Crece lista de estados que se niegan a entregar información de sus votantes a comisionado de Trump

Ya son diez los secretarios de estado que no entregarán sus listas de votantes o que entregarán solo información pública, tras una solicitud de "comisión de fraude electoral" nombrada por el presidente.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Crece lista de estados que se niegan a entregar información de sus votantes a comisionado de Trump
El Secretario de Estado de California Alex Padilla es uno de diez que han cuestionado orden de comisionado de Trump pidiendo toda la información de millones de votantes, incluyendo su historial de voto y seguro social. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Un funcionario designado por Donald Trump a estudiar el supuesto fraude electoral que según él-y contra toda evidencia- le costó el voto popular ante Hillary Clinton, ahora quiere la información completa, incluyendo historial de voto, partido y número seguro social de todos los votantes de este país.

Los  50 secretarios de elecciones estatales recibieron una carta de ese funcionario, Kris Kobach, pidiendo la entrega de toda la información contenida en las listas de votantes antes del 14 de julio.

Según Kobach y según un comunicado del vice presidente Mike Pence, quien dirige una “comisión presidencial sobre fraude electoral”, se trata de información que está “disponible públicamente”.

Pero la lista de los funcionarios que se negarán al pedido está creciendo por momentos, y muchos de ellos han indicado que buena parte de la información que pide Kobach no es pública, sino confidencial. 

Entre los primeros en reaccionar negativamente estuvieron los secretarios de estado de California, Massachusetts, Virginia y Nueva York. Algunos, como California y Nueva York dijeron que la solicitud de Kobach tiene intenciones siniestras y que viola potencialmente la privacidad de millones de personas.

Organizaciones no gubernamentales que vigilan la privacidad de la información personal y el derecho al voto dijeron que el objetivo de Kobach es “purgar las listas de votantes” y suprimir el derecho al voto de millones de personas, algo de lo que ya se le está acusando en su estado de Kansas.

El viernes, el secretario de estado de Kentucky dijo que tampoco participaría y  equiparó a la comisión con “tirar a la basura el dinero de los contribuyentes”. Oklahoma anunció que no entregará números de seguro social y el propio Kobach dijo que las leyes de su estado le impiden incluir los cuatro últimos números del seguro en el reporte.

Minnesota, Rhode Island, Vermont, Utah, Carolina del Norte, Indiana y Iowa dijeron que sólo proporcionarán a la comisión la información que ya es pública bajo sus leyes, pero no información privada.

Según la carta de Kobach a los estados, toda esta información va a ser publicada o dada a conocer al público, como parte de un reporte que analizará “la vulnerabilidad” de los sistemas electorales y la posibilidad de fraude, que la comisión va a estudiar por orden del presidente.

Alex Padilla, secretario de estado de California, cuestionó las intenciones de la solicitud, porque proviene de alguien que ya dijo públicamente que creía en la existencia de un fraude masivo en las elecciones presidenciales.

“No voy a entregar información sensible a una comisión que ya ha tiene un prejuicio sobre supuesto voto ilegal”, dijo Padilla. “Nuestra participación solo servirá para legitimar La participación de California sólo serviría para legitimar las falsas y desacreditadas acusaciones de fraude electoral del Presidente, el Vicepresidente y el Sr. Kobach”.

Otros secretarios de estado que no cumplirán con la solicitud incluyen el de Nueva York y el de Virginia.

Algo que preocupa a muchos de estos secretarios electorales es que la comisión no explica para qué se quieren todos estos detalles de millones y millones de votantes estadounidenses.Además, los antecedentes del propio Kobach y las declaraciones del presidente Trump sobre “millones de votos ilegales” dan también mucho que pensar sobre sus intenciones, dijeron.

” Nos preocupa mucho que la comisión, formada bajo la falsa premisa del voto ilegal, sea un intento partidario para manipular los procesos del voto y para dificultar ese derecho a muchos estadounidenses “, dijo Karen Hobert Flynn, presidenta de la organización cívica Common Cause.

El Comité de Abogados por los Derechos Civiles, otra organización no gubernamental, dijo que la intención de Kobach podría ser la de “hostigar a votantes y purgar las listas”.

La organización ha creado una línea telefónica: 866-OUR-VOTE para reportar quejas o cualquier actividad sospechosa relacionada con las actividades de la Comisión de Integridad Electoral o con la información personal de los votantes.

Kris Kobach es un abogado ultraconservador que creó la base legal de la Ley anti inmigrante de Arizona, y todas las leyes anti inmigrantes que los estados aprobaron algunos años atrás. También es el secretario de estado de  Kansas y lleva años obsesionado con el tema del fraude electoral.

De hecho, un tribunal federal lo acaba de multar por engañar a la corte, durante una demanda en su contra por una ley estatal que, según el ACLU, suprime el voto de minorías.

Kobach, ahora designado por Trump a una comisión de “integridad electoral”, cree que en las elecciones hubo millones de votos “ilegales”, una idea lanzada por Donald Trump contra toda la evidencia de que el fraude electoral es algo que abunda en Estados  Unidos. La realidad es que todos los expertos y análisis realizados muestran que el fraude electoral, si existe, es un fenómeno muy aislado y mínimo. 

Algunos observadores indicaron que cualquier votante puede enviar una carta o comunicación a su secretario electoral estatal prohibiendo que se entregue a nadie su información personal y confidencial.