e incluyendo a los “Dreamers”; triplicará el número de agentes fronterizos; construirá un muro “impenetrable” y pagado por México; eliminará fondos a “ciudades santuario”, y reformará el sistema de visas legales, excluyendo a inmigrantes pobres o con baja educación.

Además, dijo que no habrá “amnistía” y que los indocumentados tendrán que salir del país y solicitar visas para regresar, sin dar asomo de qué haría para agilizar su regreso o para legalizar a los que permanezcan en EEUU.

Trump encoge la lengua y echa flores a los mexicoamericanos

Trump hizo el discurso en Arizona, un estado que ha sido “zona cero” del combate contra la inmigración ilegal durante años.

Trump ha prestado ideas del guión republicano de décadas pasadas, que usaron la xenofobia y el miedo a criminales como arma electoral. Su discurso no ofreció nada distinto a lo que ha ofrecido desde que lanzó su candidatura presidencial en junio de 2015 y, según observadores,  lo más probable es que no amplíe su apoyo más allá de la base conservadora.

“Ya se definió como un racista y no apto para la presidencia, y no puede cambiar quién es. Los inmigrantes no vamos a tolerar el odio, y con nuestros números y nuestro voto enviaremos el mensaje de que el odio no puede vencer”, dijo Rocío Saénz, vicepresidenta ejecutiva del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU).

Trump venció en las primarias para la nominación presidencial a 16 rivales, y logró alrededor de 13 millones de votos.

Para los comicios generales en noviembre, sin embargo, necesitaría al menos 65 millones de votos, y no está claro que su política actual sume votos entre las mujeres, minorías, votantes independientes y con altos niveles de educación.