Cuando las promociones de compra terminan saliendo caras

Si tiene intereses diferidos por un periodo de tiempo, sepa todos los detalles
Sigue a El Diario NY en Facebook
Cuando las promociones de compra terminan saliendo caras
Las tarjetas con intereses deferidos pueden presentar malas sorpresas./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Walmart ha eliminado recientemente una de las promociones que ha usado en sus tarjetas de crédito, los intereses diferidos, para pasar a una política de tasas de interés introductoria al 0%. Ahora la Oficina de Protección al Consumidor Financiero (CFPB) ha mandado cartas a grandes cadenas que emiten tarjetas de crédito para indicarles que el ejemplo a seguir es el que ha marcado Walmart.

¿Por qué?  Porque esta agencia quiere evitar sustos a los consumidores, que las promociones de compra sean transparentes y no terminen costando dinero.

El interés diferido es una promoción que usan muchos comerciantes que tienen tarjetas para animar a su uso cuando se hace una compra grande y así mantener la línea de crédito y la fidelización del cliente. Suele llegar con un descuento adicional de la compra del día que se solicita. Este interés diferido consiste en no cobrar intereses durante el periodo de tiempo en el que está en marcha la promoción, en muchos casos seis o 12 meses. Pero la CFPB cree que no hay la suficiente transparencia para avisar al usuario de que cuando el periodo promocional acaba, si no se ha pagado el balance al completo, los intereses de esos meses se acumulan y se cobran. Aunque solo falten de pagar 25 centavos, si hay un balance, los consumidores deberán pagar los intreses totales desde la fecha de compra en la cantidad de la compra inicial.

Es algo que puede salir muy caro porque, además, las tasas de estas tarjetas de fidelización de tiendas son algo más elevadas que las generalistas y algunas pueden rondar el 25%.

Adicionalmente, no todas las compras durante los meses de promoción están necesariamente incluídas en esa política de diferir intereses en algunas tarjetas y hay veces que hay que preguntar cuáles están y cuáles no están para evitar más sorpresas aún.

En suma, aunque apenas se deban dólares, los consumidores terminan pagando mucho más que cuando hicieron la compra porque han de pagar retroactivamente los intereses que se han ido acumulando.

Lo que sugiere el CFPB es que se apliquen en esas tarjetas las tasas del 0% y que no haya intereses del pasado que se acumulen a ningún cliente. Si alguien no ha podido pagar en el tiempo que duraba la promoción, debe pagar lo estipulado en el APR (tasa de interés anual) de la tarjeta pero a partir del primer mes de no pagar y sobre el balance que aún se debe.

Este tipo de promoción, la que Walmart acaba de adoptar y el CFPB de pedir, es mucho más transparente y no da malas sorpresas.

En el caso de que los comerciantes decidan mantener los intereses diferidos es importante que, como consumidor tenga en cuenta y pregunte antes de aceptar una tarjeta:

  • Si hay intereses deferidos y cuántas compras incluyen.
  • El plazo del periodo de gracia en el que no se abonan estos intereses. Según esta agencia estatal algunas empresas varían el periodo dependiendo del monto de lo comprado.
  • Las tasas de interés después de que acabe la promoción.
  • El pago que ha de hacerse mensualmente para poder llegar al fin de la promoción sin deber nada. Hay ocasiones en el que solo hacer el pago mínimo no elimina el balance de la deuda en el plazo de promoción.