Trump pide restablecer su veto a musulmanes y arreciar guerra contra “criminales indocumentados”

El presidente se reunió con alguaciles, a quienes les dijo que ellos pueden ayudarlo en su lucha contra los "ilegales"

Guía de Regalos

Trump pide restablecer su veto a musulmanes y arreciar guerra contra “criminales indocumentados”

WASHINGTON.-  El presidente Donald Trump pidió este miércoles nuevamente el restablecimiento de la veda a inmigrantes de siete países de mayoría musulmana, y solicitó la ayuda de los alguaciles en la frontera para combatir a “pandilleros criminales ilegales”.

Trump ofreció un discurso durante el encuentro anual de alguaciles de las principales ciudades de EEUU en el que se quejó de que, a su juicio, los tribunales que han frenado su orden ejecutiva están poniendo en riesgo la seguridad nacional.

“No quiero decir que un tribunal es parcial, así es que no lo llamaré parcial…. (pero) los tribunales pueden ser tan políticos, y sería estupendo para nuestro sistema judicial si ellos (los jueces) leyeran una declaración e hicieran lo correcto”, afirmó Trump sobre un panel de tres jueces en Washington que sopesa el futuro de la prohibición de viajes.

Pese a las protestas nacionales en contra de la medida, a Trump no le cabe duda de que la ley le concede poderes para determinar quién puede ingresar o no a EEUU. Trump había cuestionado los poderes ejecutivos de su antecesor, Barack Obama.

Trump volvió a insistir en que el pueblo estadounidense quiere “seguridad”, y advirtió de que el país corre el riesgo de más ataques terroristas si el tribunal mantiene en el congelador la veda a los inmigrantes de esos siete países.

“Si estos jueces quisieran, en mi opinión, ayudar al tribunal en cuanto a mostrarle respeto, harían lo que deberían hacer… es tan triste”, argumentó Trump, usando su conocida frase para quejarse de sus detractores.

Bajo la lupa judicial

Sus declaraciones, que rompen las normas de no comentar un caso en litigio, surgieron un día después de que tres jueces del Noveno Circuito de Apelaciones en San Francisco, California, realizara una audiencia para escuchar los argumentos a favor y en contra de la orden ejecutiva del pasado 27 de enero, que suspende temporalmente la entrada de inmigrantes y refugiados de Irán, Irak, Libia, Siria, Somalia, Sudán y el Yemen, todos de mayoría musulmana.

El tribunal, de tendencia progresista, se mostró escéptico ante las pruebas y argumentos del gobierno de Trump de que no se trata de una orden discriminatoria y que, por el contrario, es necesaria para la seguridad nacional.

Quien gane o pierda el caso, lo más probable es que el asunto termine a los pies del Tribunal Supremo.

Siguiendo el guión de la Administración, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo ayer que “la Tierra es un lugar muy peligroso”, aunque poco antes insistió en que el gobierno no está tratando de infundir el miedo para justificar sus acciones contra el terrorismo islámico.

La Casa Blanca ha criticado con fuerza a los grupos extremistas islámicos, pero no ha denunciado ni adoptado medidas para frenar a grupos supremacistas blancos dentro del país.

Pide ayuda a alguaciles

Trump sostuvo un encuentro con diversos alguaciles ayer en la Casa Blanca, y en el encuentro de esta mañana en un hotel capitalino, declaró el comienzo de una “gran alianza nacional” entre la policía y las comunidades para reforzar la seguridad nacional. El mandatario atribuyó la tasa de criminalidad en ciudades como Chicago, Illinois, a la presencia de inmigrantes indocumentados.

Trump  volvió a pedir la ayuda de los alguaciles para combatir el tráfico ilegal de drogas y personas por la frontera sur.

En concreto, dijo que los alguaciles son clave en esas lides porque, en lo que se refiere a “pandilleros criminales ilegales”, éstos los conocen por “nombre, apellido, y apodos”.

“Ustedes son (autoridades) locales. Ustedes conocen a los ilegales… el gobierno federal jamás puede ser tan preciso, pero ustedes están en los vecindarios, y conocen a los buenos y a los malos”, señaló Trump.

“Llamen a los representantes del secretario (de Seguridad Nacional, John) Kelly, y los vamos a sacarlos del país y regresarlos de donde vinieron”, urgió.