Prohíben al NYPD entrar a las casas para detener fiestas ruidosas

La orden emanada de la misma la Uniformada ha causado molestia entre los oficiales
Prohíben al NYPD entrar a las casas para detener fiestas ruidosas
Algunos temen que esta nueva directriz aumente la delincuencia en los vecindarios.

Las ruidosas fiestas en las casas de los neoyorquinos y que muchas veces dejan sin dormir a los vecinos podrían continuar toda una noche, sin que la Uniformada pueda intervenir. Una nueva instrucción del Departamento de Policía (NYPD) prohíbe a sus oficiales entrar en una residencia cuando hay una queja por ruidos molestos, a menos que los dueños de la casa los autoricen. 

Los organizadores de una fiesta podrían simplemente decirle a los oficiales que se retiren del lugar, sin que puedan impedir que el alboroto continúe. El documento interno con la orden, al cual tuvo acceso el New York Post, sería consecuencia de una serie de demandas de residentes contra la Ciudad quejándose de que los policías se entrometen en sus viviendas sin una orden judicial.

Esta directriz ha causado rechazo entre miembros del NYPD, quienes creen que provocará que los vecinos afectados por las fiestas nocturnas sufran noches de insomnio con ruidos desmedidos, aumento de basura en sus barrios, incremento de la delincuencia y crímenes.

Varios oficiales señalaron al mismo medio que esta acción significará que los policías pierdan su habilidad para vigilar y controlar a los miembros de pandillas, que en ocasiones son los protagonistas de estos alborotos.

“Las fiestas se extenderán hasta la mañana, lo cual significará más consumo de alcohol y vecinos involucrados en peleas, lo que resultará en más tiroteos“, aseguró una fuente de la Uniformada.

La medida de alguna manera contradice las guías de patrullaje que hoy rigen a los oficiales. Éstas los autorizan a entrar a una casa o a un club si es que los organizadores de la fiesta ignoran las advertencias para bajar el volumen.

Según el documento, en esos casos ahora “la decisión de entrar a la fuerza a un recinto privado o semi-privado por quejas de ruidos molestos será tomada solamente por un comandante, comisario o capitán de turno y como último recurso cuando las advertencias de detener la bulla han sido ignoradas”.

Un vocero del NYPD aseguró que nada ha cambiado respecto de las guías con las que actualmente se rige la Policía.