Juez en Los Ángeles a ICE: “¿Por qué estos niños han estado detenidos durante tanto tiempo?

Magistrado federal en Los Ángeles cuestiona que cuatro menores centroamericanos estén al borde de la deportación luego que un tribunal decidió protegerlos y otorgarles su residencia
Juez en Los Ángeles a ICE: “¿Por qué estos niños han estado detenidos durante tanto tiempo?
Las cuatro abogadas que representan a cuatro madres e hijos migrantes detenidos en centro del gobierno en Berks, Pennsylvania, tras la audiencia de este lunes en Los Angeles. De Izq a Der: Carol Mauer Donohue, Jackie Kline, Bridget Cambria y Karen Hoffman (Foto: Pilar Marrero)

El gobierno estadounidense insiste en deportar a cuatro familias centroamericanas que han permanecido detenidas durante más de dos años por el gobierno de Estados Unidos, a pesar que los niños de 3, 4, 8 y 16 años, han recibido la protección de un tribunal y están en camino a recibir su residencia.

Esta situación comenzó durante el gobierno de Barack Obama, y continúa ahora, bajo el gobierno de Trump.  Este lunes, abogadas que los representan se presentaron ante un juez federal en Los Ángeles pidiendo que éste ordene reabrir su caso de deportación.

Este caso, afirman, y una demanda pendiente en la corte de apelaciones, podría marcar el futuro de miles de estas familias y un programa que en los últimos tres años ha protegido a casi 37,000 jovencitos migrantes que han sufrido abandono y abuso por alguno de sus padres, impidiendo que sean deportados a sus países de origen.

Después de la audiencia de este lunes por la mañana en la corte federal del centro de Los Angeles, las abogadas salieron con un poco de esperanza.

Unas palabras pronunciadas por el juez federal Dean Pregerson durante la audiencia, sonaron como música al oído de las intrépidas letradas que cruzaron el país para lograr la liberación de cuatro mamás y sus niños.

“¿Por qué estos niños han estado detenidos durante tanto tiempo?”, preguntó el magistrado Pregerson durante una audiencia sobre los casos de estas cuatro familias centroamericanas. “¿Por qué ha pasado tanto tiempo para llegar a este punto? Es simplemente erróneo en muchos niveles”.

Después de este comentario y del cierre de los argumentos, el juez dijo que decidiría el caso en una fecha posterior.

Vistiendo la corbata azul brillante de uno de sus “clientes” menores de edad, la abogada Bridget Cambria salió de la corte con una sonrisa nerviosa al final de la audiencia.

“Ok. Quiero esta decisión ya”, dijo la letrada a sus colegas. Cambria vestía un traje de pantalón y saco, así como la corbata infantil de uno de los niños, cuya libertad está en juego ante ese tribunal. “El niño me pidió que me pusiera la corbata”.

Los menores, de 3, 4, 8 y 16 años, y sus cuatro mamás centroamericanas, están detenidos en el Centro Familiar de Berks, en Pennsylvania desde 2015.  Cada una de estas familias fue arrestada cruzando la frontera sur estadounidense y, según las abogadas, puestas en “deportación acelerada”, sin darles oportunidad de perseguir adecuadamente su caso de asilo.

Las cuatro familias están entre las que más tiempo llevan detenidas en el llamado “centro familiar” de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) en Pennsylvania, mientras otras familias en situación similar han llegado y salido, logrando su libertad.

En cada uno de estos casos, los menores de edad han logrado ganar la protección de un tribunal bajo el programa Special Immigrant Juvenile Status (SIJS). Bajo SIJS, un menor de edad que fue abandonado o abusado por alguno de sus progenitores reciben la protección de Estados Unidos, un número de seguro social y una tarjeta de residencia.

Miles de menores que cruzaron la frontera solos o con algún familiar -en muchos casos su madre- han logrado residenciarse legalmente en Estados Unidos gracias al programa SIJS.

Pero en el caso de estos niños, el gobierno ha argumentado que debe proceder con su deportación ya que las cuatro familias estaban en proceso de deportación rápida o “expedita”. Esto, dicen las abogadas, a pesar que otros menores con deportación expedita, en sus mismas circunstancias, han logrado su residencia.

Otra demanda pendiente en Pennsylvania sobre estas cuatro familias intenta demostrar que el gobierno estadounidense actúa fuera de la ley cuando intenta deportar a estos migrantes, mientras un tribunal ya les otorgó la protección a los menores.

Pero un tribunal federal ya rechazó anteriormente sus intentos y la demanda espera la decisión de apelaciones. La resolución de este caso tendría un efecto amplio en futuras solicitudes bajo SIJS, dijeron las abogadas.

“¿Qué pasa si a Trump se le ocurre que todos los arrestados en la frontera deben ser sujetos a deportación expedita? El puede hacerlo, puesto que es una decisión arbitradia”, dijo Cambria. “Siendo así, entonces el gobierno podría negar el beneficio de SIJS a todo el mundo”.

Las abogadas creen que el gobierno estadounidense se ha ensañado con estas cuatro familias porque ellas decidieron, con la ayuda de abogados que las ayudan sin costo, pelear su situación agresivamente en los tribunales.

“Detener a niños, a bebés, en una cárcel para migrantes por dos años o más es totalmente absurdo y anormal”, dijo otra de las abogadas Carol Anne Mauer Dohonue. “El gobierno ha peleado con uñas y dientes para mantener detenidas a estas mamás con niños. ¿Por qué?”.

La abogada Bridget Cambria con la corbata azul de uno de los niños detenidos durante más de dos años por buscar asilo en Estados Unidos (Foto: Pilar Marrero)