Su abuela le regaló $1.000 dólares y hoy es un adolescente millonario gracias a Bitcoin

Erik Finman descubrió que hacer inversiones era lo suyo y no precisamente ir a la escuela, instinto que lo llevó a convertirse en empresario a temprana edad

Guía de Regalos

Su abuela le regaló $1.000 dólares y hoy es un adolescente millonario gracias a Bitcoin
A sus 18 años, Erik ha logrado amasar una fortuna superior al millón de dólares, gracias a los bitcoins.

En 2011, Erik Finman recibió de parte de su abuela como regalo de cumpleaños número 12 $1.000 dólares, dinero que para un niño de esa edad pudo haber sido gastado en golosinas y juguetes; sin embargo, el prefirió invertirlo en algo que seis años después lo ha convertido en un joven millonario.

A pesar de la negativa de sus padres, Erik decidió invertirlo en Bitcoin, la famosa empresa de monedas virtuales, y en aquel tiempo, cada una tenía un valor de $12 dólares, por lo que pudo adquirir cerca de 403 bitcoins, sin jamás imaginarse que hoy en día, cada una de estas monedas de dinero electrónico equivalen a $2.700 dólares. Así que esos 403 bitcoins, en el año 2017, equivalen a $1,09 millones de dólares.

Este hecho le ha cambiado radicalmente la vida a este joven originario de un pequeño pueblo de Idaho, en Estados Unidos, ya que según sus palabras, no tuvo una infancia fácil, pues nunca le gustó la escuela y sus padres le obligaban a ir, por lo que cuando cumplió 15 años, hizo una apuesta con ellos de que si a los 18 se convertía en millonario, no le obligarían a ir a la universidad. Y esto se cumplió.

“La escuela secundaria era de muy baja calidad. Tenía a estos maestros que eran todos negativos. Uno de ellos me dijo que dejara la escuela y trabajara en McDonald’s porque eso era todo lo que podría hacer por el resto de mi vida. Supongo que hice la parte de dejar mis estudios”, indicó Finman.

En 2013, El chico vendió sus primeros activos en Bitcoin por un valor de $1.200 dólares por cada una de estas monedas, así que sus $1.000 dólares invertidos se convirtieron en $100.000 dólares.

Con este dinero, Erik decidió convertirse en empresario, al fundar una compañía que se dedica a la educación online llamada Botangle, y el resto del dinero lo invirtió en mudarse a Silicon Valley y viajar.

Justamente, en uno de sus viajes, Colombia fue su destino, en donde vivió una experiencia que lo ha llevado a idear lo que será su próximo negocio.

“Me gustó mucho Colombia” dijo. “Fue divertido, pero un poco sospechoso. Pasaron algunas cosas interesantes. Me mantuvieron a punta de pistola allí, que es bastante escalofriante, pero tengo este botón de emergencia que he programado en Android que te pone en altavoz pero apaga el audio y automáticamente marca un número de emergencia local. Quizá lo convierta en una app”, agregó. “Es muy útil”, explicó.

En 2015, Fitman vendió su empresa, la cual en ese momento ya contaba con 20 empleados y 100 alumnos, por unos 300 bitcons.

Ahora, el joven está concentrado en algunas inversiones realizadas con las criptomonedas y además, se ha involucrado en un proyecto con la NASA, para lanzar un cohete al espacio, mediante ELaNa.

“La forma en que el sistema educativo está estructurado ahora, no lo recomendaría. No funciona para nadie. Yo recomendaría el Internet, que es todo gratis. Puedes aprender un millón de veces más de YouTube o Wikipedia”, explica este chico.