Paramédica luchaba por mejorar la vida de su familia en El Bronx

En el día que el acusado de matarla debía acudir a la corte, los parientes de Yadira Arroyo cuentan cómo ella buscaba unirse más con sus hijos

Decenas de bomberos y paramédicos llenaron este miércoles la sala en la Corte Criminal de El Bronx en la que debía comparecer José González, el acusado de arrollar fatalmente a Yadira Arroyo. Sin embargo, el hombre no fue presentado en la audiencia porque, según abogados, sufre de trastornos mentales.

González, de 25 años, enfrenta cargos de homicidio por la muerte de la veterana paramédica que era madre de cinco hijos. La mujer de 44 años falleció luego que el acusado la atropellara cuando intentaba robarse la misma ambulancia que ella condujo al lugar de una emergencia el pasado jueves.

Israel Miranda, el presidente de Local 2507, el sindicato de paramédicos, dijo cuando salieron de la corte que estarán presentes en todas las comparecencias del acusado. “Estaremos buscando justicia y no aceptaremos nada menos que la justicia”

//platform.twitter.com/widgets.js

La familia de Arroyo tampoco se hizo presente en el tribunal. Pero uno de sus hijos, Edgar Montes, de 22 años, habló con El Diario sobre los esfuerzos que ella hacía para mantener a la familia unida, a pesar de ser una madre soltera.

En el edificio donde su madre y él se criaron cerca de la estación de Fordham Road, Montes mostró una serie de fotos viejas que acababa de encontrar en el apartamento. La mayoría eran de vacaciones familiares ya que a la nativa de El Bronx, que era de origen puertorriqueño, le encantaba viajar.

El joven, quien es el segundo hijo de Arroyo y un aspirante a diseñador quien, ejemplificó lo ausencia de su madre al contar que tuvo que coser él mismo los pantalones que tenía puesto.

Edgar Montes muestra fotos de su familia en vacaciones. Foto por Camille Padilla Dalmau

Montes describió el apartamento familiar como un “museo de positividad”. Las paredes están cubiertas con cuadros con mensajes como “alguien te ama”, “la vida es muy corta para estar serio todo el tiempo”, y con imágenes del Buddha.

Muchas de las decoraciones son recientes, según Montes, quien contó que por los pasados meses su madre estaba trabajando activamente en unir a la familia. “Todos nosotros tuvimos una vida muy intensa”, dijo sobre ella y sus cuatro hermanos. El joven cree que su madre “tenía una batalla en su cabeza sobre lo que es la vida, cómo ser madre, y cómo mantenerse sola”.

Montes explicó que muchas veces peleaba y le faltaba el respeto a su madre hasta que un día ella lo sacó de la casa y el joven tuvo que vivir en un refugio por ocho meses el año pasado.

Eso acabó dos días antes de la Navidad cuando su madre lo llamó, le pidió perdón, y lo exhortó a que se mudara con ella nuevamente. “Quiero que seamos una familia”, le dijo Arroyo según contó Montes. Su madre lo acogió con mucho amor según describió y por unos meses su vida parecía como un sueño hermoso.

“Ella dejó atrás la negatividad que tuvo por tantos años y ahora nos abandona justo cuando las cosas estaban yendo bien”, expresó con asombro pero una paz interna única para un joven que perdió a su madre.

Yadira Arroyo con cuatro de sus hijos en vacaciones. Foto por Camille Padilla Dalmau

El tío de Montes y hermano de Arroyo, Joel Rosado, de 30 años y quien vive en el mismo edificio, contó que fue su madre quien le sugirió a Yadira que tomará las clases de paramédico. A la mujer, conocida por poner las necesidades de otro sobre las ella, le gustó tanto esa profesión que la había ejercido por 14 años.

Siguiendo los pasos de su hermana, el año pasado Rosado también comenzó a trabajar como paramédico. Indicó que su nuevo oficio los hizo más cercanos y ahora, tras su muerte, el trabajo tiene un significado nuevo.

“Las personas tienen que ver que lo que hacemos es bien importante. No estamos sólo comiéndonos la luz roja. Nuestro trabajo es muy difícil, es peligroso, y [su muerte] abrirá los ojos de todo el mundo para que nos den más respeto”, expresó.

José González volverá a la corte el 5 de abril, según indicó la Fiscalía de El Bronx.

El último adiós

El velorio de Arroyo se llevará a cabo este jueves y el viernes en la funeraria Joseph A. Lucchese en El Bronx de 2:00 p.m. a 4:00 p.m. y de 7:00 p.m. a 9:00 p.m. ambos días.

El funeral se llevará a cabo el sábado en la iglesia St. Nicholas of Tolentine Church en la 2345 de la avenida Universidad en El Bronx a las 11:00 a.m.