Todas las victorias Porsche en la historia del automovilismo

Todas las victorias Porsche en la historia del automovilismo es el recuento de los triunfos que ha logrado la división de competencia de la marca alemana. Desde la Carrera Panamericana en México hasta las 24 Horas de Le Mans en…

Todas las victorias Porsche en la historia del automovilismo es el recuento de los triunfos que ha logrado la división de competencia de la marca alemana.

Desde la Carrera Panamericana en México hasta las 24 Horas de Le Mans en Francia, pasando por  la Fórmula 1, los Campeonatos Mundiales de Rally, de Monntaña, Indycar, Can-Am, Dakar, Montecarlo, Talladega, Porsche ha participado en las competiciones automovilísticas más importantes del planeta y ha ganado en todas.

Una historia gloriosa forjada con pilotos y equipos de leyenda; y con la tecnología, espíritu y pasión de Porsche, que lleva la competición en sus genes.

Las carreras son el mejor escenario para evolucionar técnicamente y el banco de pruebas más duro para poner al límite a hombres y máquinas.

Porsche ha competido de forma oficial en todo tipo de campeonatos y puede presumir de una sala de trofeos única. Pero el espíritu de competir de la marca no acaba ahí, porque también fabrica y vende coches de competición “carreras-cliente” para que aficionados de todo el mundo puedan competir con un Porsche.

A través de Porsche Motorsport se da servicio a más de mil equipos cliente en todo el mundo, que cuentan con un vehículo y con un material extremadamente competitivo y capaz de ganar en todas las disciplinas del automovilismo.

Cada semana, más de 500 Porsche de equipos cliente corren en los cinco continentes y en todo tipo de competiciones; y eso, al igual que vencer en las 24 Horas de Le Mans, como ocurrió hace una semana por 19na. ocasión.

Continúa leyendo para conocer todos los detalles de ..

Todas las victorias Porsche en la historia del automovilismo

14 campeonatos mundiales de resistencia

De entre todas las disciplinas, las carreras de resistencia y GT´s son en las que Porsche más ha competido a lo largo de su historia, forjando un palmarés que se extiende hacia el horizonte sin avistar el final.

El espíritu de este tipo de carreras, la fiabilidad que se exige en ellas, la mayor transferencia de tecnología a los autos de calle y la posibilidad de competir en la categoría GT con modelos de calle modificados, son algunas de las claves de esta historia de amor con la resistencia.

La lista de victorias absolutas y de categoría en campeonatos mundiales, continentales y nacionales, con todo tipo de deportivos, GT o prototipos, es interminable.

De 1962 a 1967, Porsche consiguió los seis campeonatos del mundo de constructores hasta 2.0 litros. Este éxito animó a la marca a subir el listón y a luchar por el certamen absoluto.

Con autos más grandes y potentes como los 908 de ocho cilindros, los 917 de 12 cilindros, los 956/962C con motor turbo o el actual prototipo híbrido 919 Hybrid, Porsche se ha adjudicado 14 veces la máxima categoría de resistencia en el mundo en los diferentes formatos que ha habido a lo largo de los años.

Lo ha hecho en diferentes etapas: de 1969 a 1971, del ‘76 al ‘79, del ‘82 al ‘86, en 2015 y en 2016. A esto hay que sumar incontables victorias de clase dentro de los GT, cuya máxima categoría se ha conquistado en 120 ocasiones, con autos como los 911 RSR, 935 o 911 GT2.

19 victorias en las 24 Horas de Le Mans

Aunque las 24 Horas de Le Mans han formado parte en muchas ocasiones de los mundiales de marcas, de sport prototipos o de resistencia -como en la actualidad, que está encuadrada dentro del WEC- esta carrera tiene una dimensión propia, por su historia, dificultad y reconocimiento mundial.

Dentro del automovilismo, es el máximo desafío técnico al que se puede enfrentar un fabricante y una sola victoria ya es motivo de orgullo.

Esto nos puede hacer entender lo que sintió el equipo Porsche de LMP1 cuando venció en Le Mans el pasado 18 de junio por 19na. vez. Como siempre, no faltaron la épica y el sufrimiento de perder un coche y de tener al ganador más de una hora en en los pits para hacer reparaciones al auto.

Y es que las victorias en Le Mans siempre fueron difíciles. Los aficionados recuerdan el primer triunfo absoluto de la marca en 1970, con el icónico 917K, que en la siguiente edición batió todos los récords.

