El latino que derriba muros con hip hop

Carmelo Alvarez es conocido como el fundador de Radiotron, un espacio alternativo para los jóvenes donde explotó el movimiento conocido como Hip Hop en la costa oeste
El latino que derriba muros con hip hop

Carmelo Alvarez renunció al leotard que era su vocación, cuando reconoció en los jóvenes que bailaban breakdance en la calle, que pintaban graffiti, y los músicos que hacían hip hop, un lenguaje común para expresarse, una cultura que los une y vence la marginalización, el racismo, la pobreza, el crimen y la discriminación.

Carmelo Alvarez.
Carmelo Alvarez.

Carmelo es conocido como el fundador de Radiotron en Los Ángeles, sin embargo, él suele decir que él no fundó Radiotron, sino que Radiotron lo fundó a él y esa experiencia define su vocación de crear espacios alternativos para que los jóvenes se expresen a través del arte.

Con el aval de más de 30 años dedicados a trabajar con los jóvenes expuestos a riesgos en vecindarios con altos índices de pobreza, desempleo y crimen, para que se expresen a través de la música, la danza y las artes visuales y hallen identidad, seguridad y motivación, ya sea en Los Ángeles o en Tijuana.

En 1983, cuando Carmelo abre el centro cultural Radiotron,  en McArthur Park, explota el movimiento cultural del hip hop en las calles de la costa oeste. Los niños y jóvenes venían a competir, bailaban y pintaban, y esta era una alternativa para que los chicos de todas las etnias y edades estuvieran fuera de la calle después de la escuela, practicaran los movimientos del breakdancing, con estaciones para DJing y MCing y un espacio para tagging.

Radiotron en McArthur Park, los Angeles, en 1983.
Foto histórica de Radiotron en McArthur Park, los Angeles, en 1983. (Mejor calidad posible). Cortesía de Carmelo Alvarez

Muchos padres confiaban en Radiotron como un espacio donde sus hijos estaban seguros, y Carmelo recuerda a un pequeño niño al que la madre llevó a Radiotron y le dijo: “ve allí y sobrevive”. Ese niño era Wil-Dog, el fundador de Ozomatli. “Yo lo conozco desde que tenía 11 años y mi relación con él comenzó en Radiotron”. Muchos años después, la mamá de Wil-dog le confesó que Radiotron fue su guardería.

También había un niño que su madre trajo de El Salvador y llegó a Radiotron. El quería aprender a girar sobre la cabeza…  Daba medio giro sobre la cabeza y se caía, daba dos giros sobre la cabeza y caía… él se convirtió en el bailarín de break dance que más giros podía dar sobre la cabeza, su nombre es Little Cesar, un bailarín que ha viajado el mundo haciendo breakdancing para Ice Cube, Madonna, Janet Jackson y la Reina de Inglaterra. El tenía 13 años cuando llegó de El Salvador a Radiotron, y mira quién es ahora.

Radiotron, desde entonces, y en diferentes lugares, fue una inspiración para el crecimiento de bailarines, Djs y grafiteros para enseñar, compartir y construir la cultura de hip hop en Los Angeles. Este video lo muestra:

“Esas son las historias de Radiotron. No es sobre Carmelo, aunque la gente diga que Carmelo fundó Radiotron, no es así. Radiotron me formó a mí. Todos tenemos un propósito en la vida y hay quienes nunca lo encuentran, desafortunadamente. Mi propósito es abogar por los jóvenes y usar la cultura y el arte para fomentar su desarrollo.”

¿Un narcotúnel en Tijuana?

Pues si, dice Carmelo. En 2007 me contrataron para convertir una casa que tenía un narcotúnel, en un espacio alternativo para los jóvenes. Así surgió Casa del Túnel.

 

La Casa del Túnel, un espacio alternativo para los jóvenes en Tijuana.
La Casa del Túnel, un espacio alternativo para los jóvenes en Tijuana.

Carmelo está convencido de que el arte es el idioma universal que todos entendemos. Y que crear espacios alternativos para que los jóvenes se expresen con el arte es una forma efectiva de superar los muros de la marginalización, la pobreza, la discriminación, el racismo y el crimen.

Mañana martes 21 de febrero, tendremos el placer de conversar con Carmelo durante un Facebook Live en La Opinión, los invitamos a que participen y nos hagan llegar cualquier inquietud o preguntas que tengan para él.