Fotos: El avión más grande jamás construido ya es una realidad

A largo plazo, el objetivo de Stratolaunch Systems es apoyar en misiones tripuladas para la NASA
Fotos: El avión más grande jamás construido ya es una realidad
Se espera que el avión vuele en la órbita baja de la Tierra, desde donde lanzará un cohete Pegasus XL al espacio.
Foto: AFP

Por fin hemos podido ver su aspecto completo y no ha decepcionado.

Se trata del Stratolaunch, el avión más grande que se ha llegado a construir jamás.

La aeronave fue presentada en un hangar del desierto del desierto de Mojave, en California.

Es el resultado de un proyecto desarrollado por la compañía Stratolaunch Systems, del multimillonario y cofundador de Microsoft Paul Allen.

Allen empezó el proyecto en 2011 junto al ingeniero Burt Rutan, quien también desarrolló la SpaceShipOne, de Virgin Galactic, el primer vehículo comercial que completó un vuelo suborbital en 2004.

El primer vuelo de demostración del Stratolaunch estaba programado para 2016, pero debido a problemas de diseño y potencia en los motores tuvieron que aplazarlo.

“Esto marca el fin de la fase inicial de construcción de la aeronave y el comienzo de la fase de pruebas en tierra, motores y taxeo (desplazamiento por pista) antes del primer vuelo”, dijo Jean Floyd, consejero delegado de la empresa, en un comunicado con motivo del inicio de la fase de pruebas.

El avión volvería a Tierra y aterrizaría en perfectas condiciones, pudiendo realizar una nueva misión.
El avión volvería a Tierra y aterrizaría en perfectas condiciones, pudiendo realizar una nueva misión. (STRATOLAUNCH)

¿Cómo luce?

La aeronave -que se diseñó para lanzar cohetes al espacio para, por ejemplo, poner satélites en órbita- cuenta con dos cabinas y un ala de 117 metros, más seis potentes motores como los del Boeing 747.

Su peso es de, aproximadamente, 227 toneladas sin carga, pero será capaz de moverse con un peso máximo de poco menos de 600 toneladas.

Mide 72 metros de punta a cola y su altura máxima es de 15 metros en la cola.

Para mover todo este peso, el Stratolaunch se apoya sobre 28 ruedas que lo ayudan a circular en pista.

Resulta particularmente llamativo que para su despegue necesitará al menos 3.6 kilómetros de pista, mientras que un avión comercial sólo necesita poco más de 2 kilómetros.

Una vez la aeronave esté en el aire, el plan consiste en subir hasta una altitud máxima de 10.6 kilómetros (35,000 pies), poner la carga en órbita y volver.

Algo similar a lo que hacen SpaceX y Blue Origin con sus cohetes reutilizables, la diferencia es que aquí se utilizará un avión de gigantes proporciones.

¿Por qué un avión en lugar de un cohete?

Según Allen, los cohetes que hasta el momento han utilizado empresas como SpaceX o Blue Origin resultan muy costosos.

Además, la cantidad de combustible requerida también es muy alta.

Durante las próximas semanas y meses, el avión comenzará con las pruebas pertinentes.
Durante las próximas semanas y meses, el avión comenzará con las pruebas pertinentes. (STRATOLAUNCH SYSTEM)

Con este tipo de lanzamientos con avión podría reducir los costos.

Otro aspecto que juega a favor del Stratolaunch es que, en comparación con los cohetes reutilizables, puede volver a usarse con un mantenimiento mínimo.

Ahorro

A largo plazo, el objetivo de Stratolaunch Systems es apoyar en misiones tripuladas para la NASA.

La empresa de Allen asegura que podrá cobrar hasta un 70% menos de lo que actualmente cobran los rusos por llevar astronautas estadounidenses al espacio.

Jean Floyd, también agregó en su comunicado que la compañía ha dado un paso histórico en su trabajo para alcanzar la visión que tuvo Allen: “Normalizar el acceso a la órbita baja de la Tierra”.

Si las pruebas de tierra y vuelo en el aeródromo de Mojave resultan satisfactorias, el avión comenzará sus misiones en 2019.

Stratolaunch ya tiene su primer cliente con Orbital ATK, quienes están contratando los servicios de la nueva compañía de Allen para enviar un cohetes con varios satélites pequeños durante 2020.
Stratolaunch ya tiene su primer cliente con Orbital ATK, quienes están contratando los servicios de la nueva compañía de Allen para enviar un cohetes con varios satélites pequeños durante 2020. (STRATOLAUNCH SYSTEM)