Y qué decir, por ejemplo, de las victorias de 1976 con el Porsche 936 de motor turbo. O la de 1982, la primera de las cuatro consecutivas que sumó el legendario Porsche 956.

El 962C también marcó una época y logró tres triunfos en 1986, 1987 y 1994. Como el 936, que cruzó la meta en primera posición en 1976, 1977 y 1981.

El 911 GT1 (1998) y WSC Spyder (1996 y 1997) son otros de los ganadores en el Circuito de la Sarthe. La última de estas victorias no se olvidará fácilmente: llegó tras luchar contra enormes contratiempos y es la tercera consecutiva del Porsche 919 Hybrid.

Campeón del Mundo de Fórmula 1 en tres ocasiones

En 1961, Porsche participó por primera vez en la Fórmula 1, con los Porsche 718/2 de Fórmula 2 adaptados para la nueva categoría. Con estos pequeños y eficaces monoplazas se consiguió acabar en el tercer puesto del Campeonato del Mundo de Constructores ese año.

En 1962, ya con el Porsche 804 de ocho cilindros, Dan Gurney vencía en el Gran Premio de Francia, en Rouen, primer triunfo de la marca en la Fórmula 1.

Pero Porsche cuenta en su haber con más éxitos en la F1. De hecho, ostenta dos campeonatos de constructores (1984 y 1985) y otros tres de pilotos (1984, 1985 y 1986), con 22 victorias en total, como motorista del equipo McLaren.

El motor V6 TAG/Porsche de 1,5 litros de cilindrada marcó una época en la Fórmula 1. Era capaz de producir más de 650 caballos de fuerza en carrera y más de 800 en calificación.

Victoria en Fórmula CART

El mundo de la Indycar nunca ha sido un terreno fácil para las marcas de fuera de Estados Unidos. Porsche aceptó este reto a finales de los años ‘80 , en la entonces llamada Fórmula CART. Tras varias poles y podios, el piloto italiano Teo Fabi conseguía, en 1989, la victoria en el circuito Mid-Ohio, a bordo del monoplaza Porsche 2708 con motor V8 de 2.6 litros y 750 caballos de fuerza.

Porsche vencía así en la máxima categoría de monoplazas de Norteamérica, sumando un nuevo campeonato a su extensa lista de triunfos.

Cuatro victorias en el Rallye Montecarlo

La historia del Porsche 911 en competición está tan ligada a los circuitos como a los tramos de rally.

Durante los años 60, 70 y 80, muchos equipos privados ganaron innumerables rallyes, campeonatos nacionales e internacionales a bordo de un Porsche 911.

Y hoy siguen ganando, como demuestra el hecho de que en cinco de los últimos ocho años un Porsche 911 GT3 ha sido el coche ganador del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto. Juan Fernández y Pedro Fábregas fueron los primeros que ganaron un Campeonato de España de Rallys con un Porsche, el 904 GTS, en 1964. En 1969, 1970 y 1980 el Porsche 911 también conquistó los rallys españoles.

Pero si hay un rally mítico que te hace entrar en la historia, ese es el Montecarlo. Y Porsche también ha forjado su leyenda en estos complicados tramos.

El 911 venció en las ediciones de 1968 (con Vic Elford al volante), 1969 y 1970 (con Björn Waldegard). En esa última temporada también se conquistó el Campeonato Internacional de Marcas.

La última victoria absoluta de Porsche en el Rallye Montecarlo sucedió en 1978, cuando Jean-Pierre Nicolas sumaba un nuevo triunfo al palmarés del Porsche 911 en un rallye repleto de nieve.

Doble triunfo en el Dakar

En los años 80, Porsche competía al máximo nivel en resistencia y diseñaba motores para la Fórmula 1. Pero no era suficiente y la marca quiso demostrar sus avances en la tecnología de tracción total en la carrera más dura posible, el París-Dakar.

Siguiendo su filosofía de siempre, para Porsche el Dakar era un laboratorio perfecto para desarrollar la tracción a las cuatro ruedas y poner a prueba diferentes sistemas en condiciones extremas.

En 1984 compitió en África con el Porsche 953, una evolución del 911 SC 3.0, con tracción total. Con René Metge al volante dominó el que sería recordado como el raid más duro de la historia.

Metge daría una nueva victoria a Porsche en el Dakar de 1986, pero ya con el mítico Porsche 959, el superdeportivo que maravilló al mundo con motor turbo y un innovador sistema de tracción total de reparto variable.

