El FMI vislumbra una mejora económica global

El organismo advierte que el proteccionimo comercial puede dar la vuelta a las buenas perspectivas
Sigue a El Diario NY en Facebook
El FMI vislumbra una mejora económica global
La directora del FMI Christine Lagarde junto al presidente del Banco Mundial Jim Yong Kim./Efe
Foto: Efe

Las buenas noticias con respecto a la economía global que empezaron a asentarse en el verano de 2016 permiten ser optimistas a los economistas del FMI. Este organismo internacional presentó el hoy martes sus estimaciones para este año y el siguiente y lo han hecho revisando al alza las últimas calculadas. No obstante avisan, como si de una carta a los gobiernos menos abiertos se tratata, de los peligros que tiene detener o poner barreras al comercio internacional.

El FMI espera que la economía global crezca un 3.5%, por encima del 3.4% antes calculado y que se llegue al 3.6% el año que viene. En el caso de EEUU la fortaleza de la primera economía del mundo se mantiene sin cambios con respecto a las iniciales estimaciones pero como se calculó entonces, al alza. Frente al avance del 1.6% en 2016 se esperan ritmos de crecimiento del 2.3% y 2.5% en 2017 y 2018 respectivamente.

Este organismo señala, no obstante, que hay riesgos a este panorama y explica que a los economistas les sigue preocupando la baja productividad y las desigualdades sociales. En el capítulo de advertencias también se señala que no conviene rebajar la guardia en lo que concierne a la regulación financiera porque aunque se relajen algunas normas, y esto lleve a una mejora momentánea del ciclo económico (por que fluya más dinero en el sistema), se abren más posibilidades para una crisis de alto costo.

El economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld, señala en el Informe de Perspectivas Financieras que el escepticismo que hay en algunos países con respecto a la integración económica internacional, especialmente del comercio, acuerdos como la zona euro o regulaciones financieras pueden ser una herida que se abra. Obstfeld explica que la tendencia a la desigualdad está relacionada con el comercio pero en muchos países responde también a los cambios tecnológicos. Su receta no es cerrar mercados o renegociar acuerdos de libre comercio sino mejorar la productividad, distribuir mejor las ganancias para la economía y mejorar la preparación de presentes y futuros trabajadores.

El caótico caso de Venezuela

Las proyecciones de crecimiento de América Latina, Centroamérica y el Caribe están afianzadas según los cálculos del organismo internacional. Brasil vuelve a crecer y México pierde fuerza pero no de una forma dramática. Solo dos países seguirán viendo sus economías retroceder, Ecuador aunque menos que en 2016, y Venezuela. Las estimaciones que se hacen para este último país apuntan a una situación de caos económico con un recesión del 7.4% este año y del 4.1% en 2018. Peor aún la inflación se dispara al 720.5% en 2017 y a 2,068.5% en  2018, lo que presenta un escenario de extrema dureza para la población.

Alrededor de la web