2017: un año de elecciones para la Gran Manzana

El alcalde de Blasio buscará su reelección y líderes políticos darán la batalla con leyes en favor de los indocumentados

Nueva York.- Para este año nuevo se vislumbra un panorama bastante movido en el ruedo político de la Gran Manzana. Será un año de elecciones locales en el que varios líderes como el alcalde Bill de Blasio y otros miembros del Concejo buscarán su reelección, mientras que siete políticos de ese organismo, como la propia presidenta, Melissa Mark-Viverito, tendrán que despedirse de su silla por límites de tiempo.

Y aunque son varios los nombres de candidatos que desde ya se barajan para darle la pelea electoral a de Blasio, un vocero de la campaña de reelección del mandatario se mostró positivo en que el actual inquilino de City Hall saldrá vencedor en noviembre, si los votantes consideran los logros del demócrata.

“Bajo la administración del alcalde de Blasio, la criminalidad acaba de alcanzar otro mínimo histórico, los empleos están en niveles altos, la Ciudad está construyendo y preservando viviendas asequibles a un ritmo récord, mientras que los promedios de graduaciones (de las escuelas) y los puntajes en los exámenes están mejorando”, comentó Dan Levitan.

Pero no todos en Nueva York ven con los mismos ojos. Y poniendo el dedo en lo que califica como fallas graves en la administración de la ciudad, el senador estatal Tony Avella anunció que se enfrentará por la Alcaldía para enviar al actual mandatario a casa.

“Con la administración de Blasio tenemos más desamparados que nunca, nuestros impuestos siguen subiendo y como nunca antes, es más costoso vivir aquí. Todo esto mientras nuestra calidad de vida se desvanece”, aseguró el legislador, quien fue todavía más crítico con de Blasio. “Es el momento de eliminar la corrupción en la Alcaldía, donde asesores de campañas y de cabildeo se sientan a la mesa”, agregó el senador, miembro de la Conferencia Demócrata Independiente de la Legislatura.

Otros nombres han circulado como potenciales rivales del alcalde, pero ninguno lo ha dado a conocer oficialmente: es el caso del contralor Scott Stringer, el presidente del Condado de El Bronx, Rubén Díaz, y la propia Defensora Pública, Letitia James.

Antes de las elecciones presidenciales del pasado noviembre, De Blasio había caído en las encuestas, pero como dice el dicho “no hay mal que por bien no venga”, el triunfo de Donald Trump le ha devuelto al alcalde progresista la confianza de los neoyorquinos.

Además, ya varios sindicatos y oficiales electos empezaron a alinearse con De Blasio para que en los próximos cuatro años complete su propuesta de agenda progresista. Sin embargo hay varias piedras en el camino del alcalde: el tema de los desamparados y los problemas con la agencia de cuidado infantil no lo han dejado muy bien parado.

La lucha por los inmigrantes

Y con la esperanza de despedirse del Concejo empujando propuestas progresistas que sigan teniendo un impacto en el día a día de los neoyorquinos, la presidenta del Concejo, Melissa Mark-Viverito asegura que continuará luchando por la reforma a la justicia penal y la defensa de los indocumentados.

“Mark-Viverito ha sido una voz de liderazgo nacional sobre la justicia penal y la reforma migratoria y seguirá siendo una defensora feroz de las políticas y legislaciones que apoyen a los neoyorquinos alrededor de los cinco condados”, aseguró una vocera de la puertorriqueña.

Una de las apuestas a su legado es el tema del cierre de la prisión de Rikers Island. Se espera que para esta primavera la Comisión independiente que Mark Viverito gestó entregue las recomendaciones para determinar como proceden los cambios.

Y además de los cambios y contiendas que se vivirán por las sillas de los líderes que manejan las riendas de la Ciudad, el llamado efecto Trump, marcará en buena parte el ritmo legislativo que se moverá en Albany y en Nueva York.

Así lo asegura el presidente del Comité de Asuntos de Inmigración, Carlos Menchaca, quien desde ya vaticina que el 2017 será un año fuerte en materia migratoria a nivel local y estatal.

“Tenemos que enfocarnos en obtener más dinero para servicios legales para los inmigrantes que tienen que hablar con un abogado y que se encuentran en un proceso de deportación. Ya tenemos ese dinero, pero necesitamos más para mostrarle a nuestra gente que en Nueva York pensamos en ellos y que así el presidente electo tenga otras ideas en mente, nosotros vamos a proteger y defender a los indocumentados”, comentó el concejal.

“También desde el Concejo vamos a promover iniciativas que aumenten las clases y la educación de adultos para que puedan aprender inglés. Vamos a enfocarnos en más oportunidades de salud y en legislaciones para proteger a nuestros inmigrantes; eso va a venir más pronto”, agregó.

Voces desde Albany

El compromiso de lucha por los indocumentados, a quienes el presidente electo Donald Trump ha amenazado con deportar, no solo se evidencia en el Concejo de Nueva York, sino también en la Legislatura estatal, en Albany.

“Cuando comencé mi campaña, una de mis principales prioridades era la vivienda, porque es un tema muy importante para nuestras comunidades, pero ahora que estamos en este momento crítico, con la elección de Trump, siento que tengo la obligación de velar y abogar por los inmigrantes”, aseguró la asambleísta Carmen de la Rosa, quien está haciendo alianzas con otros legisladores para sacar adelante en el 2017 leyes que den mayor protección a los inmigrantes.

“Junto al asambleísta Francisco Moya vamos a unirnos para intentar pasar alguna legislación como el Dream Act, y protecciones legales para los inmigrantes para asegurarnos que van a estar protegidos”, dijo la dominicana. “También queremos impulsar iniciativas de salud mental, porque sabemos que las latinas son el número más alto de suicidios en la ciudad y en el país, así que tenemos que ayudar a las jóvenes”.

El presidente de la Asamblea estatal, Carl Heastie, aseguró que durante el 2017 la Legislatura sacará adelante proyectos que redunden en una mejor calidad de vida para todos los residentes del estado que le hagan frente a nuevas problemáticas que han ido surgiendo.

“Seguiremos trabajando en el financiamiento de la vivienda asequible porque ningún neoyorquino merece vivir en la calle. Estamos discutiendo la urgencia de crear una fuerza de trabajo de crímenes de odio para proteger a cada neoyorquino contra los prejuicios, la intolerancia y la violencia”, comentó el asambleísta, al tiempo que manifestó su apoyo con el Dream Act estatal, que otorga ayuda financiera para que los jóvenes indocumentados puedan hacer realidad su sueño de tener educación superior.

Carlos Vargas, investigador asociado del Centro de Estudios Puertorriqueños, asegura que muy seguramente ese proyecto de ley sí verá la luz en el 2017 “en cuanto se refiere a muchachos y gran parte del electorado no quiere ensañarse con los jóvenes”, pero el inconveniente podría darse por la utilización de recursos públicos para subsidiarlos.

El asambleísta Francisco Moya se comprometió a seguir dando la batalla con la promoción del Dream Act estatal, que beneficiaría a más de 50,000 jóvenes indocumentados del estado y le pidió al gobernador Cuomo que muestre su voluntad política ante esa iniciativa.

“Estamos en un estado que protege a los inmigrantes, pero estamos pidiendo al gobernador que apruebe el Acta del sueño. Si realmente quiere demostrar que apoya a la comunidad inmigrante como dice, ese es el primer paso que puede hacer”, comentó. “Igualmente vamos a defender los derechos de los inmigrantes pasando leyes que demuestren que Nueva York va a seguir siendo un estado santuario”.