Deshazte de esos dolores de cabeza y otros problemas menores de salud

Cómo evitar que los dolores, los esguinces y los resfriados se vuelvan crónicos
Sigue a El Diario NY en Facebook
Deshazte de esos dolores de cabeza y otros problemas menores de salud
Antes de medicarte, habrá que investigar si se tratan de malestares crónicos.

Tal vez sea un esguince en el tobillo y que todavía se sienta inestable meses después. O resfriados que te dejan tos durante semanas después de la enfermedad.

Algunas veces, los problemas menores de salud permanecen mucho más tiempo de lo esperado o se convierten en molestias crónicas. Eso podría suceder debido a que con la edad el debilitamiento natural del sistema inmune hace que el proceso de recuperación sea más lento. Pero también podría estar relacionado con un exceso en el consumo de medicamentos o con alguna afección que tengas y que no lo sepas, como el asma.

Por eso es importante que los problemas menores se traten adecuadamente. “Elegir el tratamiento adecuado para lo que parecen ser problemas sencillos podría evitar que, con el tiempo, se vuelvan complejos”, dice Marvin M. Lipman, M.D, asesor médico en jefe de Consumer Reports. A continuación, presentamos información básica sobre cómo manejar 5 problemas comunes de salud para que no te afecten a largo plazo:

Dolor de cabeza

Usar analgésicos de venta libre con demasiada frecuencia para aliviar el dolor podría tener un efecto contrario al esperado. Alrededor del 2% de los estadounidenses experimenta dolores de cabeza por consumir medicamentos en exceso, que pueden ser causados por tenerle demasiada confianza al acetaminofeno de venta libre (Tylenol y genéricos), a la aspirina, al ibuprofeno o al naproxeno, o a los medicamentos de venta con receta como los triptanos y las ergotaminas para la migraña y los analgésicos opioides.

“Aunque el medicamento al inicio disminuye el dolor, el cuerpo se acostumbra a él, así que cuando el efecto del medicamento se acaba, el dolor regresa”, dice Richard Lipton, M.D., director de Montefiore Headache Center en Montefiore Medical Center en el Bronx, Nueva York.

Usa el tratamiento correcto. Si con frecuencia sientes la necesidad de tomar medicamentos de venta libre para los dolores de cabeza, más de una vez a la semana, consulta con tu médico. Es posible que sufras de migrañas no diagnosticadas. En ese caso, podrías ser elegible para un medicamento para prevenir la migraña como metroprolol (Lopressor, Toprol y genéricos) o propranolol (Inderal y genéricos).

También deberías consultar con tu médico si usas analgésicos de venta libre por muchos días consecutivos para algún otro malestar, como la artritis. Eso también puede hacer que los dolores de cabeza regresen.

Lo mejor es no tomar estos medicamentos analgésicos más de dos a tres días por semana y descansar al menos un día entre cada tratamiento. “No se trata de cuántos tomes al día”, dice Lipton. “Es tomarlos por más de 2 días seguidos sin parar lo que causa el problema”. Adicionalmente, intenta enfocarte en terapias que no incluyan medicamentos como la fisioterapia y el ejercicio.

Para prevenir las recurrencias. Si sufres de dolores de cabeza más de 15 días al mes, consulta con un especialista en esta afección. Te puede ayudar a reducir gradualmente el consumo de analgésicos de venta libre y te puede recomendar las terapias adecuadas. Lipton dice, “No deberías intentar hacerlo por tu cuenta, en especial porque en las primeras semanas los dolores de cabeza podrían aumentar de frecuencia y de intensidad”.

Esguinces en el tobillo

Hasta 30% de las personas que sufren un esguince en el tobillo acaban con una inestabilidad crónica y por eso el tobillo puede tambalearse al caminar, puede sufrir esguinces de forma recurrente y puede haber dolor e hinchazón por meses. Y según un estudio publicado en la revista Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sport esto puede ocurrir incluso si el esguince inicial fue leve.

Usa el tratamiento correcto. Olvídate de usar hielo; no es tan efectivo. Un informe publicado en 2013 por la Asociación nacional de entrenadores atléticos (NATA) reveló que los medicamentos antiinflamatorios no esteroides como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB y genéricos) o el naproxeno (Aleve y genéricos) pueden ayudar a aliviar el dolor y a disminuir la hinchazón. Elevar el tobillo y vendarlo también puede reducir la hinchazón, pero hay que quitar las vendas una vez que la hinchazón desaparece.

Si los moretones y la hinchazón son más que leves, consulta con tu médico. “En estos casos lo recomendable es que busques descartar tener una fractura menor, algún traumatismo óseo, o el desgarre de un ligamento, ya que es normal que estos no sanen por sí mismos”, dice Steven L. Haddad, M.D., médico tratante sénior en Illinois Bone & Joint Institute.

Para prevenir las recurrencias. En las primeras 48 a 72 horas, realiza ejercicios suaves con el pie dañado, como hacer movimientos circulares (20 rotaciones hacia la derecha y 20 hacia la izquierda) dos veces al día. Haddad agrega que estos ejercicios te ayudarán a reiniciar pronto las actividades que disfrutas.

El estudio de la NATA también reveló que ejercitarse de forma equilibrada es importante para reducir la probabilidad de que te vuelvas a lesionar. (Visita acsm.org o consulta con tu médico para saber si la fisioterapia te beneficiaría). Si ya has tenido esguinces, pídele a tu médico que te recomiende ejercicios o fisioterapia para hacer en casa.

