Facebook, Instagram y Snapchat, las nuevas calles de las pandillas en NYC

Las gangas usan cada vez más el internet para incitar a jovencitos a unirse a esas organizaciones criminales
Facebook, Instagram y Snapchat, las nuevas calles de las pandillas en NYC
Fotos usadas para reclutar jóvenes en actividad criminal.
Foto: Suministrada / Fiscalía de Manhattan

NUEVA YORk – Un joven en un jacuzzi, una muchacha con abanicos de billetes de $100 en cada mano y un chico en un carro deportivo, fueron algunas de las imágenes que una red cibernética en Staten Island usó para reclutar a jóvenes con el fin de cometer un fraude financiero y robar más de $1 millón.

Las imágenes fueron publicadas por la Fiscalía de Manhattan y el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) cuando anunciaron la semana pasada cargos contra 39 individuos, incluyendo 13 miembros de la pandilla “Bloods”.

Este caso es un claro ejemplo de como cada vez más las redes sociales Facebook, Instagram, Snapchat y Twitter se han convertido en los nuevos barrios y calles donde ocurre la actividad pandillera en la ciudad de Nueva York.

 

Los abanicos de dinero son de las imágenes más usadas para reclutar foto suministrada por la Fiscalía de Manhattan. (Suministrada / Fiscalía de Manhattan)

Y más allá de una herramienta para reclutar a nuevos miembros, estos populares sitios de internet también están siendo usados para incitar a los jóvenes a adorar o glorificar el estilo de vida violento.

“Diez o 15 años atrás cuando los jóvenes peleaban sólo las 10 personas alrededor lo veían, pero ahora todo el mundo tiene un teléfono para grabar y publicarlo”, dijo Stephanie Ueberall, directora de prevención de violencia de la Comisión Criminal de Ciudadanos de Nueva York (CCS).

Ueberall explicó cómo los videos de peleas se convierten en virales, ampliamente compartidos y vistos, e instigan sentimientos de “vergüenza y deshonra que impulsan la violencia”.

Directora de Prevencion de Violencia, Stephanie Ueberal.
La directora de Prevención de Violencia, Stephanie Ueberall, en su oficina. (Mariela Lombard / El Diario)

Aunque el NYPD no monitorea constantemente la actividad pandillera en las redes sociales; en los pasados 10 años, ha usado en varias oportunidades lo que individuos publican como evidencia de incriminación.

Kevin O’Connor, subcomisionado de asuntos comunitarios del NYPD, dijo en una entrevista con El Diario que la Uniformada cuenta con un equipo de 18 a 20 personas que investigan las redes sociales cuando hay una investigación abierta sobre un tiroteo, robo, homicidio, o fraude financiero.

El papel de los padres

La mayor inquietud de las autoridades es la forma que las bandas glorifican la violencia y el dinero para atraer a los jóvenes a la actividad criminal. “El peligro está cuando no hay ningún tipo de orientación de los padres, y eso es lo que me preocupa”, expresó O’Connor en la sede de la Policía.

El subcomisionado ha dado charlas a través de los cinco condados sobre cómo los padres deberían monitorear el uso de las redes sociales de sus hijos.

“Esto no es solo un asunto policiaco”, añadió el oficial quien le ha hablado a jóvenes de las escuelas superiores sobre cómo sus oportunidades de trabajo y empleo pueden ser amenazados por su presencia digital.

La Uniformada se ha enfocado en las pandillas por los pasados años, ya que según sus cifras, entre el 45 y el 50% de los tiroteos en la ciudad involucran a miembros de una pandilla ya sea la víctima o quien dispara.

Mientras que, el año pasado, la Policía realizó alrededor de 100 redadas, en lo que va de este año se han efectuado más de 40. En estos operativos se han decomisado 1,800 kilos de cocaína, 102 kilos de heroína, 5 kilos de fentanyl y 148 armas de fuegos.

 

Kevin O'Connor, subcomisionado de la unidad de pandillas de la NYPD.
Kevin O’Connor, subcomisionado de la Uniformada ha estado trabajando en asuntos de pandillas por 20 años. (Mariela Lombard / El Diario)

Apoyo a los jóvenes

Para combatir este tipo de actividad digital que incita la violencia, Stephanie Ueberall y su equipo de la CCS han creado un currículo para intervención y prevención en las redes sociales.

CSS determinó seis patrones de comportamiento peligrosos, el más leve son los  signos de pandillas en una fotos a patrones más incriminadores como una foto de una arma de fuego. Con cada nivel, diseñaron una respuesta que puede variar desde pedirle a un joven que borre la foto hasta el asegurarse que el individuo esté seguro.

Esta iniciativa de intervención se implementó en 18 lugares a través de la ciudad, incluyendo el programa “Release The Grip” de The Bronx Connects, el cual ayuda a jóvenes en alto riesgo de ser víctimas o perpetrador de violencia.

Michael Alvarado, supervisor del programa, dijo que el problema en El Bronx no es de pandillas grandes que hasta operan a nivel nacional, sino de bandas locales que “son todo sobre respeto” y quién puede causar más daño.

Alvarado es solidario con los jóvenes porque cuando él era joven estuvo involucrado en violencia. Criado en el sur de El Bronx por una madre soltera puertorriqueña, él acudió a las calles porque allí encontró la atención que no recibía en casa. Hoy en día los jóvenes encuentran esa afirmación en el internet.

“Cualquier tipo de apoyo emocional necesario que por alguna razón se carece en el hogar, se soluciona a través de las redes sociales aunque sea negativo”, explicó Alvarado.

Su organización ayuda a los jóvenes a lidiar con las emociones que están impulsando los actos violentos y les enseña las consecuencias que pueden tener, particularmente cómo el uso de la redes sociales es usado en muchas de las acusaciones que presenta el NYPD.

Consejos para los padres

Stephanie Ueberall recomienda que los padres, abuelos, o los guardianes legales establezcan reglas para los jóvenes, especialmente aquellos menores de 18 años. La experta indicó que un buen ejercicio para cualquier persona es mirar los “posts” que han publicado y analizar si aún representa quién eres.

Además, indicó que es importante conocer las plataformas que usan y monitorearlas.

Entre tanto, O’Connor expresó que la mejor forma de aprender de las plataformas, es pidiéndole a los mismos jóvenes que te enseñen cómo usan las redes sociales. “Pregúntale cómo toman una selfie y cómo la publican”, recomendó.

Una vez el padre tenga un mayor entendimiento de la plataforma, le puede dar consejo a sus hijos sobre qué deberían o no publicar, y cuáles son las consecuencias.

Si piensas que tu hijo o algún joven que conoce necesita ayuda, puedes llamar a Michael Alvarado al 646-732-2510.