¿Quieres conservar tu memoria? Tener sexo es la solución

Un estudio llevado a cabo por dos universidades del Reino Unido descubrió que los adultos mayores que tienen intimidad con mayor frecuencia no padecen de este problema
¿Quieres conservar tu memoria? Tener sexo es la solución
Tener sexo frecuente ayuda a los adultos mayores a mejorar su memoria.

Seguramente te ha pasado por la mente que lo mejor que te podría pasar es que los años no te alcanzaran para así poder ser joven por siempre. Lamentablemente, debemos seguir un ciclo que tiene un principio y un fin.

Hay quienes temen llegar a la vejez, ya que muchos consideran que no podrán ser independientes y además, múltiples problemas físicos sufrirán, entre ellos y uno de los más comunes la pérdida de memoria.

Sin embargo, un estudio realizado por las universidad Coventry y Oxford en el Reino Unido encontraron que hay una herramienta muy poderosa que te ayudará a mantener una cabeza lúcida a los 65, 70 u 80 años.

Según la investigación, el tener actividad sexual frecuente con la pareja ayuda a mejorar la función cerebral entre los adultos mayores.

En el estudio participaron cerca de 73 personas de entre 50 y 83 años de edad, quienes respondieron un cuestionario respecto a sus hábitos sexuales y fueron sometidos a una prueba de memoria. Los resultados arrojaron que aquellos que tienen sexo frecuentemente, tienen una mejor fluidez verbal y respondieron mejor a las pruebas visuoespaciales.

El estudio siguió a una investigación previa a partir de 2016 que ya mostró que los adultos mayores sexualmente activos tenían mejores resultados en las pruebas cognitivas. Pero la intención de la investigadora líder, la Dra. Hayley Wright y sus colegas, era profundizar en este fenómeno y observar la frecuencia de la actividad sexual en particular.

El siguiente paso es granular la investigación aún más y examinar cómo los elementos biológicos como la dopamina y la oxitocina podría estar influyendo en la relación entre la actividad sexual y la función cerebral para dar una explicación más completa de sus hallazgos.

“Cada vez que hacemos otra investigación, estamos un poco más cerca de entender por qué esta asociación existe en absoluto, cuáles son los mecanismos subyacentes y si existe una relación de causa y efecto entre la actividad sexual y la función cognitiva en las personas mayores”, dijo la doctora Hayely Wright, quien encabeza el estudio, en un comunicado de prensa.

“A la gente no le gusta pensar que las personas mayores tienen relaciones sexuales, pero debemos desafiar esta concepción a nivel social y ver qué impacto tiene la actividad sexual en los mayores de 50 años, más allá de los efectos conocidos sobre la salud sexual y el bienestar general”, agregó.