Neoyorquinos se ponen en forma hablando español

La barrera del idioma ya no es excusa para no hacer ejercicios y estar saludables en la Gran Manzana
Sigue a El Diario NY en Facebook
Neoyorquinos se ponen en forma hablando español
Rosalina Fraga (centro), junto al grupo de latinas a las que les enseña bootcamp en el East Harlem.

Que no tiene dinero para pagar la membrecía de un gimnasio. Que está muy frío para salir a realizar ejercicios. Que no tiene tiempo suficiente o que no hay lugares cerca de su casa para hacer deportes.

Esas son sólo algunas de las excusas más comunes que muchos neoyorquinos dan a la hora de justificar su falta de motivación para mantenerse activos y, por ende, disfrutar de vidas más saludables.

Cuando se trata de los hispanos, otro pretexto muy usado es la barrera del idioma. Muchos aseguran que, por no hablar inglés, no acuden a clases de ejercicios porque no entienden a los instructores.

Pero, sea cual sea su caso –o su excusa–, las autoridades de la Gran Manzana quieren asegurarse que ningún neoyorquino se quede en casa sin realizar actividades físicas porque, a lo largo, esto puede resultar muy perjudicial para la salud.

Para evitar esto, especialmente dentro de las comunidades latinas, se llevó a cabo recientemente la primera ceremonia de graduación de instructores de habla hispana para que se sumen a ‘Shape Up NYC’, un novedoso programa de acondicionamiento físico creado por el Departamento de Parques y Recreación de la ciudad de Nueva York (NYC Parks) y financiado por Empire BlueCross BlueShield Foundation.

Shape Up NYC ofrece una gran variedad de clases de ejercicios (fitness) en diferentes parques y centros recreativos y comunitarios de los cinco condados de la ciudad, que pueden ser disfrutadas por todos los neoyorquinos adultos sin costo alguno.

Según explicó Miledys Pons, líder de entrenamiento y coordinadora de alcance del New York City Housing Authority para Shape Up NYC, las personas no necesitan registrarse o tener una membrecía en ningún centro recreativo de la ciudad. Simplemente pueden presentarse en los lugares donde se ofrecen clases de aeróbicos, pesas, yoga, pilates, kickboxing, zumba, baile, capoeira y disfrutar de las mismas en su propia comunidad.

Pons asegura que por ser gratis, las personas se sienten más motivadas a participar en los entrenamientos, especialmente aquellas que viven en barrios de bajos recursos.

“Este programa va a vecindarios pobres donde las personas no pueden pagar por un gimnasio. Tenemos personas que participan en varias clases a la semana sin tener que pagar nada”, dijo la entrenadora de bootcamp, una especie de ejercicios que se basan en entrenamientos militares para el acondicionamiento de todo el cuerpo.

Pero, tal como aclaró Pons, Shape Up NYC no sólo busca que los neoyorquinos se pongan en forma, sino que también tiene como meta, a largo plazo, ayudarlos a que mejoren su salud y bienestar físico y mental.

“En 2016 realizamos una encuesta entre 1,600 y 1,800 miembros de la comunidad que participaron en Shape Up NYC y muchos declararon que su presión arterial se redujo, que tenían la diabetes controlada o que habían aumentado su autoestima gracias al programa”, afirmó Pons.

Según la entrenadora, entre los vecindarios que se han beneficiado de este programa del Departamento de Parques destacan el Sur de El Bronx y el Este de Harlem que enfrentan una epidemia de salud y donde hay muchos latinos que sólo hablan español.

“Muchas veces tienen temor de venir a la clase porque no saben que está diciendo (el entrenador) o no pueden ser capaces de seguirlo bien debido a la barrera del idioma. Por ello al dar el entrenamiento en español los hacemos sentir más cómodos y seguros”, explicó.

Mitos y falsas creencias

Altagracia Gómez, una dominicana de Sunnyside, Queens, quien imparte clases de yoga una vez a la semana a latinos de ese vecindario, asegura que le preocupa ver los mitos y falsas creencias que los hispanos tienen sobre el entrenamiento físico.

“Con mi trabajo me he dado cuenta que los latinos estamos muy atrás cuando se trata de hacer ejercicios. Tenemos una idea equivocada de que al gimnasio sólo tiene que ir la gente que necesita perder peso y que no hace falta mantenernos activos para estar saludables”, indicó Gómez, una de las instructoras recién graduadas de Shape Up NYC, quien es entrenadora en el USA Devanand Yoga Cultural Center, en el 66-10 de la Avenida Woodside.

Gómez, quien trabaja como comunicadora de nutrición en escuelas públicas para la Universidad Cornell, considera que el no hablar inglés es otro factor determinante para que muchos latinos permanezcan inactivos.

“Nosotros nos damos cuenta que las personas se intimidan con el idioma y piensan que quizás no van a entender las instrucciones del entrenador. Por ello me entusiasmé a participar en este programa piloto en español”, dijo la dominicana que se especializa enseñar técnicas de estiramiento y flexibilidad del yoga.

Altagracia Gómez (centro) enseña clases de yoga a latinas en Sunnyside, Queens.

Una gran oportunidad

Ayudar a los latinos a lograr sus metas cuando se trata de estar en mejor condición física fue lo que motivó a Yhefry Mercado a convertirse en entrenado para Shape Up NYC. Aunque reside en Passaic, Nueva Jersey, el joven dominicano vio en el programa del Departamento de Parques neoyorquino una gran oportunidad para él y para los miembros de su comunidad.

