“Fraude electoral” ensombrece nuevamente a la democracia mexicana

Partidos políticos se acusan de compra de votos en los pasados comicios estatales
Sigue a El Diario NY en Facebook
“Fraude electoral” ensombrece nuevamente a la democracia mexicana
Se realizaron elecciones en cuatro estados mexicanos

MÉXICO.- Después de varias décadas de pelear por una democracia plena, México se enfrenta después de las elecciones del pasado 4 de junio a la misma resaca de siempre: la de no poder erradicar  las prácticas de fraude y la desconfianza en el sistema político electoral por parte de los mismos partidos que lo han diseñado.

Compra y coacción de voto a través de dinero en efectivo y tarjetas electrónicas, acarreo de electores  para sembrar sufragios, robo de urnas a punta de pistola e intervención del estado para favorecer a candidatos son algunas de las prácticas del coctel de acusaciones que ensombrecen los resultados.

Los señalamientos van y vienen en todas direcciones pero el principal acusador es Morena –encabezado por su líder Andrés Manuel López Obrador- que impugnará la elección y peleará voto por voto el Estado de México, donde los primeros resultados del Instituto electoral da ventaja el priista Alfredo Del Mazo frente a la morenista Delfina Gómez.

El PRI es virtualmente ganador en el Estado de México

“Las prácticas de fraude tienen peso cuando se trata de una elección muy cerrada”, advierte Jorge Romero, analista de la Universidad Autónoma Metropolitana.

En un cálculo muy particular sobre las actas de las casillas, Gómez y su gente creen que el Instituto Estatal Electoral (manipuldo por el PRI) sumó los votos nulos a su favor para favorecer a su candidato que se habría impuesto con tres puntos porcentuales -lo que significan 180,000 votos (60,000 por punto)- que se pueden revertir.

Exigencia similar se enfrenta en Coahuila, donde un cerrado 1.5% de diferencia a favor de Miguel Ángel Riquelme, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) deja inconforme al panista Guillermo Anaya y presuntamente hasta a Humberto Moreira, hermano del gobernador, quien al competir para una diputación por otro partido  sintió a todo el aparato del Estado actual en su contra, según un audio divulgado en redes sociales.

AMLO exige revisión “casilla por casilla” en elecciones del Edo de México

“Nos han robado, son unos hijos de la chingada… hagamos una alianza en contra del puto gobernador y sus secuaces”, dijo con el lenguaje soez que lo caracteriza sobre el “Frente por la dignidad” al que convocó Anaya de manera inédita en alianza con Morena para pelear por la elección.

En Coahuila se presentó uno de los casos más violentos de la elección cuando un grupo de hombres armados entró a una escuela primaria donde se había instalado una urna y despedazó todo a su paso entre gritos y empujones a los funcionarios de casilla a quienes les prohibieron mirar el rostro de los agresores, según testimonios divulgados en las redes sociales.

Otros escándalos de la jornada incluyeron la detención de dos camiones con supuestos “acarreados” del vecino Morelos al Estado de México y la detención con dinero en efectivo del chofer del líder morenista y funcionario público en la Ciudad de México Ricardo Monreal.

Los sinsabores que deja cada jornada electoral en este país tienen su raíz en a falta de voluntad política para procesar cada irregularidad, dijo a este diario Horacio Duarte. “Se limitan a contar las denuncias (en esta jornada la Fiscalía Especializada para Delitos Electorales contó 1247), pero no hacen un proceso de investigación correcto”.

Coahuila, Nayarit y Veracruz en la incertidumbre

Por ejemplo citó que cuando encuentran una bodega con objetos para comprar el voto (principalmente materiales para construcción y aparatos electrónicos) la Fepade permite que se lleven las cosas en lugar de cercar el área y resguardar el cuerpo del delito. “Mientras no se castiguen estas prácticas vamos a seguir hablando de fraude electoral”.