En seguros de salud, el tamaño de la empresa es clave

Los trabajadores de pequeñas empresas y bajos sueldos tienen peor acceso a una cobertura asequible
Sigue a El Diario NY en Facebook
En seguros de salud, el tamaño de la empresa es clave
Las pequeñas empresas son crean mucho empleo pero no todas ofrecen cobertura médica. /Shutterstock
Foto: Shutterstock

Las pequeñas y medianas empresas son, junto con una fuerte clase media, la espina dorsal de una economía saneada en cualquier país. A la hora de pensar en la salud y en la cobertura de seguro, este pilar muestra muchas debilidades en EEUU. Según los datos de la oficina de estadística laboral, BLS, quienes trabajan para empresas grandes y tienen un buen cheque no solo tienen seguro médico asegurado con su contrato sino que este suele ser más barato para el trabajador.

Los datos apuntan a que el 57% de todas las empresas privadas ofrecen seguro médico a, al menos, un empleado, algo que contempla el Obamacare para distintos tipos de empresa. Pero la mitad de las compañías con menos de 50 empleados, es decir el 96% del mapa empresarial y en las que trabaja el 44% de quienes tienen un empleo, ofrecían el año pasado seguro médico. El Obamacare no obliga. Por contra, el 97% de las entidades que tienen más de 500 empleados (el 17% de los trabajadores del país) ofrecen seguro.

En general, quienes trabajan para empresas pequeñas suelen ganar sueldos más bajos y tienen menos opciones de tener un plan de seguro médico por parte de su empleador cuando lo tienen. Los datos que maneja el BLS apuntan a que solo el 22% de las personas que están en el 10% más bajo de salario tienen acceso a un plan de empresa. Al otro lado del espectro, el 93% que están en el top de los salarios lo tienen.

Y algunos trabajadores no siempre aceptan la oferta que se les hace desde su empresa de acceder a este plan.

¿Quiénes suelen rechazarlos? De nuevo los que menos ganan porque normalmente estos trabajadores pagan un mayor porcentaje de las primas que los que se llevan mejores cheques. El año pasado, y como media pagaban alrededor del 25% del costo del plan mientras que quienes estaban más cómodos salarialmente en una empresa más grande suelen desembolsar de su propio bolsillo el 19% de planes más baratos. El empleador cubre el 81% restante en sus casos. Cuando se trata de seguros familiares los que menos tienen pagan más y por eso es posible que el plan de la empresa les salga tan caro que les compense buscar la cobertura por otro lado.

Todo ello ocurre en un momento en el que los costos médicos son un serio dolor de cabeza para las familias y en Washington se debate el futuro de Obamacare. Según el bureau de crédito TransUnion en los últimos años ha crecido progresivamente el número de personas que no han pagado el balance completo de una factura hospitalaria de $500 o menos. El año pasado el 68% no pudo hacerlo y en 2014 este porcentaje era del 49%. El problema es que hay mayores deducibles, copagos y responsabilidad por los costos del seguro para el titular de este que en el pasado.

Y son unas responsabilidades que llegan cuando el 49% de los americanos viven estirando lo que ganan hasta que les llega el siguiente día de cobro. De cheque en cheque, según una encuesta de Gobanking. En ese caso, el plan de la empresa puede ser un lujo.