Ese coche era tan maravilloso que unos meses después, y con las necesarias modificaciones, ¡ganaba su categoría en las 24 Horas de Le Mans!, rebautizado como Porsche 961 y también con Metge al volante.

40 Campeonatos de Europa de Montaña

Porsche también ha brillado en circuitos y rallys y, por supuesto, en carreras de montaña, que podrían considerarse una mezcla de ambos por sus necesidades técnicas.

En la lista de campeones de cualquier certamen de montaña, sea nacional o internacional, siempre aparecerá la Porsche en un lugar destacado.

En el mítico Campeonato de Europa de Montaña, organizado desde 1957, Porsche ha ganado como constructor oficial y también a través de equipos cliente, sumando entre todos hasta 40 campeonatos en distintas categorías de prototipos, GT y turismos.

Pilotos y coches de leyenda han dominado en la Montaña europea, desde el Porsche RSK de Wolfgang von Trips, ganador del título de 1958, al Porsche 908 del español Juan Fernández, campeón de prototipos de 1973, pasando por todo tipo de deportivos de calle, desde el 356 al 930 Turbo o los GT 934 y 935, que ganaron en sus respectivas categorías contribuyendo a alimentar el palmarés de Porsche.

11 victorias en la Targa Florio

Otra prueba mítica, que aunque no ha llegado hasta nuestros días, es recordada como una de las carreras más peligrosas y difíciles de la historia. La Targa Florio se disputaba en un circuito de más de 70 kilómetros y más de 800 curvas, hecho a base de estrechas carreteras de montaña cerradas al tráfico, en Sicilia.

Desde el año 1955 formó parte del Campeonato del Mundo de Marcas, conservándose como la última gran carrera en carretera abierta de la época en Europa.

Porsche empezó a competir desde el inicio en la Targa Florio, ganando por primera vez en 1956, con un Porsche 550 pilotado por Maglioli/Von Hanstein.

La histórica ligereza y agilidad de los Porsche en este estrecho circuito, frente a coches más potentes y grandes, permitiría alcanzar el récord de 11 victorias en 1973.

Incluso una variante del Porsche 911 sigue llamándose “Targa” hoy en día, como homenaje a esta prueba. En 1974, la Targa Florio dejó de ser una prueba puntuable para el Campeonato del Mundo.

Entre los Porsche exitosos en esta carrera destacan el 718 y el 908. Con uno de estos últimos, Jo Siffert y Brian Redman conseguían una victoria mítica en 1970, luchando contra el poderoso Ferrari 512 de Nino Vacarella.

Al final, Porsche se llevaba un doblete en esa edición, con Leo Kinnunen, que marcó el récord de 33 minutos y 36 segundos en la última de las 11 vueltas al circuito, tras más de seis horas de carrera.

Victoria en la Carrera Panamericana

Para carreras épicas, la Carrera Panamericana, que recorría el tramo mexicano recién construido de la carretera que atraviesa el continente. Organizada como reclamo turístico entre 1950 y 1954, esta carrera cruzaba México a lo largo de 3.000 kilómetros, con zonas de gran velocidad y altitudes que superaban los 2.000 metros.

La Panamericana se hizo muy famosa y grandes marcas como Ferrari, Mercedes-Benz o Lancia participaban de forma oficial.

Porsche comenzó compitiendo en la categoría de deportivos de menos de 1.6 litros. En 1953, ya dominó esta clase con mano de hierro: José Herrarte vencía con un 550 Spyder y dos Porsche 356 finalizaban en segundo y tercer puesto.

En 1954, Porsche llevaba a su piloto Hans Herrmann para asegurar un buen resultado, y quedaba tercero absoluto con un Porsche 550 Spyder, además de ganar en su categoría. Para conmemorarlo, se decidió nombrar “Carrera” a algunos deportivos de la marca, una denominación que ha llegado hasta nuestros días.

Categoría Can-Am

Porsche compitió en la categoría Can-Am (Canadian-American Challenge Cup) con uno de los autos más potentes de la historia: un brutal 917 que, en esa configuración, (917/10 y 917/30KL) superaba los 1.580 CV de potencia en calificación.

Inscritos por el equipo Penske, los 917 ganaron el certamen en 1972, con George Follmer al volante, y en 1973, con Mark Donohue como piloto. En esa última temporada se venció en las ocho carreras del campeonato, siendo la primera vez que se conseguía algo así.