Urgen a neoyorquinos protegerse contra el frío extremo

Autoridades de la Gran Manzana declaran estado de alerta ante la caída de las temperaturas a niveles congelantes entre jueves y viernes

Guía de Regalos

Urgen a neoyorquinos protegerse contra el frío extremo
La nicaragüense Karen Proano, que reside en Brooklyn, asegura que nunca ha vivido temperaturas bajo cero.
Foto: Pedro F. Frisneda / El Diario

Son apenas dos días –jueves y viernes–, pero las autoridades neoyorquinas no quieren tomar ningún riesgo cuando se trata del peligro que puede causar la llegada de temperaturas congelantes a las calles de la Gran Manzana.

Por esta razón, el Departamento de Manejo de Emergencias de la Ciudad de Nueva York emitió un alerta este miércoles urgiendo a los ciudadanos a tomen medidas de precaución adicionales y se preparen para recibir la ola frío extremo que hará sentir el termómetro en temperaturas bajo cero en las próximas 48 horas.

Para este jueves, el Servicio Nacional de Meteorología Nacional ha pronosticado una temperatura máxima de 27 grados Fahrenheit (-2.7 Celsius) y una mínima de 17F (-8C). Y la situación no será muy diferente para el viernes cuando las temperaturas permanecerán en una máxima de 27F y una mínima de 24F (-4C).

Estas temperaturas serán peligrosas para los neoyorquinos. Durante esta ráfaga de frío ártico, permanezca en el interior, y si tienes que salir, abríguese. Recuerde chequear con su familia, sus vecinos, los ancianos u otras personas que tengan mayores riesgos para su salud para asegurarse de que están protegidos del frío extremo”, dijo en un comunicado Joseph Esposito, el comisionado de gestión de emergencias de Nueva York.

Los expertos advierten que las fuertes ráfagas de viento podrían hacer sentir las temperaturas árticas incluso más frías. Para el jueves se han pronosticado vientos  sostenidos entre 25 y las 30 mph, con ráfagas de hasta 40 mph.

A pesar de los riesgos que esto puede representar para la salud, muchos se ven obligados a salir de sus hogares y desafiar las heladas temperaturas para ir al trabajo, escuelas u otros destinos. Si este es su caso, debe abrigarse adecuadamente desde la cabeza a los pies.

“Como me toca ir a trabajar tengo que salir a la calle, pero pienso ponerme mi chaqueta, mis guates y mi gorro. La verdad es que no hay nada más que puedo hacer”, dijo la nicaragüense Karen Proano, quien reside en East New York, Brooklyn.

“Veré qué pasa porque nunca he vivido temperaturas bajo cero de esa  magnitud”, agrega la mujer mientras se encontraba de compras navideñas.

Según advirtieron este miércoles las autoridades neoyorquinas, las personas que se encuentran en mayor peligro de sufrir los efectos adversos del frío extremo son los mayores de 65 años, los niños pequeños, los que sufren alguna condición crónica como los pacientes con enfermedades cardíacas y pulmonares, aquellos que padecen de problemas mentales o alguna discapacidad y los que viven solos en su casa y que tienen poca movilidad.

Otros que se encuentran en peligro, según el Departamento de Manejo de Emergencias, son los trabajadores de la construcción y de servicios públicos, que deben pasar mucho tiempo al aire libre por lo que están en riesgo de sufrir trastornos relacionados con el frío.

Esto lo conoce muy bien el ecuatoriano Luis Sumba, que al igual que muchos otros latinos trabaja en construcción y quien aseguró que posiblemente las bajas temperaturas lo obligarán a perder días de trabajo.

“Posiblemente no vamos a poder venir a trabajar porque es imposible trabajar afuera cuando hay mucho frío. Además el material de construcción no se puede mantener afuera por mucho tiempo con el frío”, dijo el hombre que se encarga de colocar ladrillos un edificio en construcción en el Downtown de Brooklyn.

Franklin Parella, de origen colombiano, y quien trabaja en el mismo lugar de construcción,  también asegura que se quedará en la casa aunque eso signifique perder un día laboral. “No hay nada que podamos hacer. Si no hay trabajo, no hay trabajo”.

