Temen arremetida de verificación de papeles en sitios de trabajo

El caso ocurrido con los empleados de Tom Cat Bakery desató la preocupación entre inmigrantes, activistas y líderes políticos
Sigue a El Diario NY en Facebook
Temen arremetida de verificación de papeles en sitios de trabajo
Hasta 31 empleados de la firma productora de pan corren peligro de quedarse sin empleo./Archivo
Foto: Suministrada por Brandworkers / El Diario

El pasado 15 de marzo unos 30 empleados de la compañía Tom Cat Bakery, de Long Island City recibieron un trago amargo. Tras laborar en la firma productora de pan por varios años, les informaran que tenían 10 días para presentar la documentación que respalde que tienen permiso para trabajar en Estados Unidos y que no son indocumentados, o de lo contrario se quedarán sin empleo.

El mexicano Óscar Ramírez, quien durante los últimos 12 años se entregó al trabajo en la empresa panadera, recibió con dolor la noticia, pues como cabeza de hogar y padre de un adolescente discapacitado de 18 años, le preocupa el futuro de su familia y siente que lo ocurrido forma parte de una estrategia del gobierno Trump para meter miedo.

“Nos llamaron uno por uno a la oficina y se nos hizo saber que había llegado esa carta. Me cayó como un balde de agua fría, porque es duro que de la noche a la mañana la empresa nos haga de menos, injustamente”, comentó el inmigrante de 36 años, quien agregó que aunque la compañía no los ha ayudado, es importante luchar.

“Es muy difícil quedarse sin empleo, pero no podemos dejarnos llevar por el miedo y debemos unirnos todos para hacer que el gobierno entienda que sin nosotros los obreros, el país no seguiría adelante”, agregó el trabajador, quien se ganaba $630 semanales.

Y aunque hasta el momento las directivas de la empresa no han puesto la cara para explicar cómo pueden tenderle la mano a empleados como Ramírez y proveer más detalles sobre las misivas que recibieron, el caso desató las alarmas entre inmigrantes, grupos de activistas y líderes políticos de la Gran Manzana. Ellos temen que no se trate de una acción aislada sino de una nueva arremetida para poner a los indocumentados contra la pared.

Javier Valdés, codirector de la organización Se Hace Camino Nueva York, manifestó que lo ocurrido es un ejemplo más de que bajo el gobierno de Trump las autoridades de Inmigración “están fuera de control”, en su afán por separar familias.

“Ya se ha vuelto muy claro que ICE está tratando de hacer cualquier cosa que esté en su poder para criminalizar a los inmigrantes y aterrorizar a nuestras comunidades”, comentó el defensor de los inmigrantes.

Asimismo, la presidenta del Concejo de Nueva York, Melissa Mark-Viverito se manifestó inquieta y reiteró que con sus acciones, el actual gobierno sigue sembrando el miedo y pone a los inmigrantes como chivos expiatorios.

“Este es otro ejemplo más de la atmósfera tóxica causada por los esfuerzos de esta administración presidencial para demonizar a los inmigrantes respetuosos de la ley con profundos lazos con la comunidad”, aseguró la líder política.

Daniel Gross, fundador y director de Brandworkers, que ayuda a los empleados de Tom Cat Bakery, comentó que bajo la actual administración de Trump, no solo los trabajadores están bajo ataque sino cualquier sector marginado.

“Cuando estos trabajadores reciben una carta en la que les dicen que tienen 10 días para presentar documentos o se quedarán sin trabajo, eso produce una cantidad tremenda de rabia y dolor, más aún porque muchos han sido usados durante 15 o 16 años para proveer a Nueva York de pan fresco”, dijo. “Pero ellos han decidido organizarse y estar unidos para pelear, esa fue su decisión y es importante mostrar que no solo se trata de criticar a Trump sino de detenerlo”.

Ángela Fernández, presidenta de la Northern Manhattan Coalition for Immigrant Rights, se mostró también alarmada por este caso, pero advirtió que no le sorprende.

“No sabemos cómo van a implementar las órdenes de Trump, pero vemos con esto que una manera puede ser aumentar los procesos de revisión de las formas I9 (documento para verificar que un empleado tiene autorización para trabajar)”, dijo.

“Entendemos que esta administración bajo órdenes ejecutivas va a a utilizar todas las herramientas que tiene el gobierno para identificar inmigrantes indocumentados que se pueden deportar o inmigrantes documentados también que pueden ser deportables”.

Héctor Figueroa, presidente de la Unión sindical 32BJ, mostró una preocupación adicional, pues aseguró que es posible que el caso de los trabajadores de la empresa productora de pan también sea una retaliación contra ellos por querer organizarse en una unión.

“Si los oficiales de ICE quisieron hacer un ejemplo de los trabajadores del Tom Cat Bakery por haber llevado a cabo esfuerzos para organizarse, eso es algo muy preocupante para nosotros”, dijo. “No importa su estado migratorio, en este país los trabajadores tienen derecho a organizarse y defenderse contra el robo de salarios y cualquier otro abuso en su trabajo, y por mejores condiciones laborales”.

Ni la oficia de ICE en Nueva York ni el Departamento de Seguridad Nacional respondieron a las preguntas hechas por este diario sobre si hay un plan para incrementar el chequeo de documentos en los sitios de trabajo, pero el mexicano Carlos Rodríguez teme que estos casos aumenten.

“Para Trump va a ser más fácil sacarnos de aquí presionando a los empleadores con estas cartas para revisar papeles, en vez de gastar dinero en redadas, porque si no tenemos trabajo nos quedamos sin comer; ellos creen que así muchos se van a empezar a ir solitos, pero muchos nos vamos a quedar”, comentó el inmigrante.