Cierran fundación caritativa que se embolsicaba las donaciones

La organización supuestamente ayudaba a personas que padecen cáncer de mama
Cierran fundación caritativa que se embolsicaba las donaciones
La falsa fundación recolectaba fondos para supuestamente ayudar a las personas que padecen cáncer de mama.

NUEVA YORK.- Una  organización que supuestamente promovía acciones de solidaridad para recaudar fondos y ayudar a las personas sobrevivientes de cáncer de mama, pero en realidad, el dinero iba a parar a los bolsillos de su fundador, deberá devolver miles de dólares y cerrar sus operaciones a nivel nacional.

La Fundación de Sobrevivientes de Cáncer de Mama, Inc. (BCSF), y su presidente y Fundador, el doctor Yulius Poplyansky fueron acusados de engañar a los donantes, fueron procesados tras una investigación impulsada por la Fiscalía General de Nueva York.

Schneiderman aseguró su compromiso de usar el poder de la fiscalía general para detener a aquellos que se aprovechan de la generosidad de las personas para hacer dinero rápido.

El fiscal general Eric T. Schneiderman anunció el fin de semana un acuerdo con la fundación y el doctor, mediante el cual deberán devolver unos $ 350,000. Durante años, BCSF y sus recaudadores de fondos pintaron la imagen de una organización que estaba prestando servicios médicos a los pacientes con cáncer de mama y aquellos en riesgo de cáncer de mama.

En su lugar, según la investigación, BCSF fue una organización benéfica creada y dirigida por su principal recaudador de fondos externo, Mark Gelvan, para llenar los bolsillos de Gelvan, sus compañías y sus socios de negocios, quienes se quedaron con 92 centavos de cada dólar donado a la fundación.

“Hay pocas cosas más irritantes que alguien pretendiendo ayudar a los pacientes con cáncer, cuando realmente lo que hacen es llenar sus propios bolsillos. Eso es exactamente lo que hicieron los que están detrás de la Fundación de Sobrevivientes de Cáncer de Mama – sacar millones de ganancias para sí mismos y enviar menos de cuatro centavos de cada dólar recaudado a clínicas médicas”, dijo Schneiderman.

Según el fiscal general, la operación Bottomfeeder, que fue la encarga de descubrir el fraude, demostró, cómo estas entidades caritativas fraudulentas suelen explotar las causas populares para enriquecer recaudadores profesionales de fondos.

Como parte del acuerdo, BCSF cerrará sus operaciones a nivel nacional y pagará $350,000, que serán dirigidos a organizaciones legítimas que luchan contra el cáncer de mama.

BCSF fue fundada en 2010 y comenzó a solicitar donaciones en Nueva York poco después. Para 2014, la BCSF estaba recaudando en promedio $3 millones por año a nivel nacional a través de sus campañas de tele mercadeo y correo directo.