Ni Sessions ni Kelly se comprometen a evitar deportación de “dreamers”

Aunque los nominados a la procuraduría federal y a seguridad nacional difieren en su experiencia hacia el tema migratorio, ambos indicaron que los dreamers "no serán prioridad" para deportación, pero no se comprometieron a nada
Sigue a El Diario NY en Facebook
Ni Sessions ni Kelly se comprometen a evitar deportación de “dreamers”

Ninguno de los dos nominados al gabinete de Donald Trump que comparecieron este martes ante audiencias en el senado federal se comprometieron a proteger a los casi 800,000 jóvenes receptores de DACA de una posible deportación, aunque ambos indicaron que probablemente no serían “prioridad” por la falta de recursos para deportar a todos los indocumentados.

En su comparecencia ante el comité judicial del senado, el senador Jeff Sessions, mejor conocido por sus posturas en contra de cualquier reforma migratoria o programa de legalización,  respondió a un intenso cuestionamiento de parte del senador de Illinois, Dick Durbin, padre del “Dream Act” y de una medida llamada “Bridge Act” que ha sido recién presentada para proteger de la deportación a los jóvenes con DACA (Acción Diferida para Jóvenes Inmigrantes).

“¿Qué va a pasar con estos 800,000 jóvenes que están protegidos por DACA?”, dijo Durbin, luego que Sessions dijera al senador Lindsay Graham que eliminar el programa sería “constitucional”.

“Como procurador yo tendría que aplicar la ley y se que no tenemos financieramente la capacidad de deportar a todos los que están ilegalmente en el país”, dijo Sessions. “El presidente electo ha dicho que los criminales están en el grupo prioritario”.

Durbin insistió en preguntar ¿“qué va a pasar con ellos”? y acusó a Sessions de no contestar su pregunta.  “Sí lo hice y entiendo su preocupación”, dijo Sessions, dando punto final al tema.

El general jubilado, John Kelly, afirmó ante el Senado que su prioridad será combatir el flujo ilegal de bienes y personas, pero que los "DREAMers" probablemente serán baja prioridad para la deportación. Foto: María Peña/Impremedia
El general jubilado, John Kelly, afirmó ante el Senado que su prioridad será combatir el flujo ilegal de bienes y personas, pero que los “DREAMers” probablemente serán baja prioridad para la deportación. Foto: María Peña/Impremedia

En horas de la tarde, el nominado a secretario de Seguridad Nacional, general retirado John  Kelly, compareció ante el comité de seguridad nacional del senado para un interrogatorio por parte de sus miembros.

Allí lo esperaba la nueva senadora de California Kamala Harris, quien utilizando un estilo de fiscal en la corte le hizo una serie de preguntas sobre DACA y sobre el uso que DHS  hará de la información biográfica que tiene en sus manos de los casi 800,000 jóvenes solicitantes del programa.

El DHS, Departamento de Seguridad Nacional, engloba las agencias ICE, USCIS y CBP, que se ocupan de protección fronteriza y servicios a los inmigrantes, entre otras. 

“USCIS prometió a estos jóvenes que no usarían esta información en contra de ellos. ¿Está usted de acuerdo?”, dijo Harris, citando documentos de la agencia USCIS y preguntando de varias formas posibles qué es lo que Kelly haría con la información y con el futuro de estos inmigrantes.

Pero Kelly, tal como lo hizo varias veces durante la misma audiencia, argumentó que “aún no estoy muy involucrado en estas conversaciones”.

“Hay un grupo amplio de personas de las que debemos ocuparnos, hacer categorías y prioridades, me imagino que esta no es la categoría prioritaria para deportación, pero no he estado involucrado en estas discusiones”, dijo Kelly.

Harris insistió, citando diversos datos y pidiéndole su punto de vista personal, a lo que Kelly contestó en forma similar. “Personas que siguen la ley no estarían de primeras en la lista (de deportaciones)”, dijo Kelly.

Dos figuras diferentes

Aunque sus respuestas sobre DACA fueron similares, el récord de ambos candidatos al gabinete de Trump es muy diferente.

El senador republicano por Alabama, Jeff Sessions, lidera el equipo de asesores en política exterior de Trump, y asegura que éste "pondrá a EEUU de primero".
El senador republicano por Alabama, Jeff Sessions, lidera el equipo de asesores en política exterior de Trump, y asegura que éste “pondrá a EEUU de primero”. María Peña/Impremedia

Sessions es un senador de Alabama con largo tiempo en la cámara alta que ha liderado los ataques contra DACA y cualquier reforma migratoria, y que centra su retórica sobre los inmigrantes en su peligrosidad para este país.

Kelly, por otro lado, es un militar de larga trayectoria y  pasó los últimos cuatro años de su carrera liderando las fuerzas del “Comando del Sur”, un comando militar conjunto de los Estados Unidos que vigila los intereses de seguridad de este país en Centro y Sur América y el Caribe.

El Departamento de Justicia, para el que Sessions está nominado, no sólo representa la aplicación de la ley en todo el país y la defensa de los derechos civiles de los estadounidenses, sino que dirige las cortes de inmigración y designa a los jueces de las mismas.

Su récord y posturas sobre inmigración fueron cuestionados por varios senadores, y aunque trató de suavizar su tono, hablando de una “preocupación humanitaria” sobre los jóvenes con DACA, no cambió su postura sobre el suspender el programa, al que de nuevo calificó de “amnistía” aunque no confiere una residencia ni estatus permanente.

“No podemos ofrecer amnistía, el pueblo habló claramente, debemos crear un sistema legal que permite que la gente pida entrar y no entre si no se le acepta”, dijo Sessions. Agregó que hasta que se controle la parte policial “podremos preguntar al pueblo qué hacer con el resto” de los inmigrantes.

El senador también coincidió con otro senador, Jeff Flake de Arizona, en que había que volver a activar un programa en la frontera que esencialmente detenía y acusaba de delitos a todos los inmigrantes que pasaran ilegalmente. El programa se llamó “operation Streamline”.

La senadora Mazie Hirono, de Hawaii, cuestionó a Sessions por decir que el sistema de inmigración legal debe estar basado en “capacidades”  y no como ahora, principalmente en lazos familiares.

Sessions dijo que la mayoría de la inmigración a este país no tiene nada que ver con “las capacidades que benefician a este país”.

Kelly, por su parte, demostró poco conocimiento del tema migratorio con excepción del tema centroamericano, en el que es un experto porque lidió con él cuando estaba en el Comando del Sur. Este tema se ha vuelto prioritario desde que el flujo migratorio ilegal giró hacia más centroamericanos y menos mexicanos, debido a la violencia en Honduras, El Salvador y Guatemala.

El general retirado, sin embargo, reiteró lo que ha dicho en otros foros anteriormente, que la violencia en estos países y la falta de oportunidades es lo que motiva la migración.

“En su mayoría no quieren venir, no quieren dejar sus países, pero no hay oportunidades económicas y además, hay niveles de violencia que aquí no podemos ni siquiera imaginar”, apuntó.

Kelly difiere en esto a muchos políticos del lado conservador e incluso a lo que argumentó –y en corte aún argumenta- el gobierno de Barack Obama, y es que los centroamericanos vienen al norte porque los coyotes los convencen de que es fácil y lograrán quedarse.

Interrogado además sobre su postura antes las llamadas “ciudades santuario”, entidades que supuestamente desafiarán la ley federal para proteger a los inmigrantes –aunque no es eso lo que proclaman- dijo que “como servidor público no puedo  escoger las leyes que hay que seguir”.

Las audiencias de ambos candidatos al gabinete continuarán esta semana.