Casi matan a indocumentado con múltiples disparos en su cara

El hombre no tuvo miedo de reportar el crimen a las autoridades a pesar de su estatus migratorio
Casi matan a indocumentado con múltiples disparos en su cara
El mexicano podría aplicar para una Visa U para víctimas de crímenes.

Una pareja estadounidense recaudó más de $13,000 dólares a través de una campaña en Internet para ayudar a un indocumentado mexicano, víctima de una balacera en Austin (Texas), a principios de junio.

Alonso Solís, de 42 años, sufrió el impacto de decenas de balas de perdigones en la cara la noche del 7 de junio mientras conducía su bicicleta al este de Austin, sufriendo lesiones graves que casi resultan en su fallecimiento.

En un acto en el Consulado General de México en Austin, la pareja estadounidense, Anne y Rich Berger, entregaron el cheque con $13,341 dólares recaudados hasta el momento a Solís, aunque recordaron que aún es posible enviar más fondos a través de la plataforma “GoFundMe”.

Después de ser herido, el mexicano fue trasladado a un hospital y tuvo que someterse a una cirugía cerebral, la primera de sus tres operaciones programadas y que abarcaron también su cabeza y su espalda.

A pesar de no tener la documentación, Solís explicó en rueda de prensa que no dudó ni un momento en reportar el crimen a la policía local, pese al clima anti-inmigrante que se vive en Estados Unidos y en Texas y al constante miedo que los indocumentados sienten ante la posibilidad de ser deportados a sus países de origen.

“Acudí a ellos porqué no estuvo bien lo que me hicieron”, añadió el mexicano, que tiene a su esposa y sus cuatro hijos en Piedras Negras (Coahuila, México).

Según indicó Solís, una parte de la donación la enviará a su familia y la otra la invertirá en pagar las facturas de los hospitales.

El indocumentado animó a las víctimas de crímenes a que los denuncien, puesto que la policía “está para ayudar en estos casos y no cuestionar el estatus migratorio de uno”, según dijo.

En la misma conferencia de prensa, el cónsul general de México en Austin, Carlos González, consideró que es importante que se respeten los derechos de Solís y, por ello, el consulado le ofreció inmediatamente asesoría legal.

Asimismo, indicó que se le proveyó de un documento de identificación (una matrícula consular), ayuda económica y se empezó a estudiar de qué manera se podría regular su situación en territorio estadounidense.

En ese sentido, González apuntó que la Visa U, que provee estatus legal, un permiso de trabajo y la posibilidad de residencia legal a víctimas de un crimen, es la vía que están analizando actualmente.

El agresor de Solis, un joven de 19 años, ya está entre rejas.