Emmanuel Macron respondió a quienes lo critican por la diferencia de edad con su esposa

El presidente electo de Francia se cansó de la atención en su vida personal y calificó de "misóginos" a los críticos
Emmanuel Macron respondió a quienes lo critican por la diferencia de edad con su esposa

Emmanuel Macron es el nuevo presidente electo de Francia. A sus 39 años, es el mandatario más joven en la historia del país.

No obstante, no sólo llamó la atención por el aspecto político. Su vida personal también captó el ojo público por su matrimonio: Brigitte Macron, con quien está casado desde 2007, es 24 años mayor que él.

Brigitte, con 64 años, solía ser profesora de Emmanuel cuando estaba en la secundaria. Se conocieron cuando él tenía 15 años y ella estaba casada con otro hombre y tenía tres hijos adolescentes.

Ella al principio lo rechazaba, pero él insistió tanto que logró conquistarla. Finalmente ella dejó a su esposo e inició una relación con su exestudiante.

La diferencia de edad que tienen Emmanuel y Brigitte es la misma que existe entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su esposa Melania. Sin embargo, el caso de los franceses llamó más la atención entre el público debido a que la mujer es la mayor en su relación.

En una entrevista con el periódico francés Le Parisien, Macron se mostró muy molesto por la atención en su vida personal.

Si yo hubiese sido 20 años mayor que mi esposa, nadie hubiese pensado ni por un segundo que no podríamos serlo (una pareja íntima). Es porque ella es 20 años mayor que yo que un montón de gente dice ‘esta relación no es sostenible, no puede ser posible”, afirmó Emmanuel.

En ese sentido, añadió que “hay un gran problema con la presentación de la sociedad y cómo ellos ven el lugar de una mujer“.

Luego, el presidente electo procedió a explicar que las críticas a la diferencia de edad con su mujer eran misóginas, y que quienes especulaban que tal vez él era homosexual y utilizaba el matrimonio para ocultarlo eran personas que “perdieron el sentido de la realidad” y que “tienen un grave problema con la homosexualidad“, según publicó la revista estadounidense Harper’s Bazaar.