Existe una gran necesidad de instructores hispanos. Si vas a una clase de ejercicio en inglés y no hablas el idioma tienes muchas limitaciones y te sientes incómodo e inseguro. Es como si vas a un doctor que no habla español y no te puedes comunicar con él”, dijo el joven que imparte clases de bootcamp, levantamiento de pesas, cardio y resistencia corporal en un centro comunitario en el 1589 de la Avenida Madison en Harlem.

“Algunas personas vienen porque el médico les recomendó bajar de peso. Otras quieren verse bien y sentirse cómodas con su cuerpo. Son miles las razón por las cuales vienen en busca de ayuda, y eso es lo que yo más disfruto, tener ese contacto y confianza con ellos, para motivarlos y enseñarles cómo hacer los ejercicios”, aseguró el joven estudiante de ingeniería mecánica.

Yhefry Mercado (centro) muestra cómo realizar los ejercicios con pesas durante su clase de bootcamp en Harlem.

Arena a falta de pesas

Debido a que en el centro comunitario donde trabaja no tenían pesas, Rosalina Fraga se las ingenió para crear las suyas propias con botellas de agua vacías que llenó de arena. La brasileña, que reside en Harlem y es también una de las instructoras graduadas en el primer grupo en español de Shape Up NYC, enseña bootcamp y acondicionamiento físico a cerca de 12 mujeres latinas en El Barrio.

“Yo solía entrenar a niñeras que estaban con los bebés en el Parque Central, que eran muy sedentarias y estaban obesas. Eso me motivó para obtener mi certificación de instructora”, aseguró Fraga, quien da clases en el Johnson Community Center en el 1833 de la Avenida Lexington y la calle 112 en East Harlem.

“La gente no necesita estar dentro de un gimnasio para hacer ejercicios y pagar $150 al mes para estar en buena forma. Lo pueden hacer en un centro comunitario de manera gratuita o hasta en su propia casa”, dijo Fraga quien este verano planea realizar sus clases los fines de semana en el Thomas Jefferson Park en la calle 112 y la Primera Avenida. en la calle 112 y la Primera Avenida.

Rosalina Fraga convirtió botellas de agua vacías en pesas de arena.

¿Quiere convertirse en entrenador?

Dos veces al año el NYC Parks lleva a cabo un programa de entrenamiento de capacitación de 12 semanas en el que participan entre 70 y 80 neoyorquinos que desean convertirse en entrenadores de Shape Up NYC. En el último entrenamiento, realizado en el otoño pasado, cerca de 20 latinos formaron parte de la primera graduación de instructores de habla hispana.

Entre otras cosas, los participantes aprenden sobre anatomía básica, fisiología del ejercicio, prevención de lesiones y tonificación del cuerpo con peso ligero. Después de graduarse los participantes, que deben ser mayores de 18 años, reciben una certificación y pueden enseñar clases semanales de Shape up NYC por seis meses. Se trata de un trabajo voluntario y los participantes no reciben un salario por el mismo.

Para información puede visitar: nyc.gov/shapeupny.com.

Tips de seguridad para principiantes y envejecientes

La Academia Americana de Médicos de Familia ofrece los siguientes tips de seguridad para quienes nunca han hecho ejercicios o para las personas de la tercera edad que desean comenzar a realizar actividades físicas. Pero primero hable con su médico de cabecera. Esto es especialmente importante si no ha estado activo, si tiene algún problema de salud, si está embarazada o si es adulto mayor.

¿Cuánto ejercicio necesito hacer?

Un buen objetivo es empezar poco a poco hasta hacer ejercicios 5 veces a la semana durante 30 a 60 minutos a la vez. Si le es difícil, intente durante 10 minutos por vez a través de todo el día.

¿Cómo comienzo?

Empiece lentamente y trabaje hasta lograr su objetivo. Empiece con un período de 5 a 10 minutos de ejercicio ligero o una caminata rápida. Incremente gradualmente la intensidad y frecuencia. Haga lo mismo cuando termine de hacer ejercicios hasta que su ritmo cardíaco regrese a la normalidad.

¿Cuánto ejercicio necesito hacer?

Elija una actividad que le guste hacer. Asegúrese también que se adapte a usted físicamente. Por ejemplo, si tiene articulaciones con artritis, nadar sería una buena opción.

¿Cómo motivarse?

Varíe su rutina. Tiene menos posibilidades de aburrirse o lesionarse si tiene alguna variedad. Camine un día. Luego, conduzca su bicicleta el otro día. Considere actividades como bailar y deportes con raquetas, incluso las tareas de la casa como aspirar o cortar el césped. Lea, escuche música o vea televisión mientras conduce una bicicleta estacionaria. Consiga un compañero. Hacer ejercicios con un amigo o familiar puede hacerlo más divertido y lo puede estimular.

¿Cuándo hacerlo?

Elija una hora cómoda del día. No haga ejercicios demasiado pronto después de comer o cuando afuera haya mucho calor o mucho frío. Si está demasiado tenso para hacer ejercicios en la mañana, espere hasta más tarde.

Evite lesiones o dolor

Aunque una pequeña molestia es normal después de que empiece a hacer ejercicios, el dolor no lo es. Para evitar lesionarse no intente hacer mucho demasiado pronto. Empiece con una actividad que sea relativamente fácil para usted, como caminar. Hágalo durante unos minutos al día, varias veces al día. Incremente lentamente la cantidad de tiempo y la intensidad de la actividad. Empiece cada entrenamiento con un calentamiento y haciendo algunos ejercicios suaves de estiramiento. Esto hará que sus músculos y articulaciones sean más flexibles. Preste atención a su cuerpo. Tome un receso o deje de hacer ejercicios si siente que se queda sin aliento, se siente mareado, débil o con náusea.