NYC podría volverse más sucia, maloliente y ruidosa por nueva ley

A partir de ahora no se pondrán citaciones criminales a quienes orinen en la calle, consuman alcohol en público o hagan ruido excesivo
NYC podría volverse más sucia, maloliente y ruidosa por nueva ley
El objetivo de la Ciudad con la ley es ahorrarse 100,000 casos judiciales.
Foto: Christopher Furlong / Getty Images

Tomar alcohol en la calle, escupir, orinar en público o exceder el límite de ruido empezaron a ser considerados violaciones menores el martes, al entrar en vigor la nueva política del Departamento de Policía (NYPD) que ahora no dará citaciones criminal para acudir a una corte judicial por estas acciones, sino que en vez pondrá multas civiles.

Pero ya la nueva política ha sido criticada por algunos neoyorquinos a quienes les preocupa que desmejore la calidad de vida en la ciudad, que podría volverse más sucia, maloliente y ruidosa que de costumbre por esta ley que lleva cocinándose cerca de un año, y que rompe por completo con la teoría de las ‘ventanas rotas’ que se implantó en la ciudad hace tres décadas, y que es una teoría de criminología cuyo principio básico es que cortando de raíz las transgresiones menores se evita una escalada del crimen.

No todo el mundo en el cuerpo policial recibió la noticia con una sonrisa. “Estas son las cosas que hacen complicado nuestro trabajo”, dijo un oficial al New York Post. “¿En serio vamos a despenalizar las cosas que hace la gente? Ahora simplemente harán lo que quieran. Antes se lo habrían pensado dos veces. Personas mayores y niños tendrán que subirse a un ascensor cada mañana y sufrir el olor de la orina, porque eso es lo que va a pasar”, concluyó.

El objetivo con la nueva política es reducir cerca de 100,000 citaciones criminales al año, lo que permitiría a las cortes resolver asuntos más complejos con mayor rapidez y evitar antecedentes penales a aquellos neoyorquinos que cometen violaciones menores. Además, los acusados de cometer estas faltas no tendrían que pedir permiso para faltar al trabajo para ir a juicio, ya que tendrían una citación civil, algo que se puede tramitar con mucha mayor flexibilidad.

De esta manera, quien cometa una infracción menor se enfrentará a la Oficina de Juicios y Audiencias Administrativas en lugar de a una corte criminal. Entre estas infracciones se encuentran: orinar o escupir en la calle, consumir alcohol en público, hacer demasiado ruido, tirar basura o dejar excrementos de una mascota en la acera, entre otros.

Pero hay algunas excepciones a la regla. Por ejemplo, aquellos criminales que estén en libertad condicional y cometan este tipo de faltas menores sí recibirán citaciones criminales. Lo mismo ocurrirá con las personas que hayan sido arrestadas dos veces. De igual manera, si un individuo recibe tres citaciones civiles y las ignora, será enviado a una corte criminal.