Si usted trabaja en la calle, o en un lugar de construcción, las autoridades sugieren que esté seguro que su empleador implemente prácticas seguras de trabajo, que le proporcione equipo de protección apropiado y que lo capacite sobre los efectos del clima frío. También debe aprender sobre técnicas de prevención adecuadas y el tratamiento de los trastornos relacionados con el frío extremo.

El ecuatoriano Luis Sumba (izq.) y Franklin Parella, de origen colombiano, trabajan en construcción y podrían perder días de trabajo por el frío extremo.
El ecuatoriano Luis Sumba (izq.) y Franklin Parella, de origen colombiano, trabajan en construcción y podrían perder días de trabajo por el frío extremo.

Si usted presenta confusión, mareos, cansancio y temblores severos, podría estar sufriendo hipotermia. Otras señales son entumecimiento de la cara, manos, pies y dificultad para respirar.

Si su piel se torna de un color amarillento, blanco o gris, puede que esté sufriendo de quemaduras por el frío. Si ello ocurre pida ayuda cuanto antes o acuda a un médico o una sala de emergencia. Si no puede moverse llame al número 911.

Para mayor información sobre cómo protegerse del frío puede visitar las páginas nyredcross.org y NYC.gov. También puede llamar al 311.

Evite quedarse congelado

El frío intenso puede causar hipotermia (pérdida de la temperatura corporal) y quemaduras en la piel. Esto puede ser mortal, especialmente entre las personas ancianas y niños muy pequeños.

Por ello, para evitar hipotermia y otros peligros de salud asociados a la congelación, las personas deben tomar precauciones adicionales. Para protegerse, puede seguir las siguientes recomendaciones de la Cruz Roja Americana y el Departamento de Salud de Nueva York:

  • Colóquese varias capas de ropa antes de salir al exterior, como sweaters, abrigos gruesos y ropa interior de invierno. Esto protegerá adecuadamente al cuerpo.
  • Se recomienda usar abrigos de cuello de tortuga, bufanda, guantes, protección para la cara, medias gruesas y botas a prueba de agua. Lo más importante es el gorro, porque el 30% del calor corporal se pierde por la cabeza.
  • Si la ropa se moja debe cambiarla de inmediato por prendas de vestir secas.
  • Consuma bebidas y líquidos calientes como sidras, sopas y caldos, que llenen al cuerpo de nutrientes y energía y lo mantengan caliente.
  • No tome bebidas alcohólicas y con cafeína. Le pueden producir deshidratación y esto hace al cuerpo más susceptible al frío e hipotermia.
  • Las mascotas también pueden ser afectadas, por ello, debe protegerlas con ropas y abrigos especiales antes de sacarlas al exterior.
  • Recuerde, si usted no tiene calefacción nunca debe usar una estufa de gas para calentar su casa. Tampoco use parrillas de kerosene, carbón, gas, o un generador eléctrico en el interior de la casa. Esto puede causar incendios.

    Cómo ayudar a una víctima de hipotermia

    Si usted sospecha que alguien está sufriendo de hipotermia, sobre todo si aparecen síntomas de confusión o alteraciones mentales, debe llamar de inmediato al número de emergencias 911.

    Si la víctima se encuentra inconsciente, hay que comprobar si está respirando. Si no respira, comience a darle rehabilitación cardiopulmonar (CPR) de inmediato y pida a alguien que llame al 911.

    Debe proteger a la víctima del frío y aislarla del viento. Llévela a un lugar con temperatura caliente y cúbrala con mantas o ropas. Tápele la cabeza y el cuello ya que son zonas con gran pérdida de calor.

    Si consigue llevar a la víctima a un lugar cubierto, quítele las ropas húmedas para reemplazarlas por prendas secas. En caso de seguir a la intemperie, no le quite la ropa. Intente darle calor para que la ropa húmeda se enfríe lo menos posible.

    Hay zonas del cuerpo que mantienen mejor el calor, como el cuello, las ingles, las axilas y ambos lados del torso. Para calentar a la víctima debe aplicar compresas tibias en estas regiones.

    Si es necesario, utilice el propio cuerpo del reanimador.

    En caso de que la víctima esté consciente, despierta y pueda tragar con facilidad, es recomendable que beba líquidos dulces y calientes, sin alcohol, para estimular el recalentamiento.

    Permanezca junto a la persona hasta que llegue el soporte médico.

    No deje que la persona se duerma.