Conoce cuáles son los países más y menos innovadores de Latinoamérica

No todos los países son óptimos a la hora de innovar. La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual lo analiza cada año en su índice mundial

Guía de Regalos

Conoce cuáles son los países más y menos innovadores de Latinoamérica
Chile es el país de América Latina que más destaca en innovación, según el último índice mundial del OMPI.

En lo que respecta a innovación, América Latina no ha cambiado mucho en los últimos años.

Al menos así lo refleja el recién publicado Índice Mundial de Innovación 2017, elaborado conjuntamente por la Universidad Cornell /EEUU), la escuela de negocios INSEAD y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Ninguno de los países de la región figura entre los 25 primeros del mundo en dicho informe… Ni entre los 45.

El puesto más alto de la clasificación mundial lo ocupa Chile (el 46), seguido de Costa Rica (53) y México (58).

La lista evalúa cada año la situación de 130 economías, teniendo en cuenta una docena de parámetros, desde el gasto en educación hasta los niveles de inversión en desarrollo.

“Medimos la innovación con base en las instituciones, el capital humano y la investigación, las infraestructuras, las relaciones, la creación de conocimiento y la creatividad”, le dice a BBC Mundo Francis Gurry, director general de la OMPI.

Por séptimo año consecutivo, Suiza vuelve a encabezar la clasificación mundial. Le siguen Suecia, Países Bajos, Estados Unidos, Reino Unido, Dinamarca, Singapur y Finlandia.

CLASIFICACIÓN DE PAÍSES MÁS INNOVADORES DEL MUNDO
1. Suiza 14. Japón
2. Suecia 15. Francia
3. Países Bajos 16. Hong Kong
4. Estados Unidos 17. Israel
5. Reino Unido 18. Canadá
6. Dinamarca 19. Noruega
7. Singapur 20. Austria
8. Finlandia 21. Nueva Zelanda
9. Alemania 22. China
10. Irlanda 23. Australia
11. Corea del Sur 24. República Checa
12. Luxemburgo 25. Estonia
13. Islandia 26. Malta

Y eso refleja, según la OMPI, un “brecha en materia de innovación”.

“Desfase” y oportunidades

“Hay un desfase en la capacidad innovadora entre países desarrollados y países en desarrollo”, se lee en el informe. “Y se observa que es mediocre el índice de progresión en actividades de investigación y desarrollo, tanto a nivel estatal como de las empresas”.

Frances sostiene que la innovación “es el motor del crecimiento” y hace un llamamiento a la necesidad de hacer más inversiones en este campo “para promover la creatividad humana y el rendimiento económico”.

“Los esfuerzos para cerrar la brecha que existe en materia de innovación deben centrarse, ante todo, en ayudar a las economías emergentes a comprender en dónde residen sus puntos fuertes y flacos y en crear políticas y parámetros adecuados”, dice Soumittra Dutta, decano de la escuela de negocios de la Universidad Cornell.

En ese sentido, hay países de América Latina que han mejorado pero no logran obtener un puesto destacado.

Y ayudar a comprender en qué fallan, sin duda, puede llegar a ser crucial.

Gurry dice que algunas “áreas de oportunidad” en Latinoamérica son la inversión en investigación y desarrollo pero sobre todo la educación, “especialmente sus graduados en ciencia e ingeniería”.

“Habilitar entornos en los que se promueva la creatividad también es esencial y eso no se está abordando particularmente bien en la región”, explica el especialista.

Además, Gurry dice que deben ser capaces de mejorar la “conversión de sus recursos y esfuerzos en resultados productivos”, por encima de todo, en creación de conocimiento.

Los puntos fuertes

Pero no todo son malas noticias.

“Los puntajes para las economías de países de América Latina y el Caribe se incrementaron un promedio de un 2% con respecto al año pasado”, explica Gurry.

El abogado australiano, que dirige el OMPI desde hace seis años, asegura que Chile, México y Brasil y algunos otros países en la región son “actores de innovación importantes”.

En ese sentido, México destaca por su infraestructura y la “sofisticación de su mercado financiero”, y es también es “un contribuyente activo a cadenas de valor mundiales, incluyendo sectores de alta tecnología”.

Chile, por su parte, es particularmente fuerte en instituciones y en su sector empresarial. “Es el quinto del mundo en matriculación en enseñanza superior y eso muestra su fortaleza en áreas como crédito y densidad empresarial”, dice el experto.

Según Gurry, las economías de la región “han hecho un progreso significativo en varias áreas cruciales “.

“Chile, por ejemplo, ha mejorado en aplicaciones de patentes y en publicaciones científicas”.

Sin embargo, el informe enfatiza la “oportunidad de mejorar” de los países latinoamericanos, recuerda el directivo.

“Hemos observado que, en términos generales, muchas de las economías de la región se desempeñan mucho mejor en aportes en innovación que en resultados”.

Gurry destaca que “aprovechar los recursos existentes y las inversiones para producir más innovación no es tarea fácil”.

Además, señala “la región se ha enfrentado a importantes retos económicos en el último año” .