Amnistía Internacional critica la represión del gobierno de Venezuela contra las protestas

La organización de derechos humanos dice que cientos están detenidos en forma irregular y que el uso de militares contra manifestarles "le echa gasolina al fuego"

Guía de Regalos

Amnistía Internacional critica la represión del gobierno de Venezuela contra las protestas
Un manifestante observa a la policía anti motines, que junto a efectivos de la Guardia Nacional ha sido utilizada contra manifestantes en Venezuela -JUAN BARRETO/AFP/Getty Images

La organización Amnesty International USA equiparó este viernes la represión aplicada por el gobierno venezolano contra manifestantes en ese país con “los peores momentos de los derechos humanos en las Américas”, señalando que además de 60 muertos y más de mil heridos, cientos de personas han sido injustamente encarceladas durante actos de protesta en las últimas semanas.

Erika Guevara-Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas, dijo que el gobierno venezolano ha utilizado las fuerzas armadas y los tribunales militares para confrontar una situación social y política que es cada vez más tensa y que, como consecuencia, está violando masivamente los derechos de sus ciudadanos y “empeorando la crisis”.

La organización señala que se trata de un “cambio aterrador” en tácticas de represión ante masivas protestas contra el gobierno, uno que en vez de calmar los ánimos, tiene el efecto contrario.

“Es como usar gasolina para combatir un fuego”, dijo Guevara-Rosas. “El nivel de violaciones a los derechos humanos y las acciones despiadadas de las autoridades venezolanas recuerdan los peores momentos de los derechos humanos en las Américas”.

La organización internacional de derechos humanos urgió al gobierno de Venezuela a suspender el uso de militares para reprimir protestas, investigar las violaciones a los derechos civiles reportadas en semanas recientes y garantizar que las protestas que son pacíficas pueden realizarse sin temor.

Amnistía Internacional ha recibido reportes directos de disparos contra civiles, el uso de gas lacrimógeno hacia el interior de viviendas y el temor generalizado en la población para deportar los abusos que se están registrando. Dieron como ejemplo la comunidad de La Isabelica, en el estado Carabobo, donde personas civiles no involucradas en protestas fueron también victima de este tipo de acciones.

“El calificar de terroristas a manifestantes y acusar a civiles con delitos que solo deben aplicarse a soldados, el gobierno de Nicolás Maduro está convirtiendo esta crisis en un conflicto violento”, dijo Guevara-Rosas. “El gobierno debería escuchar las quejas legítimas de los manifestantes y buscarles solución”.

La organización está dando la voz de alarma, sobre todo considerando la activación del “Plan Zamora” por parte del gobierno de Maduro, “un plan que al parecer coloca a fuerzas armadas al lado de fuerzas civiles de seguridad para enfrentar la situación”.

Amnistía Internacional reportó que se cree que más de 300 personas han sido referidas a cortes militares bajo cargos de rebelicón, terrorismo y traición a la patria, tratándolos en forma similiar a soldados en un conflicto armado.

El procurador general de Venezuela recientemente exigió el acceso a esos detenidos.

El pasado mes de abril, AI publicó un reporte describiendo el catálogo de acciones ilegales utilizadas por las autoridades venezolanas “para reprimir la libertad de expresión y detener a disidentes dentro del país.

Aquí puede leerse el reporte completo.