Tuiteos de Trump tras ataque en Londres amenazan su veda contra contra países musulmanes

El presidente, que sigue usando Twitter sin edición de sus portavoces, dio fuerza a los argumentos en contra de su veda de viajes. Abogados que lo demandan le dan las gracias
Sigue a El Diario NY en Facebook
Tuiteos de Trump tras ataque en Londres amenazan su veda contra contra países musulmanes
Los "tuiteos" del Presidente Trump le dan municiones a los abogados que atacan su veda a viajeros de países musulmanes

Tras el ataque terrorista en Londres este fin de semana, el Presidente Donald Trump usó su cuenta de Twitter para promover su veda contra viajeros de seis países musulmanes pero al hacerlo, señalaron expertos legales, reconoció “intención discriminatoria inconstitucional”.

Para complicar aún más las cosas, Trump también dio a entender que la segunda versión de la veda era solo eso, una versiónmás diluida y políticamente correcta” de la que prohibieron los tribunales y atacó directamente a su departamento de justicia por redactarla, a pesar de que el mismo la promulgó con su firma.

Esas declaraciones, señalaron, podrían ser tomadas en cuenta por la Corte Suprema de Estados Unidos al considerar la segunda veda, emitida en marzo después que los tribunales detuvieron la primera versión de la orden.

Al parecer, las declaraciones de Trump en diferentes “tweets” complican las cosas para su veda de varias maneras. Por ejemplo, reconoce que su intención real es vetar a musulmanes, lo que sería ilegal ya que la ley en Estados Unidos prohíbe la discriminación religiosa.

El caso es que Trump comenzó a empujar su veda a viajeros de seis países musulmanes este sábado cuando apenas se sabía que los atacantes eran musulmanes y no de qué país eran originarios.  Todo esto a pesar que sus abogados mantienen que la veda no se enfoca especialmente en una religión.

Ryan Goodman,  ex asesor del gobierno federal y profesor de la Escuela de Leyes de la Universidad de Nueva  York (antes de Harvard)  señaló que al invocar su veda el Presidente estaría confesando que la intención es prohibir la entrada de personas musulmanas, lo cual sería ilegal bajo la constitución estadounidense.

Además de esto, el presidente estaría condenando a la segunda veda al decir que se trata meramente de una versión de la primera, suspendida por los tribunales.

De hecho, juristas que representan al estado de Hawái declararon que el presidente estaba facilitando mucho su trabajo, e incluso prácticamente actuando como “uno de nuestros abogados”, bromeando que le cederían el tiempo para que él mismo presentara el caso contra su veda.

“Omar Jadwat y yo somos buenos abogados, pero estamos pensando cederle los 30 minutos ante la Corte para que presente el caso por nosotros”, bromeó por Twitter el letrado Neal Katyal.

El gobierno de Trump apeló el caso la pasada semana a la Suprema Corte de Justicia luego que el tribunal de apelaciones del cuarto circuito decidió mantener la suspensión de la veda utilizando un fuerte lenguaje contra la misma en el fallo legal.

El juez principal del Cuarto Circuito, anunciando la decisión de un panel de 13 jueces, dijo que la veda “destila intolerancia religiosa, animosidad y discriminación”.

Finalmente, el presidente Trump reafirmó que la veda…es una veda, a pesar de que su propio gobierno y portavoces habían negado que lo fuera, diciendo que se trataba simplemente de un control más acentuado de las personas que entran a Estados Unidos de determinadas regiones del mundo.

La Unión de Libertades Civiles Americanas ACLU, que ha encabezado las demandas contra las órdenes ejecutivas de Trump, contestó citando su “trino” diciendo “Nos satisface estar de acuerdo en que la veda es una veda”.