San Francisco Deltas: Emprendimiento para la comunidad del fútbol

Un emprendedor colombiano lidera al nuevo equipo de fútbol de la NASL
Sigue a El Diario NY en Facebook
San Francisco Deltas: Emprendimiento para la comunidad del fútbol
Brian Andrés Helmick saluda a los fans del nuevo equipo de fútbol de San Francisco. Cortesía SF Deltas.

El escenario es común en la era de los startups en el área de la Bahía de San Francisco: una oficina sin cubículos en un viejo edificio industrial, un equipo de trabajo que no encaja con el concepto tradicional de empleado, y un menú de cervezas artesanales o barras nutritivas en la cocina.

Lo que cambia es el producto. En la oficina de San Francisco Deltas no se crea un app o un dispositivo para agilizar  la vida: aquí que se construye  un club de fútbol. Los Deltas no han jugado un minuto de manera oficial, pero sus colores comienzan a manchar a la ciudad.

“Veo en el fútbol una oportunidad de hacer algo por la comunidad, de unir a la gente, es una oportunidad más allá de los campeonatos”, dice Brian Andrés Helmick, el colombiano que ejerce como presidente del club que debutará en 2017 en la North American Soccer League (NASL), catalogada como la segunda división del fútbol de Estados Unidos y Canadá.

Helmick llega al deporte rey después de años en Wall Street y la industria de la tecnología. En 2014 vendió Algentis, una empresa tecnológica de servicios corporativos, y desde entonces masticó la idea de fundar un equipo de fútbol para San Francisco.

“Cuando vendí la empresa me pregunté ‘¿y ahora qué hago?’”, recuerda Helmick. “Le dije a un amigo que conozco hace 10 años ‘hermano hagamos esto del fútbol'”.

Convencer al amigo y otros inversionistas requirió de mucho análisis y una dedicación de tiempo completo al proyecto.

Brian Andrés Helmick en un evento con la comunidad. Cortesía SF Deltas.
Brian Andrés Helmick en un evento con la comunidad. Cortesía SF Deltas.

“Entre más investigué me di cuenta que era bueno de hacerlo y que era el momento”, dice Helmick. “De los cinco equipos  profesionales de mayor valor en el mundo, tres son de fútbol”.

Sin embargo, los datos globales no garantizan un éxito a nivel local, menos en San Francisco. Helmick tuvo que salir a la calle y preguntar a los habitantes de la ciudad si querían un equipo de fútbol. La región de la Bahía de San Francisco tiene un club en la MLS, San Jose Earthquakes, pero su ubicación representa desplazamientos de más de una hora desde San Francisco o incluso desde Oakland, la población ubicada al este de la Bahía. Es un área que puede contar con dos o hasta tres clubes de fútbol sino estuviera la competencia de otros deportes como el béisbol, el fútbol americano o el baloncesto.

La respuesta de la comunidad al nuevo equipo fue afirmativa, pero había más interrogantes,  uno de ellos entender porqué otros proyectos futbolísticos fracasaron.

“Tuve que analizar si era la persona indicada para emprender esta tarea porque hay buenas ideas, pero en algunos casos las personas encargadas [de los proyectos] no son idóneas”, dice Helmick. “El emprendedor tiene que autoevaluarse de forma fría”.

Más allá de la confianza en Helmick,  los inversionistas se vincularon al proyecto por su apego a la región.

“Ellos  ven una oportunidad de hacer comunidad. El área de la Bahía es su hogar y quieren su bienestar, el fútbol brinda eso”, dice el graduado de Stanford que de todos modos es consciente de que el proyecto es un negocio por más emocional que sea la idea de aportar y seguir a un equipo de fútbol.

“No les digo que me hagan un favor, quiero que lo vean como un negocio, y les he dado los números”, añade Helmick.

Preparando el debut

Los Deltas jugaran en el Kezar Stadium del Golden Gate Park. El sitio fue autorizado después de varias audiencias con la Comisión de Parques y Recreación de San Francisco. El club se comprometió a algunas reformas que también beneficiarán a otras organizaciones deportivas. Esa aproximación -una especie de open source para los deportes- es uno de las tantos elementos que provienen de la experiencia en Silicon Valley.

“Todo lo que escribimos se hace pensando que otra persona lo usará en el futuro, muchas veces”, dice Helmick, que también prefiere trabajar junto a los competidores en lugar de tomar distancia. De hecho, el primer partido de Deltas será un amistoso con Earthquakes en los primeros meses de 2017, y sus dirigentes fueron los primeros en conocer el lanzamiento del club.

“Mi posición con los rivales es de ‘ayúdenme que estoy comenzando'”, dice el presidente del club que se además se describe como  el niño que busca el porqué de todo.  En cuanto al papel de la tecnología en el club, Helmick tiene claro que el fútbol es un deporte con tradiciones y límites.

“No queremos dañar la ‘pureza’ del deporte, el cambio no es siempre bueno, se trata de  un equilibrio”, dice. “Queremos usar la tecnología como algo que agrega a la experiencia y no que le quite”.

Un ejemplo es que el club dejó que los aficionados eligieran el uniforme del equipo para la temporada inaugural con una votación online.

En lo deportivo, Deltas confirmó al portugués Marc Dos Santos como director técnico. En los próximos meses deben firmar jugadores para tener un equipo en el campo en abril de 2017. También se trabaja en reclutamiento de talento de local, conseguir abonados y hasta formar una fundación caritativa. Todo a su debido tiempo, y paso a paso, según el dirigente.

“Un beneficio de pasar por startups es que uno entiende que no puede hacer todo. Es preferible hacer menos y bien hecho, que demasiado y mal hecho”, concluye Helmick.