Más adolescentes usan cigarrillos electrónicos en Nueva York

El gobernador Cuomo propuso aumentar el impuesto que se les aplica y restringir su consumo en los espacios públicos

Guía de Regalos

Más adolescentes usan cigarrillos electrónicos en Nueva York
Los cigarrillos electrónicos se han vuelto la nueva moda entre los adolescentes de Nueva York
Foto: AP

El consumo de cigarrillo tradicional ha disminuido entre los adolescentes de Nueva York. Sin embargo, una nueva tendencia está creciendo entre ese sector de la población y que tiene preocupados a las autoridades de salud. Se trata de los cigarrillos electrónicos cuyo uso casi se ha doblado entre los estudiantes de secundaria en los últimos años.

Una encuesta del Departamento de Salud del estado reveló que el número de los adolescentes que prefiere estos productos subió de un 11% en 2014 a 21% en 2016, lo cual ha opacado el progreso logrado en la batalla contra el uso de cigarrillos tradicionales.

El consumo de tabaco bajó a un 4% en 2016, lejos de los niveles que se veían el año 2000 cuando un 27% de los estudiantes de secundaría usaba cigarrillos tradicionales y un 7% en 2014, según los datos a los que tuvo acceso el Daily News.

“Lo que hemos escuchado de los chicos es que ésta es la nueva tendencia”, dijo Julie Hart de la Sociedad Americana del Cáncer al mismo medio.

Uno de los aspectos que hacen atractivos para los jóvenes el uso de cigarrillos electrónicos son sus variados sabores, desde gusto a frutas hasta Oreos. A ello se suma que muchos estudiantes piensan que preferir la versión electrónica es menos nocivo para su salud. Sin embargo, las autoridades advierten que éstos contienen muchos de los mismos químicos presentes en los cigarrillos tradicionales y es común que algunas marcas incorporen nicotina en el líquido que se usa en estos aparatos.

El precio también es atractivo. Mientras un paquete diario de cigarrillos tradicionales puede costarle a un fumador $2,500 anuales, la versión electrónica cuesta sólo $1,300.

Ante este escenario, el gobernador Andrew Cuomo ha propuesto un aumento en los impuestos que se aplican a los cigarrillos electrónicos de 10 centavos por milímetro de líquido y también ha planteado que se prohíba su uso en las escuelas, en los restaurantes y en los lugares de trabajo.

“Combatir hoy el uso de tabaco en todas sus formas nos ayudará a crear un mañana más saludable para una generación entera de neoyorquinos”, afirmó Cuomo a The News.