Kevin Durant mete el triple más grande de su carrera y Warriors prepara la barrida sobre Cleveland

KD y Curry le dieron el triunfo a Golden State 113-118 en un partido que se definió hasta el final con unos Cavs sin gas
Sigue a El Diario NY en Facebook
Kevin Durant mete el triple más grande de su carrera y Warriors prepara la barrida sobre Cleveland
Kevin Durant y Stephen Curry de Golden State Warriors celebran su triunfo ante Cleveland Cavaliers en el juego tres de las finales en la NBA.

LeBron James y Kyrie Irving se combinaron para cerca de 80 puntos con tremendas actuaciones y un esfuerzo titánico. Pero los ojos del mundo tienen en frente al mejor equipo que haya pisado la cancha en unos playoffs. De eso, cada vez quedan menos dudas.

Los Warriors de Golden State sólo necesitan que alguien les dé una escoba, una grande, porque este viernes, si no sucede algo extraordinario, habrá barrida en Cleveland y fiesta en la Bahía.

Kevin Durant encestó el triple más importante de su carrera faltando 45 segundos en el último periodo para darle ventaja a Golden State, la cual preservó el equipo de Steve Kerr para firmar un triunfo de 118-113 y ponerse arriba 3-0 en las Finales sobre los aún campeones Cavaliers de Cleveland.

James se quedó con el tanque vacío en los minutos finales. Lo había dado todo al trasladarse la serie a su casa.

Un triple de J.R. Smith faltando 3:09 minutos puso el marcador 113-107 a favor de Cleveland. Los Cavs ya no volverían a anotar.

 

 

Una fácil colada de Stephen Curry (26 puntos y 13 rebotes) y una canasta de Durant (31 puntos) acercaron al equipo que ha ganado 30 de sus anteriores 31 partidos. Luego vino el triple de “KD” aprovechando que James, ya casi sin piernas, no lo defendió con la energía que la ocasión requería.

Mientras los tiros fallados de Cleveland se acumulaban (0 de 8 en la racha final de los Warriors), Durant agregó dos tiros libres y Curry otros dos para sellar el triunfo luego que James perdió el balón en una esquina abajo por tres puntos y con sólo con 10 segundos por jugar.

James acabó con 39 puntos, 11 rebotes y 9 asistencias, pero sus encestes escasearon en el cuarto periodo. Irving trató de sacar a flote a los Cavaliers con una monstruosa segunda mitad, terminando el partido con 38 puntos, pero no alcanzó. Contra estos Warriors de antología nunca alcanza.

La ventaja tomada por los Cavaliers en el tercer periodo fue la primera que tuvieron en acciones más allá del primer periodo en cualquiera de los tres partidos.

Con el mejor jugador del mundo en la cancha y con la energía de sus aficionados, parecía posible que mantuvieran esa ventaja y pusieran caliente la serie. Eso es lo que todos quieren, incluyendo la NBA, los medios de comunicación y los fans. Pero no los Warriors.

Golden State fincó su 15º triunfo consecutivo de los playoffs en su arma favorita: el triple. Los californianos metieron 16 de 33 (48%), mientras que Cleveland terminó con 12 de 44 (27%).

Cleveland se repuso de un 1-3 en 2016. Hoy está 0-3, con un duro golpe anímico encima y con un inspirado Durant que hace 12 meses no estaba en las filas enemigas.