Infecciones respiratorias

¿Los resfriados parecen durarte semanas o se convierten en una bronquitis? Según un estudio publicado en Annals of Allergy, Asthma & Immunology, casi dos tercios de los adultos que tuvieron al menos dos episodios de bronquitis en un periodo de 5 años tenían asma leve.

“Un simple resfriado puede inflamar las vías respiratorias bajas, empeorando los síntomas del asma como la tos y la opresión en el pecho”, explica Bradley E. Chipps, M.D., presidente electo de el American College of Allergy, Asthma & Immunology .

Usa el tratamiento correcto. Consulta con tu médico de atención primaria si la tos productiva (tos con flema) de un resfriado te dura más de 10 días. Chipps dice, “Es común que una persona que tenga asma leve no diagnosticada se queje de que la tos de una infección viral permanezca durante muchas semanas e incluso meses”. Tu médico podría ordenar que te hagas pruebas de espirometría para descubrir si tienes asma.

Para prevenir las recurrencias. Si notas que la tos, de forma rutinaria, dura semanas después del resfriado, consulta con tu médico, en especial si también notas síntomas de asma como dificultad para respirar y opresión en el pecho.

Si resulta que tienes asma leve, tu médico puede aconsejarte cómo y cuándo usar broncodilatadores con receta médica y corticosteroides inhalados para evitar que los mismos problemas se desencadenen cuando tengas algún resfriado.

Infecciones estomacales

La mayoría de las infecciones estomacales se alivian en pocos días. Pero alrededor del 10% de las personas que tienen una infección gastrointestinal por bacterias como la salmonela o la E. coli desarrollan un tipo de síndrome de intestino irritable conocido como IBS postinfeccioso. Esta afección, que puede alternar entre diarrea y estreñimiento, puede ser resultado de una inflamación que no sane totalmente después de que la infección cambia la función del intestino y los nervios que regulan la función del tracto gastrointestinal, según Jay Kuemmerle, M.D., jefe de la división de gastroenterología, hepatología y nutrición de Virginia Commonwealth University School of Medicine.

Usa el tratamiento correcto. Mantente hidratado y sigue la dieta BRAT (banana, arroz, manzana y pan tostado) mientras estés enfermo. Si la infección gastrointestinal dura más de 5 días, consulta con tu médico. Kuemmerle dice que si la muestra de heces no revela ni bacterias ni altos niveles de glóbulos blancos que atacan las infecciones, esto puede ser indicador del síndrome de intestino irritable postinfeccioso. Cerca de la mitad de las veces, esta afección desaparece por sí misma en un par de semanas, pero en algunos casos los síntomas duran meses o años.

Para prevenir las recurrencias. El IBS postinfeccioso no se puede prevenir del todo, pero el estrés, la ansiedad y el cigarrillo aumenta las probabilidades de sufrirlo. Si desarrollas este síndrome, sigue una dieta baja en FODMAP. (“FODMAP” es un acrónimo en inglés para oligosacáridos fermentables, disacáridos, monosacáridos y polioles, todos ellos carbohidratos). Bajo esa dieta, evitarás comer alimentos que normalmente producen gases, como los frijoles y los alimentos que contienen trigo o fructosa, como las manzanas, las cerezas, los mangos y las peras. Muchos estudios, incluyendo uno publicado el año pasado en la revista científica Gastroenterology, comprobaron que este plan dietético aliviaba los síntomas de forma significativa.

Otros tratamientos podrían incluir probióticos para volver a equilibrar las bacterias intestinales beneficiosas y medicamentos de venta con receta como la eluxadolina (Viberzi) y el alosetrón (Lotronex y genéricos) para reducir la diarrea y el dolor abdominal.

Infecciones del tracto urinario: cuándo tratarlas y cuándo esperar

Una infección del tracto urinario no tratada puede propagarse hacia los riñones y hacia el torrente sanguíneo, lo cual puede ser peligroso. Pero en adultos mayores puede ser complicado determinar cuándo realmente está presente una infección del tracto urinario. Hasta el 10% de las mujeres mayores de 60 años de edad y el 5% de los hombres mayores de 65 años de edad podrían tener algunas bacterias en la orina. Pero eso no significa que tengan una infección en el tracto urinario.

Se piensa que las infecciones del tracto urinario hacen que orinar sea doloroso y más frecuente de lo normal. Pero en los adultos mayores, estas infecciones podrían causar síntomas como agitación o confusión.

Si en una prueba se descubren bacterias en la orina, pero no tienes ningún síntoma de una infección del tracto urinario, por lo general no necesitas tratamiento, dice Neil Grafstein, M.D., director de urología reconstructiva y femenina en Icahn School of Medicine en Mount Sinai Hospital en New York City. En estos casos, no se necesitan antibióticos y, en cambio, tomarlos aumenta el riesgo de que desarrolles infecciones gastrointestinales y una resistencia a los antibióticos.

El tratamiento es totalmente necesario si presentas síntomas. Y si tienes las señales inusuales que se mencionaron antes, llama a tu médico de inmediato. Retrasar el tratamiento puede aumentar la probabilidad de infecciones en los riñones y en el torrente sanguíneo.

Nota del editor: Este artículo también apareció en la edición de mayo de 2017 de Consumer Reports On Health.

-Hallie Levine

Hallie Levine es una escritora de revistas independiente y galardonada que colabora con Consumer Reports en temas de salud y de acondicionamiento físico. Su trabajo ha sido publicado en Health, Prevention, Reader’s Digest, y Parents, entre otras. Es madre de tres hijos y tiene un labrador negro, un perro gordo y lleno de vida, llamado Ivry. En su (inexistente) tiempo libre le gusta leer, nadar y correr maratones.

______________________

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2017, Consumer Reports, Inc.