NYC protesta la candidatura de Puzder para secretario de Trabajo

Sindicatos, concejales y trabajadores dicen que el elegido por Trump desmantelará leyes laborales
NYC protesta la candidatura de Puzder para secretario de Trabajo
La presidenta del Concejo, Melissa Mark Viverito y Hector Figueroa de la 32BJ durante un rally para denunciar al nominado a secretario de Trabajo de la Administración del presidente electo. /MARIELA LOMBARD

Nueva York es la cuna en la que creció la demanda de un sueldo mínimo de $15 la hora. Una demanda que ha dado la vuelta al país y se ha hecho estándar, objetivo y victoria en muchos estados y ciudades. Ayer en Nueva York se fraguó otra batalla, la del no a la nominación de Andy Puzder como secretario de Trabajo.  Entre los manifestantes, la concejal Julissa Ferreras quien dijo que Donald Trump tenía que hacer nombramientos responsables “y este no lo es”.

Ferreras fue una de los varios concejales de la ciudad que se dieron cita con trabajadores y sindicalistas ante el Departamento de Trabajo en NYC para enumerar las razones por las que Puzder, presidente de la cadena de comida rápida Hardee’s/Carl’s Jr., no debe ocupar el puesto para el que ha sido nominado. Melissa Mark-Viverito que también participó en la manifestación dijo no entender la lógica de este nombramiento. “Es un hombre que está contra las leyes de trabajo, quiero que los demócratas en el Congreso no acepten  esta candidatura”, explicaba.

“Trump no ha ganado el voto popular y no puede llevarnos al pasado, 40 años atrás”, dijo Mark-Viverito. La presidenta del Concejo Municipal agregó que dentro del Partido Republicano hay más personas cualificadas para este cargo que Puzder.

Este candidato a ser el líder de un departamento cuya misión es promover y desarrollar “el bienestar de los asalariados de EEUU, mejorar sus condiciones de trabajo y hacer avanzar las oportunidades de empleo” no tiene experiencia de gobierno aunque si al frente de una cadena de comida rápida desde la que se ha opuesto a incrementos del salario mínimo, a las licencias familiares y otras protecciones laborales. Sus restaurantes Hardee’s y Carl’s Jr. han tenido que responder ante el departamento al que es candidato a dirigir por numerosas irregularidades entre ellas no compensar lo acordado a sus trabajadores o las horas extra.

Mark-Viverito reconoció que Trump ha recibido el voto de muchos trabajadores en estados del centro del país que confían en el mensaje pro laboral del próximo presidente pero cree que su elección para dirigir el Departamento de Trabajo no va a hacer más que “desmantelar las protecciones existentes y eso debe preocupar a todos los trabajadores”. “Va a haber gente comprometida con él a la que no le importe lo que haga pero nosotros seguiremos empujando. Yo no quisiera ver que se normalizan las propuestas que se hace desde el entorno de Trump”, explicaba.

El concejal Corey Johnson pidió ayer que los congresistas en Washington no se dejen engañar por lo que dicen los candidatos en las audiencias sino por lo que hacen y que se fijen en el historial de Puzder. Su audiencia en el Congreso podría llegar en febrero.

Hector Figueroa, presidente de la 32 BJ, lamentaba que Trump se haya ido al extremo con este nombramiento. “Estamos esperando un candidato para el Departamento de Trabajo que lo sea para los trabajadores, no para los millonarios”, dijo el también concejal Mark Treyger.

A su lado, Rosa Rivera, cocinera de McDonald´s desde hace 15 años, lloraba mientras sujetaba un cartel en el que denunciaba la diferencia de salario entre lo que cobraba ella y Puzder. Reconocía que lloraba por una mezcla de tristeza y rabia. “Yo gano poco más de $200 por semana y con eso no se tapa nada, me cortaron tres días de trabajo, no puedo pagar la renta”. Rivera lo tiene claro, “los trabajadores que votaron por Trump y se creyeron lo que decía, se equivocaron”.